El salario de los profesionales sanitarios retrocede a niveles de hace una década

Un informe de UGT muestra como los ajustes en el sector público afianzan la brecha salarial entre CC.AA.
Herramientas
|
04 abr 2014 - 16:00 h
|

Las diferencias salariales de los profesionales sanitarios han sido objeto de estudio en los últimos años, sobre todo por las organizaciones sindicales. En este caso, la Federación de Servicios Públicos de UGT (FSP-UGT) ha llevado a cabo un análisis en todos los ámbitos de las administraciones públicas con una conclusión clara. “Las sucesivas congelaciones de las retribuciones o las subidas por debajo del IPC desde 1982 arrojan datos más dramáticos, como que la pérdida de poder adquisitivo acumulada en los últimos 32 años ha sido del 48,7 por ciento en los sueldos, un 13 por ciento sólo en esta legislatura”, indica el secretario general de la Federación, Julio Lacuerda. A estas cifras se le suma también las pérdidas de empleo, que según la central llegan a unos 500.000 en los últimos tres años.

Este clima de inestabilidad ha propiciado que los sueldos de los empleados públicos hayan retrocedido en el tiempo unos ocho años. Precisamente, la necesidad de reorientar las políticas de recortes “injustificadas e indiscriminadas”, ha señalado Lacuerda, ha sido el eje que ha motivado esta campaña. A pesar de que se trata de una tendencia que lejos de variar, parece tener visos de continuidad, la organización sindical insta al Gobierno a recuperar todo lo perdido. De este modo, la paga extra, bloqueada por el Real Decreto 20/2012 es uno de los puntos de partida.

Sin embargo, si en algo se diferencia el sector sanitario es en la desigualdad que existe en las retribuciones profesionales. Unas diferencias que se han visto incrementadas desde 2009 por los ajustes propios de las autonomías, además de otras variaciones en otros elementos retributivos, como la bajada del sueldo base en un 5 por ciento en 2010 o el recorte de un 33 por ciento en la paga extra de Navidad.

De este modo, con la heterogeneidad en las políticas de recursos humanos se abre una brecha retributiva bastante significativa con respecto a 2009. En Castilla-La Mancha, por ejemplo, el sueldo de los médicos ha bajado un 12,92 por ciento, los especialistas navarros han notado un descenso de un 12,48 por ciento y los de Ingesa un 11,44 por ciento más bajo, frente a comunidades donde el descenso no ha sido tan acentuado como País Vasco con un 7, 96 por ciento o Murcia con un 7, 33 por ciento (Ver tabla).

Cabe destacar que Cataluña registró el incremento retributivo porcentual de 2006 a 2009 más alto de todas las comunidades con un 23,12 por ciento, mientras que el descuento de 2009 a 2012 fue de casi la mitad, un 10,78 por ciento menos.

De este modo, la secretaria del Sector de Salud, Servicios Sociosanitario y Dependencia de la FSP-UGT, Pilar Navarro, ha destacado que este descenso ha ido unido a la bajada de complementos, con la consiguiente disminución de nóminas, “en algunos casos en 10.000 euros para los especialistas”. Para el resto del sector, con sueldos más bajos, rondando los mil euros, la media registrada de caída ha alcanzado entre el 7 y el 8 por ciento, como es el caso de los celadores.

Llama la atención que en algunas de las comunidades con mayores descensos en los salarios, los especialistas tienen los sueldos más altos , tal y como ya advirtió el Sindicato Médico de Navarra y el Sindicato Médico de Granada en sendos estudios sobre retributiciones. (Ver nº 482). Todo esto se debe a que tal y como planteó en su momento el sindicato navarro, teniendo en cuenta un modelo tipo establecido de un especialista con complemento de exclusividad, su pérdida adquisitiva desde 2009 se sitúa en el 22,1 por ciento (un 12,50 por ciento menos de salario más la inflacción acumulada). Si a esto se suma que muchas autonomías han tenido reducción en las guardias o atención complementaria que se hacen al mes, la repercusión en su nómina podría llegar al 25 por ciento o incluso más, considerando que también han desaparecido las llamadas peonadas en muchas autonomías. Además, a juicio de CESM no es descabellado, dado el impacto del incremento de IRPF que entró en vigor en 2012, que la pérdida real sea más cercana al 30 por ciento.

Enfermeras hospitalarias

Sin embargo, los especialistas no han sido los únicos perjudicados. En enfermería hospitalaria, la devaluación ha sido generalizada en todas las comunidades, aunque vuelven a coincidir autonomías como Navarra, Ceuta, Melilla o Valencia por haber registrado las mayores caídas con un 11,42, 11,38 y 11 por ciento menos de salario, respectivamente.

Los incrementos salariales antes de la crisis económica en las comunidades rondaban una media del 11 por ciento, destacando País Vasco con un 25,37 y Murcia con un 25,15 por ciento, siendo el descenso porcentual en ambas comunidades del 9,07 y el 8,97 por ciento. Precisamente, la Región de Murcia destaca por contar con los recortes salariales más leves en enfermería, situándose en el 8,97 por ciento.

En el ámbito nacional, según datos proporcionados por Satse a esta publicación, las retribuciones de 2010 a 2014 de una enfermera estándar de turno de mañanas y de turno rotatorio respectivamente en especializada alcanza una media de entre 31.939 euros al año y 31.581 euros anuales. En concreto, hay que destacar que las retribuciones incluidas son siempre salarios brutos. Por tanto, la diferencia salarial de 2010 a 2014 es según el sindicato enfermero de 1.637 euros para las enfermeras en turno rotatorio, mientras que en el caso de estos profesionales en turno de mañana ha disminuido en 1.592 euros, en el mismo periodo.

Auxiliares, técnicos y celadores

En esta misma línea, los profesionales con salarios más bajos como son los auxiliares de enfermería, los técnicos y los celadores también han visto disminuido su poder adquisitivo. La tónica del análisis de UGT es que Castilla-La Mancha es la comunidad más castigada por la bajada de los sueldos. De este modo, A pesar de que entre 2006 y 2009 registró un aumento retributivo de casi el 12 por ciento en todos estos ámbitos sanitarios, el descenso salarial de los años posteriores ha superado estas ganancias. En el caso de los técnicos especialistas, los auxiliares de enfermería y los celadores, la comunidad manchega registró una caída del 12,32 por ciento, 11,07 por ciento y 10,80 por ciento respectivamente. La Rioja y Navarra también se han visto alteradas por estos recortes, presentando una media del 9 por ciento en estos tres ámbitos laborales.

En definitiva ante esta situación UGT ha hecho hincapié en la importancia de recuperar la negociación colectiva. De este modo, Pilar Navarro ha anunciado que está contactando con otros sindicatos para intentar convocar una Mesa de Negociación con el propósito de empezar a recuperar derechos como la paga extraordinaria.

Este ha sido el descenso porcentual que han registrado los salarios de los especialistas manchegos, llegando a alcanzar casi unos 4.975 euros menos, el mayor de todas las comunidades.

La comunidad foral ha sido la segunda en registrar la mayor caída retributiva. Esta pérdida de poder adquisitivo es mayor que el incremento salarial entre 2006 y 2009 que alcanzó casi el 10 por ciento.

Twitter
Suplementos y Especiales