La fertilidad en la Cartera Básica de Servicios queda garantizada por causas preventivas y terapéuticas

Herramientas
|
06 nov 2013 - 16:00 h
|

“La fertilidad en la Cartera Básica de Servicios de Salud queda garantizada siempre que las causas sean preventivas y terapéuticas”. En la Reproducción Humana Asistida, “la finalidad del tratamiento tiene que ayudar a lograr la gestación a las personas con imposibilidad de conseguirlo de forma natural y tras estudio de esterilidad”, señaló Maravillas Izquierdo, subdirectora Adjunta de la SG de Cartera Básica de Servicios del SNS y Fondo de Cohesión del Ministerio de Sanidad, durante la jornada “Demografía y Fertilidad: El reto de ser padres hoy”, organizada por la Fundación Salud 2000. Del mismo modo, Fernando Abellán, director de Derecho Sanitario Asesores, reiteró que “el marco legal de la reproducción humana asistida en España es de los más flexibles de los países de nuestro entorno europeo, lo que está propiciando muchos casos de asistencia transfronteriza”. Además, recordó asimismo, que está pendiente poner en marcha el Registro Nacional de Donantes, ya que está previsto en la ley.

Durante el encuentro se ha abordado la necesidad de concienciar a los ciudadanos y a las administraciones públicas acerca de la situación demográfica y de los avances que ofrece la medicina en el ámbito de la infertilidad. La baja tasa de nacimientos en España se traduce en un problema demográfico y para Carmen González Madrid, presidente ejecutiva de la Fundación Salud 2000 puede suponer un colapso de la economía.

En este sentido, Rafael Puyol, ex rector de la Universidad Complutense, recordó que España es uno de los países europeos en los que más tarde se produce el primer embarazo. Con una estimación media de 1,32 hijos por cada mujer frente a la media extranjera de 1,54. De este modo, Puyol considera que “se necesita una media de 2,1 hijos por mujer para alcanzar el reemplazo generacional. La mayor parte de mujeres desearían tener más hijos y no los tienen entre otras razones por no tener un trabajo duradero”, apuntó.

Según las proyecciones de la Población que prevé el INE, en el 2050 la población española será de 41,5 millones, es decir, seis millones menos que en la actualidad. Las razones son que existen menos mujeres en edad fértil y una tendencia ascendente de la edad media a la maternidad. “En el año 2050 habrá más de 15 millones de personas con 65 años (37 por ciento de la población española), de los cuales 6,5 millones tendrán más de 80 años (16 por ciento)”, señaló.

Este desequilibrio provocará un desajuste entre las personas que cotizan y las que se benefician de una prestación. Un desajuste que se agravará por el hecho de que los pensionistas estarán más años cobrando una pensión al aumentar la esperanza media de vida. Este panorama exige, según el profesor Puyol, una política de ayuda familiar “mucho más generosa que la actual, garantizar el sistema de pensiones, aumentar los presupuestos en otros gastos sociales, en especial los de salud y una verdadera política de conciliación”.

Enfermedades oncológicas

Por su parte, el Dr. Miguel Martín, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón señaló que “el cáncer durante el embarazo no implica interrumpir el embarazo. Yo nunca he interrumpido un embarazo a mis pacientes de cáncer de mamá”. Afirmó asimismo, que curar el cáncer no es sólo eliminar la enfermedad, sino “devolver al paciente a su estado de salud antes de sufrirlo”.

Martín recordó que la Comunidad de Madrid es la primera en toda España en la que las pacientes con cáncer se hacen de manera gratuita test genómicos después de operarse de cáncer de mamá, para conocer si la quimioterapia va a ser efectiva o no: “La quimioterapia produce esterilidad y no todas las mujeres con cáncer necesitan este tratamiento”. Señaló con a sus pacientes con cáncer las deriva a la unidad de fertilidad para preservar su fertilidad y recordó por último que “un embarazo, tras un cáncer de mama, no supone una recaída sino, según las evidencias científicas, todo lo contrario”.

Durante el debate se abordaron las técnicas de reproducción asistida. Victoria Verdú, Coordinadora de Ginecología de GINEFIV, resaltó que el retraso de la maternidad está provocando un cambio de tendencias en las técnicas de reproducción asistida: “Ha aumentado la edad media de las pacientes que se someten a un tratamiento, situándose en más de 38 años, edad en la que muchas veces no se es consciente de que disminuye la reserva ovárica y los óvulos presentan peor calidad. Además, se ha triplicado los tratamientos con donación de óvulos en los últimos cinco años”.

Ana Cobo, directora del Laboratorio de Criopreservación del IVI Valencia, abordó la preservación de la fertilidad ante enfermedades como las oncológicas señalando que “las pacientes con cáncer pueden empezar su tratamiento de estimulación ovárica antes de su tratamiento oncológico, siempre y cuando cuente con el visto bueno de su médico”.

Por último, Sandra Ibarra, Presidenta de la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad Frente al Cáncer, relató su experiencia personal en la lucha contra el cáncer: “La infertilidad es uno de los efectos secundarios del cáncer –debido a los tratamientos- que es perfectamente evitable, activando un protocolo para informar al paciente de lo que puede hacer para preservar su fertilidad”, señala.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales