INVESTIGACIÓN/ Estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned) publicado en PLoS Biology

La dopamina, clave en la regulación del sueño

Los investigadores descubren una nueva función de la dopamina en la glándula pineal, imprescindible para regular el ritmo circadiano

Los receptores de dopamina actúan inhibiendo la acción de la noradrenalina cuando se acerca el ciclo de luz, regulando así la melatonina

Herramientas
|
22 jun 2012 - 19:00 h
|

Un grupo de científicos de la Universidad de Barcelona, dependiente del Ciberned, descifra el proceso por el que la dopamina regula la producción de melatonina en la glándula pineal.

Un grupo de científicos del grupo de Investigación Neurobiológica Molecular de la Universidad de Barcelona, dependiente del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned), han descubierto una nueva función de la dopamina en la glándula pineal, que incide de forma determinante en la regulación del sueño.

Según las conclusiones de su investigación, publicada en el número de este mes de la revista especializada PLoS Biology, los receptores de noradrenalina no actuarían de forma independiente en la regulación de la síntesis y liberación de melatonina en la glándula pineal, sino que lo harían en interacción, mediante la formación de heterónomos, con otras proteínas que ayudarían a regular dicha producción.

“Hasta ahora, se creía que la noradrenalina que se pidiera en función del ritmo circadiano —que consiste en una serie de procesos biológicos que permiten adaptar la actividad cerebral según el momento del día— actuaba sobre los receptores encargados de interrumpir la producción de melatonina”, ha explicado a GACETA MÉDICA Carme Lluís, una de las investigadoras del estudio.

Sin embargo, esta dinámica se basaba en la concepción de un proceso de oxitosis muy sencillo para una célula, por lo que, a ojos de los investigadores, era necesario ir más allá en el estudio de las complejidades asociadas a “esta especie de interruptor”. “Y lo que se descubrió es que la noradrenalina, cuando actúa sobre los receptores, está modulada por otra hormona, que es la dopamina”, cuyo papel en la glándula pineal, indica Lluís, “era desconocido hasta el momento”.

De esta forma, la investigación, en la que también han colaborado científicos extranjeros, ha permitido determinar que dicha interacción se produce cuando los receptores de dopamina, es decir, las proteínas de membrana encargadas de unir dopamina, forman heterónomos con los receptores de noradrenalina, una interacción que posibilita la inhibición de la función de la noradrenalina y constituye el mecanismo rápido por el cual se regula la síntesis de melatonina.

No obstante, la clave del proceso reside, según Lluís, en el hecho de que estos receptores de dopamina “se expresan en término circadiano, apareciendo al final del periodo de oscuridad”, ya que de otra manera, si fueran constantes, aclara, resultarían “perjudiciales”.

Aplicación práctica

Por otro lado, respecto a la aplicación práctica del descubrimiento, Lluís señaló que es un primer paso en la cadena de aplicación. “El objetivo es buscar dianas”, dijo.

Sin embargo, el proceso descifrado puede extrapolarse a muchas otras realidades, sobre todo en aquellos casos en los que se trabaja con receptores unidos al proteinaje. De momento, ya se han encontrado procesos similares en receptores asociados a patologías como el párkinson o la enfermedad de Huntington.

Twitter
Suplementos y Especiales