Gobierno y CC.AA. perfilan la estrategia RIS3 ante el H2020

Los servicios de salud de las regiones se involucran en los planes
Herramientas
|
01 abr 2015 - 12:00 h
|

Gobierno y comunidades autónomas desarrollan sus estrategias RIS 3 (Estrategia de Especialización Inteligente en Investigación e Innovación) en pleno arranque del Horizonte 2020. El último programa marco de la Unión Europea se le atribuye hoy un papel importante en el avance de la I+D+i en todo el continente, ya que puede generar “mayores ayudas para la investigación y más fondos de capital privado”, señaló Adela Martín, subdirectora General de Competitividad y Desarrollo Empresarial del Ministerio de Economía y Competitividad, durante la celebración de la séptima conferencia anual de las ‘Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica: medicamentos innovadores, nanomedicina, tecnología sanitaria y mercados biotecnológicos’.

En plena definición de estas estrategias, Martín insistió en que las comunidades autónomas deben buscar la diferenciación, que trarerá más competitividad. “Pero la diferenciación debe basarse en la calidad y en la excelencia”, señaló. Ante esta tarea, el ministerio debe aportar “una visión global” y lamentó que en ocasiones se haya “perdido eficacia por las duplicidades”, subrayó.

En este contexto, los servicios de salud de las comunidades autónomas han comenzado a ganar presencia. Regiones como Galicia, País Vasco y Cataluña han integrado sus instituciones sanitarias en la estrategia RIS3. El plan gallego para potenciar la especialización inteligente ha puesto en marcha cuatro programas entre los que se integra el proyecto Innova Summa, orientado a la compra pública innovadora en oncología, con el objetivo de “usar el Servicio Gallego de Salud como tractor” de conocimiento, detalló Sonia Martínez Arca, directora general de Innovación y Gestión de Salud Pública. En una primera fase, la empresas adjudicatarias adaptaron sus propuestas “a las necesidades de los servicios de oncología”. En la segunda etapa, en la que se encuentra inmersa el proyecto en la actualidad y que finalizará en mayo o junio, se está realizando las pruebas a las soluciones propuestas. Un tercer paso consistiría en el proceso demostrador de las tecnologías. El proyecto ha conseguido involucrar a cinco compañías en la ejecución de esta iniciativa.

En esta misma línea se manifestaba el adjunto a la presidencia de Asebio, Jorge Barrero. “La compra pública innovadora ha movido 22 millones de euros y se ha convertido en un instrumento muy valioso para utilizar la capacidad tractora de la Administración en la creación de innovación”. Barrero insistió en que España podría encontrarse en la liga de 20 países que luchan para lanzar nuevos medicamentos, “pero hay que cambiar la mentalidad sobre la industria farmacéutica”.

Al igual que Galicia, País Vasco trata de avanzar en políticas de compra pública innovadora. Osakidetza ha puesto en marcha recientemente una oficina con este fin. La salud es uno de los tres pilares de la estrategia RIS3 de la región vasca, junto a energía y manufactura. “Empezamos en 2001 la estrategia en biociencia que ya contemplaba el sistema sanitario como un pilar fundamental”, advirtió María Aguirre, directora de Investigación Sanitaria del Departamento de Salud del País Vasco.

El presidente de Catalonia Bio, Ignasi Biosca, puso de manifiesto que este plan en Cataluña persigue la creación de “agrupaciones voluntaria de empresas y agentes de I+D+i en cada uno de los siete ámbitos líderes”, entre los que se encuentra la salud. En el área sanitaria, la estrategia se divide en tres ámbitos de innovación: diagnóstico, terapias y asistencia sanitaria. En la actualidad se han puesto encima de la mesa 140 proyectos en Cataluña. “Alguien con una visión de conjunto debe procesar esta información para establecer una estrategia que potencie la colaboración empresarial y las tecnologías transversales”, destacó Biosca.

22
millones de euros

han movido los contratos de compra pública innovadora de las comunidades autónomas en los últimos años. Los servicios de salud autonómicos comienzan a apostar por este mecanismo para financiar las innovaciones sanitarias. Regiones como País Vasco, Cataluña y Galicia, entre otras, ya han dado pasos firmes en esta dirección. Estas regiones incluyen en sus planes estratégicos para los próximos años la capacidad tractora de sus servicios de salud para generar conocimiento y potenciar la innovación en sus territorios.

Twitter
Suplementos y Especiales