“España no necesita ‘stents’ sino más diálogo, confianza y convencimiento”

CARLOS MACAYA Presidente de la Facme y de la Fundación Española del Corazón
Herramientas
|
15 ene 2016 - 16:00 h
|

Probablemente el doctor Macaya sea el cardiólogo español más conocido de los últimos tiempos. ¡Lo conocen hasta en Calcuta! Pero... no hay espacio para escribir tanto currículum. Resumiendo: a lo mejor es porque le bendijeron las manos cuando operó a la Madre Teresa y eso le ha ayudado en su vida, pero el caso es que sigue incansable en su trabajo. Eso sí, le queda tiempo para jugar al mus.

Pregunta. No me digas que empezaste en la universidad...

R. Efectivamente. En el colegio mayor, en el piso de estudiantes. Los compañeros jugábamos al mus en los ratos que no estudiábamos o que teníamos que estudiar (risas).

P. Pues comencemos la partida. ¿En qué lances está jugando la sanidad?

R. La sanidad está en una situación muy delicada. Está sorteando una crisis económica y una serie de amenazas sobre el mismo SNS y la sanidad pública.

P. ¿Cuáles son sus adversarios?

R. Todo lo que hace ineficiente al SNS.

P. Puedes presumir de tu trabajo, ¿de qué te sientes más orgulloso?

R. Me siento orgulloso de haber apostado, en el momento adecuado, por un área de conocimiento de la cardiología que fue la hemodinámica y que ahora se llama cardiología intervencionista.

P. ¿Qué hitos te quedan por conseguir?

R. El implante de las prótesis mitrales. No sé si podré vivirlo por tema biológico pero es fundamental para la cardiología. También, espero que cuando me retire, que no queda mucho, el servicio de cardiología del Clínico siga siendo tan potente como lo es ahora.

P. La Madre Teresa de Calcuta es un nombre en tu CV, por tus manos pasó como paciente, ¿qué supuso?

R. Supuso un sueño. Fueron 10 días en Calcuta muy intensos e interesantes donde me impresionó todo. La India, sus habitantes, y por supuesto, ella.

P. Te gustaría que pasaran por tus manos otros personajes?

R. El Papa Francisco. Seguro que es una persona muy interesante.

P. Eres aficionado al fútbol, ¿estás contento con tu equipo?

R. Sí, la verdad que con el juego del equipo sí.

P. O sea, que no eres del Madrid...

R. Soy del Barça. Creo que lo está haciendo muy bien. Espero que el Real Madrid supere su crisis pronto y podamos tener clásicos más competitivos, porque hasta ahora la supremacía del Barcelona ha sido extensiva. Ahora bien, no estoy orgulloso de las algunas intervenciones puntuales no deportivas del equipo.

P. Se refiere a la cuestión catalana, ¿está España en peligro de infarto?

R. Creo que no. Lo que sí es cierto que España necesita un gobierno fuerte y para eso, los políticos tienen que anteponer los intereses del país de los partidistas.

P. Pero, ¿hacen falta stents?

R. No. Los stents se asocian a un tratamiento mecanicista de los problemas, y por tanto, se emplea la fuerza. Incluso suena a tensión y es lo que sobra en nuestro país. Lo que hace falta es diálogo, confianza y convencimiento.

P. Tres ingredientes trasladables a la gestión clínica, y como no podemos terminar esta partida sin un envite... ¿Se atreve con el decreto? ¿Verá la luz?

R. No sé si saldrá antes el gobierno o la gestión clínica. La promesa del ministro es que lo haría antes de que terminara la legislatura. El Gobierno ahora está en funciones y su capacidad legislativa la sigue manteniendo.

P. Por cierto, ¿un órdago para el nuevo ministro?

R. Que logre cohesionar la sanidad en todo el Estado.

¿Cuál es tu jugada del mus favorita?
El solomillo (en la foto).

Contra quién te gustaría llevarla a cabo? Alfonso Alonso, que sé que juega al mus.

Y con qué pareja... Hay muchas opciones. Por ejemplo, con Máximo González Jurado.

Tu libro favorito... ‘100 años de soledad’.

¿Un personaje histórico? Fernando el Católico.

¿Algo que te mime el corazón...?
La felicidad.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales