La creación de más facultades inquieta a decanos, médicos y estudiantes

Salen al mercado más médicos de los necesarios, según se afirmó en el VIII Congreso de Educación Médica
Herramientas
|
18 sep 2015 - 16:00 h
|

La situación de las facultades de medicina está cambiando y el futuro de los profesionales que salen de ellas también. Las determinaciones que se tomen en los próximos meses determinarán si el cambio es para bien o para mal. Así se puso de manifiesto durante el VIII Congreso de Educación Médica que tuvo lugar en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que organiza el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), un encuentro que, en palabras del vicepresidente del consejo, Domingo A. Sánchez, pretende “reforzar el sentir de la profesión”.

Durante su inauguración, el decano de la Facultad de Medicina de la UCM, José Luis Álvarez-Sala, aseveró que en este terreno “llueve sobre mojado” porque llevan “años” hablando de unos temas que nunca se llegan a resolver. El primero de ellos es el número de estudiantes de medicina, que en España se sitúa en una media de 1,6 por cada 10.000 habitantes mientras que en el resto de Europa es de 0,7, lo que supone una fábrica de médicos en paro o que emigran fuera para trabajar. “Tenemos más del doble de lo que nos corresponde, y lo que es peor, sigue creciendo”, apostilló haciendo referencia a la reciente autorización de dos facultades más, advirtiendo de que hay dos facultades de medicina por cada millón de habitantes, mientras que en EE. UU. es la mitad. Eso sin contar que en el horizonte hay otras cinco previstas.

Al respecto se mostró crítico con los criterios de la Aneca “que sobre el papel lo aguantan todo y luego no hay vuelta atrás”. En este punto, el director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Carlos Jesús Moreno, incidió en el mismo acto en que las competencias en materia universitaria dependen “en primer lugar de la autonomía regional, en segundo de la autonomía universitaria y en tercer lugar, de la autonomía de los políticos”.

Por otro lado, el decano de la UCM hizo también alusión a la necesidad de que se actualice el decreto que regula la relación de la universidad con las instituciones sanitarias, ya que se están encontrando “problemas evidentes” con la tasa de reposición del profesorado, habiéndose reducido en un 50 por ciento el número de docentes con respecto a las cifras de hace cuatro años. “Se abren facultades sin profesorado”, agregó.

Por último, Álvarez-Sala también expresó su preocupación por las condiciones que debe reunir un hospital para ser universitario, ya que actualmente no están definidas. “¿Con qué criterios se da la denominación? ¿Con qué rigor? ¿Qué seguimiento se hace?”, se preguntó.

Respecto a las novedades que se van a plantear en el próximo examen MIR, Moreno detalló tanto las que se van a producir en la tramitación de solicitudes (gracias al formato electrónico) como en la propia prueba, que en esta convocatoria dará cabida a 6.098 plazas para médicos (lo que supone un 2,3 por ciento de incremento que prevén serán suficientes para garantizar la reposición de vacantes por jubilación). Asimismo, adelantó que la convocatoria de 2017-2018 será la primera que se desarrollará bajo criterios de troncalidad.

Atención primaria

Entre 2016 y 2026 se jubilarán más del 50 por ciento de los médicos que ejercen actualmente en atención primaria, algo que, unido a que más del 40 por ciento cubren actualmente un cupo superior al óptimo, hace imprescindible contar en los próximos años con más médicos en el primer nivel asistencial para, además, intentar terminar con la precariedad laboral. Así lo aseguró Salvador Galán, secretario de Atención Primaria de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), durante la mesa ‘¿Atención primaria en crisis?’.

En este sentido, el representante nacional de la Vocalía de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial (OMC), Vicente Matas, recordó que el presupuesto dedicado a la AP es de unos 1.200 euros por habitante y año, sin embargo, en función de las regiones oscila de los 1.000 —en el caso de Andalucía— a los 1.500 por persona. Por ello, solicitó que el presupuesto que se asigna a sanidad “sea finalista”.

María Fernández, vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), apuntó a que, aunque en España hay actualmente tres sociedades científicas de medicina de familia, se va a “pasar página” porque la unión de la profesión es esencial para hacer que el sistema sanitario siga siendo sostenible.

En cuanto a la escasez de médicos de AP en la universidad, Francisco José Sáez, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), lamentó que la Aneca tenga en cuenta como primer requisito para acreditar al profesorado el factor de impacto de las investigaciones realizadas, pues no está adaptada a la realidad de la AP, para la que existen pocas revistas y con un factor de impacto pequeño.

Durante el congreso también se realizaron diferentes actividades. Así se distribuyeron más de 1.000 ediciones de la ‘Guía del Novato. Cómo estudiar medicina sin morir en el intento’, de la que es colaborador Grupo CTO. El grupo organizó también una tómbola temática y se organizó un rincón de mensajes positivos de los alumnos de últimos cursos para los más novatos.Los ‘Doctores Sonrisa’ de la Fundación Theodora también estuvieron presentes.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales