La AEEH presenta el 26 de febrero una nueva guía de consenso para tratar VHC

Daclatasvir, el primer inhibidor de la NS5A, se suma al arsenal terapéutico disponible en España
Herramientas
|
30 ene 2015 - 16:00 h
|

Tras las críticas al documento de estrategias terapéuticas de priorización en el tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC) publicado a principios de diciembre por el ministerio, la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) presentará el próximo 26 de febrero, durante la celebración de su 40º Congreso, una nueva guía de consenso para el tratamiento de esta infección. Aunque no han desvelado más detalles, Ramón Planas, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, sí ha señalado que “la combinación de interferón y ribavirina no estará indicada para ningún genotipo”. En su opinión, esta opción tampoco se reflejará en la estrategia nacional que se encuentra elaborando actualmente el ministerio.

En esta guía se hablará sobre todo de simeprevir y de sofosbuvir, pero también de daclatasvir, un nuevo antiviral de acción directa, el primero que inhibe el complejo de replicación NS5A del virus, que acaba de llegar a España por la vía de la financiación, pero que ya lleva aproximadamente un año en nuestro país por la vía del uso compasivo. Algo más de 700 pacientes en fases avanzadas están actualmente recibiendo este fármaco gratuitamente en combinación con sofosbuvir y Bristol Myers Squibb (BMS), la compañía que lo comercializa como Daklinza, ha previsto que esto siga siendo así hasta mayo o junio.

En cuanto a resultados de eficacia, Juan Berenguer, de la Unidad de Infecciosas del Hospital Gregorio Marañón, hizo referencia a dos ensayos clínicos, el 040 y el Ally-3. En el primero de ellos, publicado en 2014 en The New England Journal of Medicine, daclatasvir en combinación con sofosbuvir demostró una eficacia del 98 por ciento en pacientes de genotipo 1a o 1b naïve o que habían fracasado a tratamientos con inhibidores de la proteasa. En genotipo 2 y 3 naïve, la eficacia fue del 92 y del 89 por ciento respectivamente. En el segundo, el Ally-3, esta combinación demostró en genotipo 3 una eficacia del 90 por ciento en pacientes naïve y del 86 por ciento en previamente tratados.

En cuanto a la polémica de la financiación, tanto Planas como Berenguer reconocieron la imposibilidad de tratar ya a todos los pacientes, sobre todo por los límites de las estructuras sanitarias, pero subrayaron también que no consentirán que se traspase la “línea roja” que incluye el tratamiento de los F4, F3 y algún F2, pacientes en los que sí son urgentes estos tratamientos.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales