La oposición de CyL cree que el presupuesto sanitario no recupera los recortes

Herramientas
|
27 oct 2015 - 16:00 h
|

Los grupos de la oposición han calificado de “involutivo”, “frustrante” y “continuista” el presupuesto de la Consejería de Sanidad para el próximo ejercicio, el cual consideran que no es suficiente para alcanzar los objetivos que se persiguen y además no recupera lo perdido en los últimos años con los “recortes”.

Así lo han expresado los portavoces de los grupos en el marco de la Comisión de Hacienda de las Cortes, donde el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha presentado las cuentas de su departamento para 2016, cuando ascenderán a algo más de 3.300 millones de euros.

En este marco, la procuradora socialista Mercedes Martín ha criticado que un discurso del consejero que “casi emociona” porque, a su juicio, el PP ha “decretado” que todos los “felices” y que ha llegado la “época de la recuperación”, cuando es algo “alejado de la realidad”.

Por el contrario, considera que el presupuesto es “desolador y claramente frustrante” porque “consolida” el “sufrimiento” de miles de enfermos, los recortes y las debilidades de los últimos años, de manera que se condena al sistema “al deterioro y a la debilidad”.

Martín, quien ha cifrado en 814 millones los recortes en los últimos años, ha criticado que el consejero pase “de puntillas” por las listas de espera, sin concretar, y considera “llamativo” que sólo crezcan las cuentas un uno por ciento, lo que supone que se esté “muy lejos2 de alcanzar soluciones reales.

En esta línea, ha criticado que se “dilapiden” 135 millones de euros en el Hospital de Burgos, “más allá de lo establecido en el contrato”, o que no se reduzcan las listas de espera, sobre las que ha pedido que no haya “más planes para seguir chocando con los bolsillos de las empresas privadas”.

La procuradora socialista ha pedido al consejero que “deje de sacar pecho” y “decretar que todos son felices” porque no hay una recuperación para “miles de personas” que considera que “sufren el deterioro de la sanidad pública”.

Por su parte, la procuradora de Podemos Isabel Muñoz ha calificado los presupuestos de “involutivos”, al retrotraerse a 2011, por lo que considera que a la sanidad pública de Castilla y León “no le queda más que seguir en la unidad de cuidados intensivos” porque no quieren dar “medicamentos ni asistencia a la enferma”.

Además, ha criticado que sean unos presupuestos para políticas de “hoy pongo una piedra aquí y mañana allí” y para “acallar a la ciudadanía” cuando muchas veces las inversiones se quedan sin culminar o la ejecución sólo llega al 65 por ciento, por ejemplo.

De la misma forma, ha afirmado que hay que poner un “cero patatero” a las políticas de investigación, desarrollo e innovación, donde hay partidas que se quedan sin realizar, sin alcanzar las metas programadas.

En cuanto a las infraestructuras, también ha criticado los fondos que se destinan a pagar el canon del Hospital de Burgos mientras que otros hospitales como el de Salamanca se bajan presupuestos y no se acabarán “ni en 2021 si siguen así”, mientras que también ha censurado la forma en la que abordan las listas de espera, que continúan “aumentando”.

También a esta cuestión se ha referido el procurador de Ciudadanos Manuel Mitadiel, quien ha abogado por abordar cambios organizativos, no sólo destinar fondos, para luchar contra las listas de espera quirúrgicas, para lo que considera que por ejemplo se pueden usar quirófanos que sólo están en servicio de 8.00 a 15.00 horas, cuando se podría rentabilizar más.

Mitadiel considera que los presupuestos no crecen cuando se han acumulado problemas por el déficit, reducción e incumplimiento de años pasados y en que se han reducido los profesionales o no se han renovado equipos, de manera que se parte de una situación “precaria”

“Lo mejor es que no empeoran la situación, pero en absoluto recupera lo perdido durante la crisis”, ha aseverado el procurador de la formación naranja.

Por su parte, el portavoz del Grupo Mixto y procurador de IU-Equo, José Sarrión, considera que las cuentas para el próximo año son “continuistas” pero además la Consejería no ha “aprendido la lección” que le han dado las marchas blancas, los ciudadanos, pacientes y profesionales con movilizaciones a las que no se da “respuesta”.

Sarrión ha criticado las políticas de externalización y “privatización” que a su juicio lleva a cabo la Consejería y que hacen que en Salamanca, con tres quirófanos cerrados, se realicen 600 intervenciones de cataratas concertadas con el sector privado.

Además, el procurador del Grupo Mixto ha citado como ausencias la construcción de un centro de salud en Aguilar de Campoo (Palencia), sin que haya un convenio para su atención en el Hospital de Reinosa, que se destinen 20.000 euros para otro en Segovia, con lo que cree que sólo hay para “fotocopias de los planos” o la “pírrica” inversión de 200.000 euros para el Hospital de Soria y cantidades ridículas para los centros de salud de Villalpando o Parada de Molina.

Así, considera que no se da “marcha atrás” a las políticas neoliberales ni prestan atención a los movimientos sociales, a los profesionales y los pacientes, pero tampoco a instituciones como el Consejo Económico y Social en lo que se refiere a mejorar la asistencia, recuperar las plantillas, que éstas tengan una menor rotación o a limitar a sólo cuando sea necesaria la colaboración público-privada.

Frente a estas críticas, el procurado ‘popular’ Alejandro Vázquez considera que son unos presupuestos “responsables”, que garantizan la prestación sanitaria y empiezan a paliar las tanto las condiciones laborales de los profesionales como las inversiones.

Twitter
Suplementos y Especiales