Ángel Noguerales, Vicesecretario colegio Oficial de Médicos de Tenerife

“La administración no es en estos momentos todo lo transparente que nos gustaría”

El Colegio Oficial de Médicos de Tenerife acaba de renombrar sus políticas de RSC aunque, como bien explica
su vicesecretario, la ayuda a los demás es una cuestión inherente a la condición de médico. Eso sí, la crisis económica ha agudizado las necesidades y, por tanto, incrementado la ayuda que prestan distintas instituciones
Herramientas
|
09 may 2014 - 16:00 h
|

Pregunta. ¿Cómo está el Colegio de Médicos de Tenerife reactivando sus políticas de RSC?

Respuesta. Desde hace muchos años venimos desarrollando políticas de responsabilidad social corporativa, pero no con este nombre, ahora se lo hemos puesto, muy apropiado, pero es una tradición del Comtf. Ha sido una responsabilidad de toda la junta directiva que, desde siempre, ha tenido un gran compromiso con la sociedad en general, con ONGs, asociaciones de pacientes... Hemos colaborado con todo aquel estamento social que ha pedido nuestra ayuda, opinión o asesoramiento.

P. ¿Cuál es la importancia de este tipo de actuaciones en la labor que desarrollan?

R. Es una cuestión inherente a la condición de médico. Para nosotros, lo más importante es escuchar al paciente, pero por problemas de tiempo o de cualquier otra índole no se está haciendo lo suficiente. Su patología puede estar muchas veces relacionada con su condición personal, laboral y familiar.

P. ¿Qué iniciativas de RSC llevarán a cabo desde el colegio próximamente?

R. En estos momentos lo más importante es el mantenimiento de toda la ayuda que estamos prestando a las ONG y otras instituciones. Nuestro ideal sería además potenciarlas en número, en cantidad, y con la buena calidad con la que las prestamos ahora. Tanto es así que cada vez nos piden más colaboración, también desde algunas instituciones, de hecho, actualmente estamos colaborando estrechamente con dos.

P. ¿Qué actuaciones de este tipo han desarrollado ya?

R. A grandes rasgos, hemos cooperado con Cáritas Diocesana, con Cruz Roja, con el Banco de Alimentos... Hemos y estamos actualmente también colaborando con algunas instituciones docentes, especialmente para fomentar los hábitos sanos en la juventud, dado que hoy son jóvenes, mañana serán adultos, y son de los que, en definitiva, va a depender el futuro de la sociedad.

P. ¿Cuál es, en su opinión, la importancia de la RSC?

R. En estos momentos parece que es una moda, pero nosotros lo venimos practicando desde hace ya bastantes años. Es una tradición, no sólo con los colegiados, ya que con ellos tenemos una obligación profesional, sino también con los pacientes. Nosotros damos la información básica para que estas personas puedan tomar luego la decisión que consideren más apropiada. También es cierto que la administración no es en estos momentos lo transparente que nos gustaría, no sólo como profesionales, sino como sociedad para que nos informe sobre todas nuestras posibilidades.

P. Con la situación económica actual, ¿cree que estas iniciativas son más necesarias que nunca?

R. En estos momentos, por todos es sabido que estamos atravesando una época de crisis, la mayor que hemos tenido desde hace muchísimos años, no recuerdo otra peor que la actual y, por lo tanto, ante esta situación las necesidades se incrementan a pesar de que siempre han existido. Los medios económicos, aunque importantes, están supeditados sobre todo a que la información y la educación han sido todavía mucho más recortadas que la cuestión económica.

P. ¿Cree que esta época de dificultades ha provocado que la inversión en RSC descienda?

R. En el Colegio de Médicos de Tenerife llevamos desde 2007 con la cuota congelada y, sin embargo, seguimos manteniendo la misma calidad asistencial y de información. Además, hemos ampliado este último aspecto y estamos gestionando mucho mejor el poco dinero que tenemos, ya que el recorte ha sido muy importante. Está claro que hemos mantenido la calidad porque no hemos recibido quejas, al contrario, cada vez nos felicitan más los pacientes y las sociedades que los representan.

P. ¿Cree que es más importante si cabe desarrollar este tipo de actuaciones en un sector como el relacionado con la salud de las personas?

R. Evidentemente. Cada vez los medicamentos son más caros, nos ha llegado información de personas que tienen que dejar fármacos para poder alimentar a sus hijos o a sus nietos. Está claro también que se han incrementado los tiempos de espera para poder ser visto por un especialista. Yo he sufrido también estos recortes, he querido experimentar lo que le sucede a un paciente normal y me han dado cita con el especialista con un año y medio de lista de espera. Los recortes nos han perjudicado a todos. Además, este tipo de deficiencias en salud salen muy caras al sistema y, si este momento es malo, el futuro será mucho peor, por lo que son fundamentales las actuaciones de RSC para intentar paliar en la medida de lo posible estos problemas.

P. ¿Qué valor le aportan estas iniciativas a los colegios profesionales?

R. Tanto en mi faceta como profesional como en la de miembro de la sociedad, lo más importante es la satisfacción de poder ayudar al necesitado sobre todo, y eso es una norma que tenemos establecida e institucionalizada desde siempre y hasta el presente. Espero que las nuevas generaciones del Comtf sepan también cumplir con la obligación moral y ética de poder ayudar.

P. ¿Cómo augura el futuro de la responsabilidad social corporativa ?

R. Yo soy realista: soy optimista cuando hay que ser optimista y pesimista cuando el problema no tiene solución. Lamentablemente, el futuro no es muy halagüeño, pero no somos profetas, no sabemos lo que va a pasar mañana. Sin embargo, siguen aumentando las listas de espera y los problemas personales y laborales de los pacientes, que influyen en su salud, y no sabemos cuándo se va a dar fin a los mismos. Los brotes verdes, pues yo la verdad es que desde una persona dijo que ya los veía hace años... Yo todavía no he visto ninguno, aunque espero verlos porque esencialmente soy optimista, pero en este momento vivo con los pies en el suelo y la cabeza la tengo en los hombros. Yo creo que con el esfuerzo de todos y cada uno de nosotros, con la ayuda a los demás, la RSC y el intento por volver a nuestros principios, podemos conseguir un futuro mejor que el actual, creo que es obligación de todos.

“Haypacientes que tienen que dejar su tratamiento farmacológico para poder alimentar a sus hijos o sus nietos, la RSC intentan paliar estos problemas en lo posible”

Twitter
Suplementos y Especiales