El uso precoz de antibióticos podría estar detrás de la obesidad, la DM1, la EII, las alergias o el asma

Temas relacionados:
Herramientas
|
10 mar 2014 - 13:00 h
|

Recientes estudios epidemiológicos han detectado un posible vínculo entre el uso de antibióticos en la infancia y el aumento de peso, siendo la interrupción de la microbiota intestinal normal la causa más probable.Así se puso de manifiesto en la Cumbre Mundial 2014 sobre Microbiota intestinal para la salud celebrada ste fin de semana en Miami, Florida (Estados Unidos). “La infancia es una etapa importante en el desarrollo de la microbiota humana y estos estudios proporcionan evidencias de que la exposición prematura a antibióticos puede interrumpir la microbiota inicial y conllevar cambios en el desarrollo metabólico y del crecimiento”, ha destacado Laura Cox, de la Universidad de Nueva York.

La microbiota intestinal, compuesta por trillones de células microbianas, lleva a cabo muchas funciones inmunes, hormonales y metabólicas vitales. La interrupción de la colonización normal, a través del uso excesivo de tratamientos antibióticos, podría, según se ha sugerido, estar fomentando un incremento drástico de estados como obesidad, diabetes de tipo 1, enfermedad inflamatoria intestinal, alergias y asma, cuya prevalencia ha aumentado más del doble en muchas poblaciones. Además, las investigaciones también subrayan la posibilidad de que la resistencia de la microbiota disminuya con cada curso subsiguiente de antibióticos y que, una vez interrumpida, la microbiota normal nunca se recupere por completo o que se vea sustituida por organismos resistentes.

“Solo estamos empezando a conocer las funciones que la microbiota intestinal desempeña en el crecimiento y el desarrollo normales”, afirmó Cox, que destacó también que “se necesitan estudios adicionales tanto en humanos como en modelos animales experimentales para caracterizar el posible impacto de los antibióticos en la microbiota y en la fisiología anfitriona”.

Durante décadas, se han utilizado dosis reducidas de antibióticos en el sector agrícola para fomentar el aumento de peso de los animales de granja y los investigadores han informado de cambios similares en la composición de los tejidos y las grasas del cuerpo en animales de laboratorio a los que se les han suministrado dosis reducida de antibióticos. Actualmente, se están efectuando estudios utilizando un tratamiento antibiótico subterapéutico como herramienta para interrumpir el ecosistema microbiano y alterar la composición del cuerpo anfitrión con el objetivo de identificar organismos dentro de esta microbiota que pudieran fomentar o proteger contra la obesidad. “Estamos trabajando mucho para comprender el vínculo entre la exposición antibiótica, la microbiota intestinal y la composición del cuerpo”, explicó Cox, con el objetivo final de “desarrollar estrategias de restauración de la microbiota tras el tratamiento con antibióticos”.

Twitter
Suplementos y Especiales