La industria plantea potenciar el papel de los pacientes en el acceso a los fármacos

Herramientas
|
29 ene 2016 - 13:00 h
|

En los últimos meses se ha hablado mucho de la importancia de involucrar al paciente en el proceso de producción y comercialización de los nuevos fármacos. Así se analizó durante la jornada “Introducción al Acceso al Mercado y a las Evaluaciones Económicas”, organizada por la patronal de la industria biotecnológica (Asebio) e Insights in Life Sciences (ILS).

Aunque el proceso de comercialización de un medicamento es competencia central, la gestión recae sobre las comunidades autónomas. Esta descentralización de las decisiones, “conlleva un alto número de agentes decisores y influenciadores involucrados en el proceso”, tal y como señaló Pepi Hurtado, partner de ILS. En todo este proceso, tal y como aseguró Hurtado, cada vez está cobrando más importancia la presencia de los pacientes o las sociedades científicas. De hecho, dijo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ya cuenta con ellos para la elaboración de los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT). “La voz del paciente cada vez tiene más fuerza y ejerce más presión pues, anteriormente, era casi invisible”.

Por su parte, Laura Pellisé, investigadora del Centro de Investigación en Economía de la Salud (CRES) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) puso sobre la mesa el debate de si los pacientes deberían tener más presencia en todos los procesos de comercialización. Un aspecto que fue fuertemente apoyado por los representantes de la industria. “Los pacientes tienen información de gran valor pero se debería analizar con más detenimiento su titularidad en este proceso”, apuntó Pellisé. Como ejemplo de paciente involucrado en la toma de decisiones se mencionó el modelo anglosajón, que recoge las opiniones de los pacientes, aunque, de momento, no son vinculantes legalmente.

Durante la jornada se abordó también la necesidad de que las deciciones de comercialización tengan en cuenta el valor terapéutico de las innovaciones, y no solo su precio. En este sentido, desde hace varios años se están aplicando diferentes modelos de pago por resultados que, como finalidad, buscan medir los beneficios clínicos de las innovaciones. Tal y como aseguró Antoni Gilabert, gerente de prestaciones fármacéuticas del Servicio Catalán de Salud (CatSalut), “estamos en un momento de cambio de paradigma absoluto”. En este sentido, apostó por un modelo integral que tenga en cuenta, no sólo el precio y el impacto del precio de los medicamentos sino también otros factores como son el acceso sostenible a la innovación o cómo acotar la incertidumbre que se genera en este proceso de investigación de nuevos fármacos para garantizar el acceso a la innovación. Gilabert optó por la adopción de acuerdos de riesgo compartido, donde “se debe buscar el wi-win en el que el sector sanitario ayuda a los pacientes y los inversores recuperan la inversión”. En el nuevo modelo de riesgo compartido, en el que su comunidad es pionera, dijo Gilabert, el precio de un medicamento se fija en función de su resultado.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales