La consejería de Salud de Cataluña defiende el marcaje de crónicos

Herramientas
|
30 sep 2014 - 15:53 h
|

El modelo de atención a la complejidad avanzada permite identificar a los pacientes crónicos avanzados para “ofrecer una atención adecuada a las necesidades y las preferencias de cada persona y favorecer la colaboración de todos los profesionales que atienden a un paciente”. Así lo ha asegurado la consejería de Salud de la Generalitat de Cataluña mediante un comunicado. De este modo, defiende que no se marca a los pacientes crónicos para negarles opciones terapéuticas y ahorrar. La polémica nace de la pregunta incluida en el Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad (PAC) en relación a estos pacientes: “¿Le sorprendería que este paciente muriera en los próximos 12 meses?”.

Carles Constante, director general de Planificación e Investigación en Salud, aseguró el lunes en rueda de prensa que este marcaje se ha hecho para mejorar la calidad de vida de los pacientes y “ofrecerles un plan de atención individualizada que responda a sus necesidades”. El Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad impulsado en marzo de 2013 por la consejería de Salud ha permitido identificar de momento a 100.000 pacientes crónicos catalanes de altísima complejidad que requieren una atención paliativa integral, 10.000 de ellos con una esperanza de vida inferior al año. Carlos Blay, responsable de este programa, explicó que 200.000 catalanes podrían clasificarse como pacientes crónicos complejos (PCC) y 100.000 más como enfermos crónicos avanzados (MACA, por sus siglas en catalán). La diferencia entre ellos es que al segundo grupo le queda menos de un año de vida.

Este programa de marcaje cuenta con dos informes favorables que avalan su aplicación: uno del Comité de Bioética de Catalunya y otro del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), que han destacado la necesidad de poner al paciente y su voluntad en el centro de las decisiones médicas.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales