“La colaboración y la normalización de procedimientos son un valor en Sanidad”

fernándo liaño Director del Biobanco del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid
Herramientas
|
03 oct 2014 - 16:00 h
|

Un biobanco es una organización sin ánimo de lucro cuya misión, establecida por la ley, es custodiar muestras humanas y ponerlas a disposición de los investigadores para la realización de proyectos científicos con el fin de ayudar al avance del conocimiento en biomedicina. Todo ello preservando siempre los derechos legítimos de los donantes, en especial su privacidad.

Pregunta. ¿Cómo nació el biobanco del Hospital Ramón y Cajal?

Respuesta. Nació por accidente.Fue una iniciativa que surgió en la Comunidad de Madrid, que promovió la investigación biomédica, donde se creó un consorcio de investigadores de fracaso renal y dentro de esa investigación me encargaron crear un biobanco para esta patología. Como eramos los únicos que funcionabamos, la red del Instituto Carlos III promovió su creación y pasamos a desarrollar la actividad dentro del hospital. Empezamos en nueve metro cuadrados y a día de hoy tenemos unas instalaciones bastante buenas con personal cualificado.

P. ¿Cuáles son los recursos con los que cuenta el biobanco?

R. Los recursos son amplios. Hicimos un plan estratégico para poder atender tanto las necesidades iniciales como el desarrollo del futuro biobanco. Su función es almacenar muestras biológicas que nos demanden clientes, que no son otros que los investigadores. Hay un director, dos doctoras en biología y dos técnicos. Con esto y con una buena dotación de infraestructura podemos manejar líquidos corporales, células, ADN, cultivos celulares, etc., realmente tenemos buenos recursos.

P. ¿Cuántas muestras almacena en la actualidad?

R. Llevamos un registro de calidad, informático de todo lo que se almacena, se custodia, se recoge y se cede. Actualmente tenemos muestras de más de 7.000 pacientes, alrededor de 90.000 alícuotas. El inicio fue lento, pero hemos ido avanzando y ahora somos referencia, tenemos publicaciones de investigadores a nivel de revistas internacionales de primer nivel.

P. Los principales clientes son los investigadores, ¿cuáles son los procedimientos para poder acceder a las muestras?

R. Para poder acceder lo que hace falta es que surja una necesidad y que no sea una idea gratuita, que esté basada en el proyecto científico, serio, cuidado y meditado donde se requieren una serie de requisitos. Por un lado, la calidad científica que tiene permite ceder esas muestras, a quién lo solicite. En definitiva, un proyecto científico de calidad, que garantice a través de comités éticos que se cumplen todos los requisitos y que se garanticen los derechos de las personas que han donado. Por otra parte, es necesaria una evaluación interna por parte del comité científico interno y ético, de modo que con este asesoramiento avala que la cesión sea pertinente o no.

P. ¿Hay posibilidad de acceder a estas muestras desde otros países?

R.Sí. Tanto nuestros investigadores como investigadores ajenos pueden contactar con nosotros. De hecho hemos tenido cesiones a EE.UU., Colombia, etc. Somos un biobanco joven pero que tenemos garantizados los procedimientos legales para ceder y trasportar las muestras. Haciendo un inciso, a nivel nacional los biobancos se organizan a través de la Plataforma Nacional de Biobancos donde se ha creado una infraestructura, una especie de ventanilla única, donde se derivan las solicitudes de los investigadores tanto a nivel nacional como colaboraciones internacionales.

P. De alguna forma, ¿está centralizado el acceso a los biobancos?

R. Yo creo que en España hemos hecho muchas cosas buenas. El ejemplo más difundido es la Organización Nacional de Trasplantes que parece que se podría trasladar a lo que es la Plataforma Nacional de Biobancos. Esta plataforma nace en el CNIO y tiene su origen en el biobanco de tumores. Se ha creado una infraestructura donde todo el mundo colabora y hay normalización de procedimientos, lo que le da un valor inestimable para la sanidad y para la investigación.

P. ¿De que manera esto ha incidido en la investigación biomédica?

R. Es algo sorprendente. Se está creando una generación de personas altamente capacitadas por el biobanco. Yo puedo ser un observador imparcial, como tal me parece que ha supuesto una revolución, que creo que debe aumentar. Es una revolución que supone ganar tiempo, recursos y no escatimar. No se trata de almacenar, sino usarlos como fines, para conseguir una investigación de calidad. Al principio, cuando se hace la gran apuesta en el 2008-2009 y se hacen unas inversiones iniciales a nivel nacional, supone una revolución. Por ejemplo, un médico va a trasplantar un órgano y ve que es útil, al igual ocurre con la sangre, pero esto es un poco más abstracto. Con el biobanco se produce un cambio de paradigma porque el ciudadano ha dejado de ser un paciente. La persona es responsable de los avances y de la investigación biomédica, que a lo mejor no redundan en él, pero sí en otros. Los datos del año 2010-2012 de la Red Nacional de la Plataforma de Biobancos arrojan que somos el país europeo con más muestras donadas, para ese periodo ya se manejaban 1.200.000 muestras. En el momento actual, para hacer un proyecto de investigación el poder disponer de un biobanco que garantice la calidad de las muestras, la trazabilidad es primordial, para que a uno le puedan ofrecer un proyecto competitivo en la investigación española.

P. Hay que trasladar a la población que el procedimiento es totalmente seguro, que se garantiza la calidad y la confidencialidad de las muestras, ¿es un procedimiento muy protocolizado?

R.Por supuesto, el donante tiene todos los derechos de la muestra, es el propietario. Si el donante quiere saber algo más de su muestra puede hacerlo, como si no quiere, puede incluso retirar la muestra.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales