La formación en bioética de los sanitarios es insuficiente

Temas relacionados:
Herramientas
|
11 mar 2014 - 12:00 h
|

La Fundación de Ciencias de la Salud ha puesto en marcha la segunda edición del programa de formación continuada ‘Actualizaciones en Bioética”’, una innovadora iniciativa docente que tiene por objetivo la tutoría y supervisión de la práctica diaria de aquellos profesionales sanitarios que desempeñan responsabilidades relacionadas con la bioética en sus centros e instituciones. Durante la primavera de 2014 se celebrarán cuatro seminarios en los que los asistentes podrán contrastar la actividad que realizan y actualizar sus conocimientos. El temario se elabora en la primera sesión —celebrada el pasado sábado— de acuerdo con las preferencias de los participantes.

“La demanda es muy grande, por lo que es muy probable que organicemos una tercera edición en otoño de este mismo año”, explica Diego Gracia, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud y coordinador del programa formativo. “Estos sistemas de supervisión son muy útiles para corregir errores, actualizar conocimientos e incrementar la calidad”, añade. A su juicio, hay que tener en cuenta que toda disciplina —y muy especialmente la bioética— contempla unas cuestiones más complejas que otras, y aspectos en los que el conocimiento se ha incrementado de manera importante o ha cambiado mucho en los últimos años.

El experto considera que “hay un déficit importante en la formación bioética de nuestros profesionales sanitarios, y muy especialmente en la de los formadores de esta disciplina”. Esto se debe fundamentalmente a la “baja y desigual calidad de los cursos que se ofertan en las facultades de Medicina y de Enfermería”, afirma. “Este proceso de formación debería ser piramidal y comprender también la enseñanza media. Es una tarea inmensa en la que no vale la improvisación”. A pesar de esto, la situación de España “no es mala” con respecto a los países de su entorno.

En lo referente a la práctica clínica, el profesor Gracia aboga por “que los profesionales sanitarios optimicen al máximo los recursos que les llegan, afectando lo menos posible a la calidad asistencial”. En el momento actual, “el mayor problema no está en la escasez de dichos recursos, sino en la mala gestión de unas estructuras políticas que se han demostrado inadecuadas”, señala.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales