Falta concienciación sobre la gravedad de las patologías infecciosas entre los profesionales

Así concluyó una jornada sobre A. baumanii, una ‘superbacteria’ capaz de sobrevir más de un año
Herramientas
|
24 oct 2014 - 16:00 h
|

Prevención e higiene son las claves para “luchar” contra las bacterias multiresistentes en la llamada era postantibiótica, aspectos que en muchas ocasiones se olvidan porque, como explicó Lucía Gallego, del Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la Universidad del País Vasco, durante la celebración de una Jornada dedicada al estudio y evaluación de la bacteria Acinetobacter baumanii, “existe una falsa sensación de seguridad frente a las enfermedades infecciosas incluso entre los profesionales sanitarios, que necesitan mucha concienciación”.

De ahí la importancia de organizar foros como este, dedicado en esta ocasión a un “paradigma de bacteria”, tal y como la definió Gallego, dada su increíble capacidad de adaptación al medio, que puede llegar incluso a ser superior al año. “Hemos conseguido mantener un aislamiento de este clon multiresistente en un matraz de suero salino comprobando que, al cabo de un año, el número de unidades formadoras de colonias era el mismo con el que habíamos empezado”, señaló Gallego, quien también destacó la capacidad de esta bacteria de sobrevivir incluso en superficies de extrema sequedad a partir de la formación de biofilms.

El problema aquí es que la solución no es cualquier desinfección normal, ya que A.baumanii tiene incluso genes de resistencia desinfectantes y, como enfatizó Gallego, “es capaz de utilizar el etanol como fuente de carbono y aumentar su capacidad de virulencia ya que, al sentirse agredida, pone en marcha su repertorio de respuestas frente al estrés y puede volverse aún más resistente”.

Pero ¿qué mecanismos utiliza esta bacteria para persistir en el medio ambiente tanto tiempo y ante situaciones tan extremas de humedad/sequedad y calor/frío? Y ¿cómo logra adaptarse al medio tan rápidamente? En ello precisamente es en lo que trabaja actualmente el equipo de investigación de Gallego, inmerso en el estudio de esta bacteria, junto al grupo de investigación de Reino Unido liderado por Kevin Turner, desde 1999. En estos 15 años, y a partir del análisis de muestras recogidas en el laboratorio de Microbiología Clínica del Hospital U. de Basurto, este grupo ha logrado identificar la presencia fundamental de dos familias de la bacteria A.baumanii —existe una tercera, sin presencia actual en España—, además de confirmar su gran resistencia.

En cuanto a su incidencia, Aidé Arias, enfermera del Servicio de Microbiología Clínica y Control de Infección del Hospital de Basurto, centro donde se recolectaron las muestras, destacó también durante la Jornada una menor incidencia en España con respecto a países como Colombia o Chile.

Gestión de un brote de ‘A.baumanii’

A pesar de esta menor incidencia, el centro de Basurto registró un brote de la infección en 2006, provocado por un paciente que venía de otro hospital con unos hemocultivos ya realizados. “Al analizarlos y enterarnos de los resultados, esta persona ya había tenido contacto con otros pacientes”, se lamenta Arias, que destaca además que en ese momento no tenían las comunicaciones que tienen ahora en el centro. En ese momento, eso sí, se pusieron en marcha medidas de aislamiento y de protección del personal —bata, guantes y mascarilla en caso necesario—, así como medidas de vigilancia que aseguraran su cumplimiento efectivo.

Una experiencia que ha motivado que actualmente este hospital genere bases de datos diarias de todos los microorganismos multiresistentes validados en el laboratorio, que se cruzan entonces con los datos de los pacientes ingresados para “poder así actuar antes de que se genere un brote”, apuntó Arias, quien destacó también la realización periódica de ensayos clínicos tanto en el portador como en pacientes de contacto en caso de un brote de estas características.

Twitter
Suplementos y Especiales