ENTREVISTA/ La sociedad afronta su congreso anual

“La farmacología clínica puede aportar soluciones en la selección y el uso de fármacos”

Antonio Portolés
Presidente de la Sociedad Epañola de Farmacología Clínica (SEFC)
Herramientas
|
11 oct 2013 - 16:00 h
|

La Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC) afronta su congreso anual consciente de su importancia. El presidente de esta asociación, Antonio Portolés, destaca el papel clave de esta rama en cuestiones como la eficacia, la eficiencia y la seguridad.

Pregunta. ¿Qué acciones han emprendido en el acuerdo de colaboración de la SEFC con Chiesi?

Respuesta. Nos ha permitido tener un premio anual a las mejores comunicaciones del Congreso anual Sociedad Española de Farmacología Clínica. Esto permite motivar e incentivar a las personas y mejorar la calidad de las comunicaciones. Hemos tenido colaboraciones en cuanto al apoyo de patrocinio de una sección que publica la sociedad dentro de la revista Medicina clínica, que está dedicada a la investigación clínica y la bioética.

P. ¿Qué objetivos se han marcado para este convenio?

R. Desarrollar el conocimiento en farmacología clínica con la incentivación de la participación de los profesionales y con la mejora de la calidad de las comunicaciones. En cuanto a la revista, tiene dos apartados. Una sección que aparece en Medicina clínica. Esta sección junto a una serie de noticias y temas de interés se publican en un pequeño boletín electrónico y que se distribuye entre los miembros de SEFC, farmacólogos clínicos y a todas aquellas personas dedicadas a la investigación clínica. Se trata de una vía de comunicación muy bien recibida y con un gran valor.

P. ¿Qué puede aportar este tipo de acuerdos como el que tienen con Chiesi en un entorno de crisis como el actual?

R. Las colaboraciones estables permiten mantener una actividad necesaria con un contenido científico y que sirve como herramienta de comunicación e incentivación. De lo contrario, llegan etapas difíciles en las cuáles la mayoría de las actividades sería susceptible de desaparecer. Se perdería mucho.

P. ¿Falta hoy incentivación para la investigación?

R. El problema es la financiación y en concreto en las comunicaciones. Puede ayudar a mejorar la calidad, que el médico sea más exigente con producto terminado de la investigación.

P. ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta la farmacología clínica en la actualidad?

R. La farmacología clínica persigue obtener mejores medicamentos, así como seleccionarlos y utilizarlos de un modo más adecuado. Esta área incluye también estudios más dirigidos a la utilidad para el paciente, con una información más rica desde el punto de vista de la terapéutica y de la utilización asistencial. Estos estudios podrían pasar más desapercibidos o verse desplazados, ya que no son ensayos clínicos, que podrían tener una calidad y un rigor metodológico mayor, pero que adolecen en ocasiones de una esfera que es no es la de la práctica habitual asistencial.

P. ¿Qué destacaría del congreso de la sociedad que se va a celebrar esta semana?

R. Vamos a celebrar una jornada previa en la que vamos a tratar de reunir a las personas interesadas en los comités de investigación clínica (CEIC) para tratar las novedades normativas. Se van a tratar sobre las nuevas terapias: en antihepatitis, nuevos fármacos cardiovasculares y medicamentos huérfanos. También se dedicará una mesa redonda a formación en farmacología clínica. Habrá una tercera sobre el impacto de las guías de práctica clínica sobre los hábitos de prescripción.

P. ¿Qué puede aportar en la actual situación la farmacología clínica en el contexto actual?

R. Quizás la aportación que podría hacer en un momento como el actual en el que se perciben dificultades a casi todos los niveles, estaría en la toma de decisiones acertadas sobre la selección y la utilización de los medicamentos, de manera que estos consigan una mejora de la salud de la población. Ser capaz de obtener más por menos, de lograr mejores resultados, de evitar o de reducir tratamientos menos eficientes o de destinar esos tratamientos a las situaciones o condiciones en que sean más eficientes. Si todos los protagonistas miramos hacia un objetivo como la salud del paciente, estoy seguro de que nos pondríamos de acuerdo.

P. En el contexto actual donde las políticas farmacéuticas de las CC.AA. varían (ATES, algoritmos...), ¿qué importancia tienen los informes de posicionamiento terapéutico?

R. Los informes de posicionamiento terapéutico son la seña de identidad de esta época. Tienen un marcado carácter técnico y de oportunidad en el sentido de aprovechar la información disponible a lo largo de la investigación y el registro de un medicamento. De alguna manera puede facilitar señalar el valor añadido de un medicamento para utilizarlo en las condiciones idóneas o en aquellas que resulten más eficientes. Se trata de lograr el mejor resultado posible de los medicamentos que disponemos.

P. ¿Qué papel juegan en la incorporación de tratamientos innovadores?

R. Cada vez que un nuevo medicamento llega al mercado puede producirse un periodo de cierta confusión. A veces no se conoce bastante sobre ese nuevo fármaco o se crea un miedo a un uso excesivo. Los informes de posicionamiento terapéutico pueden ayudar a vencer determinadas barreras. También puede darse la situación contraria en el sentido de reconocer el valor que añadan estos medicamentos.

P. ¿Está trabajando la sociedad con ellos? ¿En qué aspectos?

R. La participación en los informes de posicionamiento terapéutico más que a nivel institucional se está produciendo a nivel personal. El protagonismo corresponde más a la Agencia del Medicamento y cuenta con personas con personas de diferentes perfiles y experiencias de manera que puedan hacer la máxima aportación.

P. En farmacología, ¿qué criterios deben seguirse para lograr los mayores ahorros sin perder eficacia, seguridad y eficiencia?

R. Para saber lo que se puede esperar de un medicamento hay que conocer eficacia y efectividad, así como la seguridad. Antes de la comercialización, los ensayos clínicos ofrecen datos de eficacia y a veces se puede estimar desde ahí la efectividad. Otras se tiene que acometer ensayos específicos para evaluar esa efectividad. Posteriormente hay que hacer una evaluación de los recursos que se consumen en cada una de las opciones de manera que podamos llegar a analizar la eficiencia. La decisión más eficiente no es la más económica sino la que tiene una proporción más favorable entre el consumo de recursos y de resultados.

“Los IPT ayudan a determinar el valor añadido de los medicamentos”

“La decisión más eficiente no tiene por qué ser la más económica”

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales