La aprobación de medicamentos deberá ser más rápida a mayor beneficio clínico

El Grupo de Farmacia Oncológica de la SEFH aboga por crear una herramienta que pueda medirlo
Herramientas
|
23 mar 2016 - 12:00 h
|

La inmunooncología supone un nuevo escenario en el tratamiento del cáncer con la incorporación de fármacos cuyo mecanismo de acción se basa en utilizar el propio sistema inmunitario del paciente para tratar el cáncer. Algunos de estos medicamentos están ya aprobados en diferentes patología y se utilizan en la práctica asistencial.

Irene Mangues, coordinadora del Grupo de Farmacia Oncológica (Gedefo) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), explicó a este suplemento que los estudios demuestran un aumento la supervivencia global, especialmente en determinados grupos de pacientes, y se están investigando biomarcadores que permitan seleccionar a aquellas personas que pueden obtener un mayor beneficio clínico. Además, incidió en que no se puede obviar el impacto económico que suponen estos fármacos.

Innovación contributiva

A la hora de calificar un nuevo fármaco como innovación contributiva no existen todavía herramientas válidas que lo determinen. En este sentido, Mangues incidió en que sí hacen falta criterios objetivos para determinar la magnitud de beneficio clínico que consiguen los nuevos fármacos y protocolos. A su juicio, el posicionamiento de las sociedades científicas y sus grupos de trabajo van a ser claves en este particular y, de hecho, tanto la sociedad americana como la europea de oncología médica (ASCO y ESMO respectivamente, según sus siglas en inglés) están ya trabajando en este sentido.

En cuanto a la herramienta ESMO-MCBS v1.0 que estratifica la magnitud de beneficio de un nuevo antitumoral con el objetivo de conseguir una escala para que aquellos fármacos con mayor puntuación sean aprobados por las autoridades con mayor celeridad, la coordinadora de Gedefo apuntó a que están de acuerdo en ello, tal y como pusieron ya de manifiesto en el ‘Documento de Posicionamiento de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Hospital al Acceso a los Nuevos Fármacos Antineoplásicos’, en cuya creación participaron de forma activa.

En el punto cuatro del documento se señala que el periodo de tiempo transcurrido desde la aprobación del fármaco por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la aprobación de la financiación por el Sistema Nacional de Salud, si procede, “deberá ser tanto menor cuanto mayor sea el nivel de beneficio clínico aportado frente a las alternativas existentes”. En esta línea, este texto aconseja establecer procesos ágiles para aquellos fármacos que ofrecen un alto grado de beneficio clínico.

Y es que, tal y como recuerdan en este posicionamiento, los nuevos fármacos antineoplásicos no aportan el mismo beneficio clínico para el paciente pues, mientras que para algunos de ellos “incorporan importantes mejorar en salud”, para otros sus aportaciones “son marginales”.

En esta misma línea, el posicionamiento incide en que los procedimientos de evaluación de fármacos antineoplásicos a nivel nacional deben ser ágiles y seguir una metodología de trabajo sistemática, objetiva e independiente, que incluya la evaluación farmacoeconómica,de forma que se puedan establecer posicionamientos terapéuticos con condiciones de uso claras y concretas y financiación del medicamento estudiado. Así, dejarían de ser necesarias las evaluaciones posteriores por otras comisiones. El documento de posicionamiento inicial debería ser elaborado por un equipo de profesionales multidisciplinar con liderazgo científico técnico e independencia. En el documento de posicionamiento definitivo deberían de participar la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, las comunidades autónomas y las sociedades científicas implicadas, aseguran.

La labor del grupo

La misión principal de Gedefo es mejorar la atención al paciente oncohematológico a través del desarrollo de la práctica asistencial, el intercambio de conocimientos, la formación especializada y la investigación.

En cuanto a los trabajos que llevan a cabo, Mangues explicó que recientemente han finalizado el Plan Estratégico de Atención Farmacéutica al paciente Oncohematológico, además, están ahondando mucho en la formación a través de cursos online y en la especialización a través de otros presenciales con acreditación americana.

Por otro lado, desde este grupo de trabajo de la SEFH están también realizando un estudio de investigación prospectivo que se encuentra actualmente en fase de inclusión de pacientes y seguimiento.

Asimismo, el próximo mes de abril participarán junto a los hematólogos en el European Congress on Bone Marrow Transplant, donde tendrán el First Pharmacy Day.

Gedefo trabaja en un estudio de investigación y refuerza la formación online y presencial a los farmacéuticos

1 Desarrollar proyectos de investigación en el campo oncohematológico.

2 Ayudar a grupos de investigación que trabajen en oncohematología.

3 Organización de congresos, seminarios y cursos para investigadores y técnicos en el área de la farmacia oncológica.

4 Participar en cuantos foros nacionales o internacionales que se desarrollen en materia de la farmacia oncología.

5 Conceder premios para las personas que hayan colaborado de forma intensa en el marco de la farmacia oncológica.

6 Lograr la máxima difusión de la actividad hospitalaria en este campo.

7 Coordinar las diferentes actividades locales y regionales para que los resultados de la investigación sean los óptimos.

8 Elaborar y publicar documentos de consenso en el campo de la farmacia oncológica.

9 Financiar actividades que coadyuven al desarrollo de la farmacia oncológica.

10 Realizar todas aquellas tareas subordinadas o accesorias a la actividad principal, tales como la venta de libros, documentos de trabajo, prestaciones de servicios, etc.

11 Ejercer las actividades económicas precisas para el cumplimiento de los fines. Y, de modo genérico, llevar a cabo cuantas actuaciones sean conducentes al mejor logro de sus fines.

Twitter
Suplementos y Especiales