La donación de órganos, desafiada por el descenso de las muertes cerebrales

Herramientas
|
16 jun 2014 - 15:00 h
|

De acuerdo a los datos difundidos por Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), España sigue liderando la tasa mundial de donantes de órganos por cada millón de habitantes desde hace 23 años. Sin embargo, ha añadido que “el éxito no está exento de retos, y debemos seguir adaptándonos a los cambios de la sociedad”. Por ello, asegura que toda la Organización Nacional de Trasplantes siempre está ajustando su modelo de actuación para mantener los buenos resultados.

José María Elizalde, otro de los ponentes dell X Congreso Panamericano e Ibérico de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, y Coordinador del Grupo de Trabajo de Trasplantes de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), explica que se ha “tocado techo en cuanto a donaciones procedentes de donantes por muerte encefálica, por la disminución de los fallecidos por esta causa en la UCI”. A ello, explica, ha contribuido enormemente la bajada de los accidentes de tráfico y de la siniestralidad laboral y la mejora de los tratamientos de los traumatismos craneoencefálicos. Todos ellos hechos deseables y afortunados pero que obligan a replantear la estrategia de búsqueda de potenciales donantes de órganos.

A día de hoy el 60 por ciento de las donaciones de órganos provienen de un paciente en muerte cerebral, pero esta tasa continuará, probablemente, en descenso. Sin embargo, el sistema nacional de trasplantes y sus coordinadores están ya aplicando alternativas a la muerte encefálica: la asistolia controlada. “El proceso consiste en que cuando tenemos un paciente con una hemorragia cerebral devastadora, sin ninguna posibilidad terapéutica ni quirúrgica de recuperación, pero cuyos daños no son suficientes como para provocar la muerte cerebral completa, le retiramos su soporte vital mecánico para que su corazón entre en parada y su muerte sea, por tanto, cardíaca y no cerebral”. Evidentemente, aclara, es algo que se hace con el consentimiento y el acuerdo de la familia del donante. Con este sistema, recomendado por la ONT, se espera mantener el éxito del sistema de donación-trasplantes de nuestro país. De hecho, es algo que ya está dando grandes resultados en algunas comunidades autónomas, como en Madrid, donde el 40 por ciento de las donaciones se producen mediante asistolia.

En cualquier caso, el papel de los equipos y coordinadores de trasplantes de cada hospital sigue siendo fundamental. “Somos como los facilitadores, los directores de orquesta de un equipo de que puede llegar a ser de 150 personas cuando hay un donante multiorgánico”, explica Mónica Delicado, enfermera coordinadora de trasplantes del hospital de Basurto, en Bilbao, “aunque en realidad los protagonistas son las familias y su generosidad”. En ese sentido, destaca la importancia de “saber crear el clima adecuado, justo cuando se inicia el duelo, para que la familia comprenda la importancia de la donación”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales