La adición de ABC/3TC a DTG en una pastilla única, ya disponible en España

La combinación ya aparece como una de las tres pautas preferentes en VIH en las guías de Gesida 2015
Herramientas
|
22 may 2015 - 16:00 h
|

Hace solo ocho meses de la llegada a España de dolutegravir (DTG), fármaco que Santiago Moreno, jefe del Sevicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Gregorio Marañón, definió como “fármaco 10 para el tratamiento del VIH” y ya está aquí una nueva combinación que añade, en una única pastilla de toma única diaria a dosis fija, dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos, abacavir y lamivudina (ABC/3TC).

Comercializado como Triumeq por Viiv Healthcare, este fármaco ha demostrado tener una eficacia superior al tratamiento estándar actual —que combina efavirenz (EFV), tenofovir (TDF) y emtricitabina (FTC) y se comercializa como Atripla— según datos del ensayo clínico Single expuestos por José Ramón Arribas, adjunto de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital La Paz. El ensayo, comparativo y doble ciego, evaluó la eficacia de ambas terapias a 48, 96 y 144 semanas en 833 pacientessin tratamiento previo.

Como él mismo señaló, el 63 por ciento de los pacientes permanecían con la carga viral indetectable a los tres años con el tratamiento estándar, frente al 71 por ciento de los que permanecían indetectables con la nueva combinación en el mismo periodo de tiempo. Además, DTG ha demostrado ser superior a la combinación de darunavir y ritonavir tanto en combinación con ABC/3TC como con TDF/FTC en pacientes naïve, según el ensayo Flamingo. Asimismo, en el Spring-2, esta pastilla ha mostrado su no inferioridad frente a raltegravir (RAL) administrado dos veces al día. En cuanto a los efectos adversos, Arribas apuntó a una menor discontinuidad del tratamiento por efectos adversos con DTG+ABC/3TC (4 por ciento versus el 14 por ciento obtenido con el tratamiento estándar con EFV/TDF/FTC).

Otra de las ventajas que señalan los expertos es su alta barrera genética ya que, hasta ahora (144 semanas), no se ha detectado ningún paciente en tratamiento con esta nueva combinación que haya desarrollado resistencias, algo que “no se había visto nunca antes en terapia antirretroviral”, enfatiza Arribas. A todo esto hay que añadir, según comentó Daniel Podzamczer, jefe clínico de la Unidad de VIH y Enfermedades de Transmisión Sexual del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Bellvitge, la ventaja que supone, además de su única dosis diaria, el que pueda administrarse con o sin comida y el que tenga pocas interacciones con otros medicamentos, teniendo en cuenta que van apareciendo comorbilidades asociadas a la edad en estos pacientes.

El fármaco está indicado en principio para todos los pacientes, excepto en aquellos portadores del complejo de histocompatibilidad alelo HLA-B*5701, que tienen un mayor riesgo de hipersensibilidad a ABC, o en aquellos que estén en tratamiento con dofetilida, un antiarrítmico no comercializado en Europa. Incluso en pacientes que han fracasado al tratamiento con inhibidores de la integrasa, Podzamczer señala que hay ya estudios de rescate que demuestran que su uso también sería posible aquí.

De momento, las guías de Gesida 2015 lo han colocado como opción preferente junto a TDF/FTC+DTG y TDF/FTC+RAL. Por otro lado, las guías americanas del DHHS, las guías europeas del EACS y las guías IAS también recomiendan esta pauta como de primera línea.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales