La Asamblea rechaza por tercer año los presupuestos del Icomem

Herramientas
|
22 dic 2014 - 16:00 h
|

La Asamblea del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) ha rechazado por tercer año consecutivo los presupuestos. Ni siquiera contaron con el apoyo de la presidenta, Sonia López Arribas, que presentó una propuesta alternativa a la que había realizado su equipo de gobierno para 2015. Un año más ha quedado en evidencia el cisma interno en la Junta Directiva de la corporación.

López Arribas continúa aislada al frente de la institución. Ante esta situación se ha visto obligada a buscar alianzas fuera de la Junta, entre ellas, la de Miguel Ángel Sánchez Chillón, su principal oponente en las pasadas elecciones y que perdió por sólo 64 votos.

La propuesta de presupuestos de la Junta Directiva ascendía a 11,2 millones y suponía un incremento de 3,7 millones de euros con respecto a los del año anterior, que en su mayoría se preveía para el Programa de Protección Social. Nada más abrirse la Asamblea la presidenta ha presentado sus objeciones y ha reclamado que se elimine la externalización de la asesoría jurídica, de informática y de comunicación, lo que supondría un ahorro de 517.000 euros.

Si los presupuestos propuestos por la Junta han recibido la renuncia de la Asamblea, los compromisarios ni siquiera se han prestado a votar el ofrecimiento de López Arribas. El intento de la presidenta resultaba ilegal. Como ha recordado el compromisario Guillermo Sierra sobre los estatutos “quien confecciona los presupuestos es la Junta Directiva”, mensaje en el que también había insistido la Junta.

Conforme avanzaba la reunión, los choques entre López Arribas y su equipo resultaban más evidentes hasta el punto de que la Asamblea ha reclamado la dimisión de toda la Junta. Los gritos, el intento de retirar la palabra o las acusaciones han sido contantes.

De momento la Junta se mantiene al frente del colegio. La vicepresidenta ha insistido en que no dimitirá has que no pueda demostrar “la honestidad de esta junta” y ha acusado a la presidenta de la falta de iniciativas de la vocalía de Ejercicio Libre y de gastar el dinero de los colegiados “en restaurantes de lunes a viernes”.

En sus acusaciones, la vicepresidenta ha desvelado que el vocal de Ejercicio Libre, Yago González Lama, presentó su dimisión a los ocho meses de llegar al cargo, tras descubrir unas negociaciones con una empresa propiedad del compromisario Armando Fernández, que poco antes había denunciado la falta de actividad de esta vocalía.

La vicepresidenta fue más allá y advirtió de que los votos de la Asamblea de Compromisarios que se tuvo que suspender por irregularidades siguen “custodiados” y lamentó que la comisión que preside la presidenta no haya hecho nada al respecto.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales