La radiografía: Otro manifiesto teledirigido contra el PP

Herramientas
|
24 ene 2014 - 16:00 h
|

La historia suele ser cíclica, y el fenómeno del eterno retorno, como lo denominaba Nietzsche, es más real de lo que la gente piensa. Al menos, en Sanidad. ¿Recuerdan el famoso manifiesto de la ley del vino? ¿Se acuerdan de por quién fue impulsado para ganarse el favor del PSOE? ¿Recuerdan quew dicho manifiesto buscaba dar marchamo científico a una norma que nacía muerta por la oposición interna que se desató en el seno de la propia familia socialista? ¿Hacen memoria de quién estampó su firma en él y de las amenazas e incluso persecuciones que sufrieron quienes se negaron a sellarlo? ¿Se acuerdan del papelón que hicieron los firmantes cuando Elena Salgado, entonces pomposa ministra de Sanidad, echó marcha atrás y tumbó su propia ley por orden de Moncloa? Pues hoy, la historia parece repetirse con otro tema sanitario de importancia capital para el poder político: se trata de la Ley del Aborto que ha aprobado el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Resulta que, instalado ahora en el oposición, el PSOE ha decidido sumar el asunto al de la privatización para hacer con él bandera política contra el PP. En Ferraz piensan que con el rechazo pujante a esta ley recuperarán parte del voto pseudoprogre perdido por años de mala gestión y despropósito opositor, y que captarán electores femeninos supuestamente indignados con los populares. De paso, sostienen que el asunto del aborto constituye un buen ariete para derribar las barreras sanitarias del PP y desmontar la titubeante política que el Gobierno está haciendo en este área. En este contexto está circulando un nuevo manifiesto contra la norma, dirigido a proporcionar aval médico a su rechazo, con el fin de revestir con un halo de seriedad las críticas y atizar a Ana Mato y a los feudos populares, a la par que a Ruiz Gallardón. Supuestamente aséptico, el documento está siendo impulsado por una sociedad científica no precisamente famosa por sus críticas a las iniciativas socialistas, sino más bien, todo lo contrario: la Sociedad Española de Contracepción. Recuerden, por ejemplo, su postura sobre la lamentable decisión de liberalizar la píldora del día después o su papel en la estrategia -por llamarla de alguna forma- sobre la salud sexual y reproductiva en tiempos de la ministra Trinidad Jiménez. El truco consiste en someter el documento a la firma del resto de las sociedades cienfíficas del país para dotar a la oposición a la reforma de un barniz médico y hacer ver a la sociedad que el mundo médico, supuestamente apolítico, también está en contra. Como cabía esperar, el documento efectúa una defensa encendida de la ley socialista y pone de vuelta y media los cambios pergeñados por el PP. Obvia decir también que no todas las sociedades pasarán por el aro y que más de una ha percibido ya el olor interesado de su divulgación.

w ¿Qué patronal no relacionada con los medicamentos está siendo sometida a una importante investigación por parte del Tribunal de Cuentas?

w ¿Por qué se ha interesado este tribunal en la labor formativa de dicha patronal?

w ¿Qué líder sanitario socialista ha despertado las iras de una patronal del sector?

w ¿Qué malas amistades de Belén Prado pueden costarle un serio disgusto a la Consejería de Sanidad de Madrid?

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales