La Comisión de Sanidad toma forma a la sombra de las negociaciones de Sánchez

Las posibilidades de pactos de investidura hacen prever la derogación del Real Decreto 16/2012
Herramientas
|
05 feb 2016 - 13:00 h
|

La Comisión de Sanidad en el Congreso de los Diputados comienza a tomar forma al tiempo que avanza el juego de los pactos. Tras “el paso al lado” de Mariano Rajoy, el Rey Felipe VI ha encargado la formación de Gobierno al líder del PSOE, Pedro Sánchez.

El secretario general de los socialistas ha tendido la mano “a derecha e izquierda”, con la intención de recabar el apoyo de la tercera y la cuarta fuerza política en el Congreso, Podemos y Ciudadanos. El pacto requiere un equilibrio a priori difícil de superar. Por un lado, la buena sintonía de Sánchez con el líder de la formación naranja, Albert Rivera, quedó patente después de la reunión celebrada el pasado jueves. Ambos han puesto a sus equipos a negociar, a pesar de la advertencia de Rivera, que le ha instado a incluir al Partido Popular en las negociaciones. Un acercamiento entre los dos grandes partidos supondría dejar fuera del pacto al partido de Pablo Iglesias, una opción que de momento no contempla Sánchez.

Por otro lado, se encuentra Podemos que ha descartado la posibilidad de un Gobierno a dos entre PSOE y Ciudadanos. “Sabe que somos incompatibles”, advirtió Iglesias la semana pasada tras el encuentro entre el Rey y el líder del PSOE. Su oferta a Sánchez pasa por un Gobierno de coalición a tres con Izquierda Unida y en el que él sería el vicepresidente. En un ultimatum, avisaba de que solo existen dos posibilidades, traducidas en dos grandes bloques: PP-PSOE-C’s o PSOE-Podemos-IU. Su advertencia ha generado tensión entre los dos grandes representantes de la izquierda, sobre todo a raíz de que Podemos Zaragoza publicara un tuit en el que establecía un reparto de carteras, que finalmente decidió eliminar.

Independientemente de lo que deparen las conversaciones entre los grupos parlamentarios, parece que existe una víctima clara, el Real Decreto 16/2012. Incluso el Partido Popular estaría dispuesto a negociar su derogación en caso de que su líder volviera a dar un paso al frente en su intención de formar Gobierno. El propio Rajoy sostuvo que su formación no pondría líneas rojas más de allá de la unidad de España. Es decir, la configuración del sistema sanitario también sería susceptible de situarse en la mesa de negociación.

El PSOE ya ha dado el primer paso en su objetivo de acabar con la reforma sanitaria emprendida por Ana Mato al principio de la pasada legislatura. A mediados del pasado enero, el Grupo Socialista presentó una proposición de ley sobre el derecho a la universalización de la asistencia sanitaria.

La intención del PSOE coincide con las manifestaciones que han venido realizando Podemos y Ciudadanos sobre el Real Decreto 16/2012 durante la campaña electoral, declaraciones que han quedado también patentes en sus programas. El objetivo del PSOE y Podemos es recuperar la asistencia sanitaria para los inmigrantes en situación irregular. El partido de Rivera se muestra también favorable para la búsqueda de una fórmula que garantice la asistencia a este colectivo, sin que puedan aprovecharse ciudadanos extranjeros con recursos suficientes como para costear estos servicios.

Una excepción

Los partidos políticos contrarios a la reforma sanitaria de Ana Mato solo hacen una excepción dentro del real decreto.Mantendrían el punto en el que especifica que los parados de larga duración no tienen que pagar los medicamentos. Incluso Ciudadanos se ha mostrado contrario a los copagos. En su programa electoral, el partido que dirige Rivera se compromete a “garantizar un sistema financiado por impuestos exclusivamente, sin copagos que impongan barreras al acceso a los servicios sanitarios por razones económicas.

Otra medida que podría tener los días contados con la entrada del nuevo Gobierno sería el techo de gasto farmacéutico. Tras conocerse el acuerdo entre el Gobierno y la industria, el entonces portavoz de Sanidad en el Congreso de Diputados, José Martínez Olmos, acusó al Ejecutivo de falta de transparencia. La propuesta del PSOE pasa por situar el gasto sanitario en el siete por ciento del PIB, mientras que Podemos y Ciudadanos hablan de aumentar los presupuestos en torno a los 10.000 millones, planes que irían en la misma línea.

El PSOE presidirá la Comisión de Sanidad en el Congreso de los Diputados. Este cargo recaerá sobre Sebastián Franquis, que ha desempeñado gran parte de su trayectoria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ciudad por la que es diputado.

De los cuatro grandes partidos solo el PSOE ha nombrado ya su portavoz en esta comisión, que será Jesús María Fernández, que ya fue viceconsejero de Sanidad del Gobierno vasco. A la espera de los próximos nombramientos ya se han empezado a barajar nombres como los de Rubén Moreno o José Ignacio Echániz por el PP; Francisco Igea por Ciudadanos, o Marta Sibina por Podemos.

María González Veracruz, por su parte, será la portavoz de Innovación del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados. La diputada por Murcia es licenciada en Bioquímica y ha ejercido de secretaria de Innovación y Nuevas Tecnologías de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales