La fragmentación parlamentaria obliga a iniciar una era marcada por los pactos

Los programas electorales en sanidad presentan puntos de encuentro y posturas irreconciliables
Herramientas
|
23 dic 2015 - 14:00 h
|

Huele a reforma sanitaria. Los 123 escaños que ha obtenido el Partido Popular no parecen ser suficientes para mantener el Real Decreto 16/2012. Con una mayoría exigua, Mariano Rajoy está decidido a formar gobierno, pero la situación le obligará a pactar con el resto de las formaciones, que durante la campaña electoral coincidían en su intención de retirar la normativa aprobada por la ex ministra de Sanidad, Ana Mato.

La irrupción de Podemos y Ciudadanos en el Congreso de los Diputados ha diluido el peso de los dos grandes partidos tradicionales, PP y PSOE. Las elecciones del pasado domingo han dado lugar a dos grandes bloques, aunque ninguno capaz de obtener la mayoría absoluta. Por un lado, PP y Ciudadanos, que suman 163 escaños; por otro, PSOE y Podemos, con 159 diputados. Ninguno ha logrado un respaldo suficiente para gobernar. La mayoría absoluta se encuentra en los 176 escaños, por lo que los pactos se han convertido en una obligación. La situación no es sencilla. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha anunciado que su formación se abstendrá en la investidura de Rajoy y solicitó al PSOE que tome la misma determinación para evitar unas nuevas elecciones. Pero tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias, secretarios generales de PSOE y Podemos, ya han anunciado de que votarán en contra de que el actual presidente del Gobierno continúe en La Moncloa otra legislatura más.

El nuevo mapa político augura cambios en todos los frentes y sanidad no es ajena a esta realidad, vistos los debates entre los responsables sanitarios de las diferentes formaciones y los distintos programas. Medidas del RD 16/2012 como el sistema de cobertura de aseguramiento, el copago farmacéutico o el rechazo a una tarjeta sanitaria para inmigrantes en situación irregulares podrían estar tocando a su fin.

Gasto sanitario

Una de las primeras cuestiones que los partidos deberán sentarse a resolver es el sistema de financiación del sistema sanitario. La eliminación de la reforma sanitaria de Mato no ha sido el único punto de consenso entre PSOE, Podemos y Ciudadanos. Las tres formaciones han coincidido en que el Sistema Nacional de Salud se encuentra hoy infrafinanciado.

Todos los partidos, incluido el Partido Popular, insisten en sus programas en la necesidad de cambiar el actual modelo. Tanto PSOE como Podemos aportan cifras concretas. El partido que lidera Pedro Sánchez propone en su programa destinar el siete por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a sanidad, frente al 5,9 por ciento registrado en 2013 o el 6,2 por ciento que ha proyectado el Gobierno para 2020 en el Plan de Estabilidad remitido a la Comisión Europea.

Podemos sugiere incrementar el gasto sanitario público en 8.800 millones de euros “para recuperar durante el primer año de legislatura los niveles de dotación previos a 2012”. Con esta cantidad, el sistema superaría los 65.000 millones de euros y volvería a situar el gasto sanitario por encima del seis por ciento del PIB.

Ni PP ni Ciudadanos son tan específicos en las cifras. El partido que lidera Rajoy propone un nuevo modelo que asegure “la cobertura de las necesidades reales, equilibrado y que tenga en cuenta la edad y la dispersión de la población y garantice la igualdad de derechos sanitarios de todos los españoles”. La formación de Albert Rivera plantea un sistema sanitario “financiado por impuestos exclusivamente y sin introducir copagos que sean una barrera de acceso a los servicios sanitarios públicos por razones económicas”. Como límite, reclama “el aumento del presupuesto hasta niveles de financiación per cápita en salud equivalentes a los países de nuestro entorno”.

El cambio del modelo de financiación debe ir acompañado de medidas que hagan más eficiente el gasto. PP, PSOE y Podemos insisten en potenciar entre comunidades autónomas los acuerdos de compra centralizada con el objetivo de obtener ahorros.

Los cuatro partidos incluyen también en sus programas ideas para aumentar la evaluación y la transparencia en el sistema sanitario.

PP y Podemos proponen la aprobación de una ley de transparencia. PSOE y Ciudadanos formulan la necesidad de reforzarla. La formación de Rivera plantea incluso la puesta en marcha de un portal específico para esta materia con el fin de que todos los datos estén disponibles.

Precisamente para el PP, la transparencia debe ser una de las claves para poner en marcha la libre designación para el paciente de médico y centro, una propuesta que también integra Ciudadanos en su programa y que ha generado desconfianza en Podemos.

Cisns y Cohesión

La coordinación entre las comunidades autónomas para resolver los problemas de equidad aparece como otro de los puntos claves en los cuatro programas. De una manera o de otra los cuatro partidos han insistido en la necesidad de reforzar el papel del Consejo Interterritorial del SNS (Cisns).

La recuperación del fondo de cohesión, que ha perdido de manera definitiva su dotación en los Presupuestos Generales del Estado de 2016 es otra de las cuestiones que requieren una solución. El PSOE ha sido el más insistente en esta materia. Su propuesta consiste en el establecimiento de un fondo que garantice la movilidad de los pacientes, la compra de medicamentos innovadores. Aunque no parece en el programa, la cifra rondaría los 200 millones de euros. Ciudadanos sugiere un sistema de facturación automática para cubrir la asistencia entre regiones y una dotación específica para los centros de referencia.

En cuanto al papel de atención primaria, todas las fuerzas destacan la necesidad de potenciar su papel. Contrasta con la evolución presupuestaria que ha sufrido en los últimos años, ya que ha perdido peso en comparación con hospitales. Los partidos tradicionales parecen decantarse por las áreas de gestión integrada, mientras que las nuevas formaciones ponen en duda este modelo.

Uno de los puntos sobre los que parece que existe un consenso sería la apuesta por la telemedicina y la e-Salud. Precisamente, la interoperabilidad para la historia clínica digital y la receta electrónica es uno de los proyectos que ha quedado pendiente para esta legislatura a punto de comenzar.

Los 123 escaños no parecen suficientes para mantener en la próxima legislatura el Real Decreto 16/2012

PSOE propone situar el gasto en sanidad en el 7% del PIB y Podemos incrementarlo en 8.800 millones de euros

PP / Ciudadanos

163 escaños

Mariano Rajoy ya ha expresado su intención de formar Gobierno. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha manifestado su intención de abstenerse. Su decisión, sin embargo, no es suficiente para que Rajoy puede seguir en La Moncloa.

PSOE / Podemos / IU

161 escaños

Otra de las alternativas que se han barajado estos días es un pacto entre PSOE, Podemos e Izquierda Unida. No parece factible a corto plazo, ya que Pablo Iglesias ha rechazado la posibilidad de darle el Gobierno a Pedro Sánchez.

73,2%
de votación

se registraron en las elecciones generales de este 20 de diciembre, casi cinco puntos más que en los pasados comicios. Un total de 25.350.447 acudieron a las urnas.

26,8%
de abstención

durante los pasados comicios, cerca de cinco puntos menos que en las elecciones celebradas en 2011. Un total de 9.280.639 personas decidieron no ejercer su derecho, casi dos millones de personas menos que en la anterior cita.

0,9%
de votos nulos

contabilizaron los colegios electores en la cita del pasado 20 de diciembre. Es decir, 226.997 fueron considerados no válidos, cerca de 100.000 papeletas menos que hace cuatro años.

0,75%
de votos en blanco

registraron los colegios el 20 de diciembre.
Un total de 187.771 no fueron capaces de decantarse por ninguna opción política.
La cifra es más baja que en la de 2011 cuando se registraron 333.461 votos en blanco.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales