“La doble formación de los cirujanos maxilofaciales

FERNANDO GARCÍA Presidente de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (Secom)
Herramientas
|
06 nov 2015 - 16:00 h
|

Con medio siglo de existencia la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (Secom) encara su 50 aniversario con muchos retos por delante. El principal, dar un impulso a la formación de maxilofacial y potenciar la visibilidad de la especialidad.

Pregunta. Uno de los objetivos de la Secom para los próximos años es desarrollar un plan de divulgación de una especialidad que es “insuficientemente conocida”. ¿A qué se debe ese desconocimiento?

Respuesta. Existe la sensación de que la población y las administraciones tienen desconocimiento de los contenidos y el alcance de la especialidad. En España, contamos con muchos servicios, departamentos grandes y profesionales muy cualificados, sin embargo, tenemos la sensación de que todavía la población no sabe a dónde acudir cuando se encuentran con un tumor de cara, en las glándulas salivales, etc. De este modo, queremos dar formación a los médicos de familia, porque finalmente son los que guían a los pacientes. Y por otra parte, queremos que las facultades incorporen el programa formativo oficial de maxilofacial, que no está completamente implantado en todas las facultades.

P. Precisamente Secom considera necesario modificar el plan de estudios de la especialidad para incluir en el programa docente la formación en Odontología...

R. En los años 60-70 con la creación de las especialidades pensaron que un cirujano maxilofacial no podía tener dos especialidades —en aquellos tiempos los dentistas eran médicos especialistas en estomatología— de manera que se eliminaron los estudios de odontología dentro de la especialidad. Es irrenunciable la doble formación de los cirujanos. Deben tener una formación médica y odontológica. En este sentido, las sociedades científicas europea y americana plantean como meta que todos los cirujanos tengan esa doble titulación. Estamos intentando conseguir la doble formación para los residentes, pero lo hemos conseguido a medias porque algo más del 50 por ciento de los cirujanos maxilofaciales tienen una doble titulación.

P. Con el decreto de troncalidad la sociedad considera conveniente prolongar un año más la duración de los estudios, hasta los seis años...

R. El decreto de troncalidad ha sido puesto en duda en general en las sociedades porque no se considera que aporte mucho. La mayor parte de las especialidades han pedido al ministerio que si quitan un año de formación especializada aumenten el total de formación. Estamos también en esta línea, pensamos que al cirujano no se le puede quitar la formación específica. Nos gustaría que en esos seis años se contemple un año de formación en odontología.

P. ¿Se estaría así al nivel de Europa?

R. En la doble titulación sí. En este sentido, nos permitiría mejorar la libre circulación de los especialistas por los países comunitarios.

P. ¿Es insuficiente la implantación de la especialidad en la red hospitalaria?

R. La implantación de la cirugía maxilofacial en España ha ido avanzando y ahora hay servicios en todas las CC.AA. pero no está implantada al 100 por cien en España. Hay áreas donde el ciudadano no tiene un acceso fácil a la cirugía maxilofacial. Esto se traduce en un problema de inequidad. El problema se ha agravado con la creación de hospitales en zonas de gran población, en el entorno de grandes ciudades, por ejemplo en Madrid. Pero también en sitios como Castilla y León, con provincias que no cuentan con estos servicios y donde los pacientes son derivados a otras comunidades o les atienden otros especialistas en distintas condiciones.

P. ¿Qué novedades recogerá el Libro Blanco 2015 – 50 aniversario SECOM?

R. Es la segunda edición, lo hemos trabajado en un par de años en colaboración con el Instituto Carlos III pero hemos aprovechado para hacer un libro conmemorativo. Este libro tiene una parte que relata la historia de la especialidad, escrita por sus propios especialistas. La otra parte describe la situación de la cirugía maxilofacial en nuestro país. Para ello hemos buceado en muchas bases de datos y hemos hecho encuestas a los especialistas de varios servicios.

P. ¿Cómo ha cambiado el abordaje de la especialidad?

R. Hay muchos cambios importantes. Realmente es un campo en el que progreso es muy rápido. En las últimas décadas han aparecido las técnicas de microcirugía para la reconstrucción facial. Nuestra especialidad nació porque había una necesidad de cirujanos especializados en reconstruir la cara por oncología por extirpaciones, deformidades congénitas o adquiridas, y en ese área la microcirugía ha supuesto un avance significativo. También la regeneración ósea. Hay muchas técnicas para reconstruir el hueso y se ha desarrollado la implantología dental.

P. De cara a un futuro, ¿dónde se podrían ver más avances? ¿Se habla de células madre?

R. Probablemente el campo que más se desarrollará será la ingeniería tisular. Muchos cirujanos maxilofaciales están trabajando en proyectos de investigación y se empiezan ya a aplicar estas técnicas para regeneración ósea. Se basa en el uso de células madre y de factores de crecimiento tisular.

P. Dentro de los actos conmemorativos se celebrará un Curso de Cirugía Ortognática ¿en qué consiste?

R. Está dirigida a corregir las deformidades de los maxilares, que por cierto son muy frecuentes. Según los datos, entre el 10-15 por ciento de la población presenta una malformación en los maxilares que producen una mal oclusión, es decir, una dificultad para que las arcadas dentarias puedan ocluir bien para realizar la masticación. Es un área que se ha desarrollado mucho y que la desempeña nuestra especialidad. Es una técnica muy segura con pocas complicaciones. Sin embargo, hay personas con este problema que se podrían beneficiar, pero no les llega esta información.

P. En torno a un 50 por ciento de los carcinomas orales se detectan en estadios avanzados, ¿podría estar unido a la falta de conocimiento de la patología local ?

R. Es verdad que el cáncer oral es uno de los más malignos y tiene una importancia bastante alta porque está entre los diez tipos más frecuentes. En España más o menos es el tres por ciento de los tumores malignos y en las últimas décadas no ha habido grandes avances en este tipo de cánceres. El 50 por ciento de los pacientes acuden en estadíos avanzados y el arma que tenemos para disminuir la mortalidad es la detección precoz. Nuestra lucha va por este camino. El cáncer oral es una enfermedad que tiene síntomas visibles y sin embargo, los pacientes llegan tarde.Tenemos que informar más a la población y a AP de la importancia de esta patología.

Hay comunidades autónomas en las que los pacientes no tienen acceso a un cirujano maxilofacial”

El campo
con más proyección para los próximos
años es el de la
ingeniería tisular”

Twitter
Suplementos y Especiales