Fuga de cerebros ante la falta de inversión

El futuro de la ciencia española es oscuro, casi negro
Herramientas
|
28 jun 2013 - 08:00 h
|

Quizá acomodados tras el impulso que los primeros años del siglo XXI le dieron a la ciencia española que la situó en el mapa de la investigación más puntera a escala mundial, ahora los científicos españoles se encuentran con que aquellas puertas que antes jamás se cerraban a su paso, ahora lo están a cal y canto. Por más fuerte que llamen, la financiación nunca llega. El futuro de su línea de investigación, estancado. El futuro de la ciencia, ¿incierto o acabado?

La crisis económica también ha dañado a la investigación en España. No hay más que echar un vistazo a los datos que se registraban hasta 2008, donde la inversión en I+D se triplicaba. Hoy, sin embargo, nos encontramos con un descenso en la inversión. Un descenso que ya alcanza el 30 por ciento.

La gravedad del asunto es tal, que la voz alarma incluso ha traspasado nuestras fronteras. Ahora, hasta la revista “Science” se ha hecho eco del asunto. Es más, se atreve a catalogarlo de “nubarrón” por una clara falta de recursos. Es más, hablan también de una mala distribución de los pocos que hay.

Para más inri, según el último análisis publicado en España, la Estrategia de Ciencia y Tecnología y de Innovación para el periodo 2013-2020 no conseguirá el objetivo de potenciar la innovación, dato que a la revista “Science” tampoco se le ha pasado por alto apuntalar.

Según dicen, la razón de esta situación radica en que el sector privado español está obstaculizado por varios factores. En primer lugar, por una baja cultura de la innovación; en segundo término, por un sector de alta tecnología pequeño y un crecimiento marginal de los sectores emergentes; y en tercer y último lugar, por la falta de colaboración entre compañías.

Razones que llevan al futuro de la investigación, de la ciencia en España hasta una situación que no consigue encontrar un halo de luz que consiga sacarla de el oscuro ambiente que siempre va ligado y acompaña a la incertidumbre.

Un hecho que esquemáticamente se explica con una fórmula simplista: si no hay financiación, no hay recursos ni medios para empezar una nueva línea de investigación; si no hay forma de abrir nuevas líneas de investigación, los investigadores tampoco encuentran un motivo de peso que justifique seguir manteniendo su estancia en España; si no encuentran motivo para quedarse, emigrarán en busca de nuevas oportunidades; si se marchan, el futuro de la ciencia en nuestro país... ¿al amparo de quién queda?

Leer en www.cidiplus.com

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales