Herramientas
|
21 jul 2016 - 15:00 h
|

El Plan de Investigación del CIBIR 2016-2020, que estará aprobado por Consejo de Gobierno antes de que finalice este mismo año, contempla la creación de un Instituto de Investigación Sanitaria, que facilitará financiación y líneas investigadoras, y también plantea la puesta en marcha de una línea específica de investigación en alimentación y salud.

La consejera de Salud, María Martín, acompañada por el gerente de la Fundación Rioja Salud, Javier Aparicio, y por el coordinador de Investigación del CIBIR, Eduardo Mirpuri, han presentado el borrador del Plan Estratégico de Investigación Biomédica de La Rioja para el período 2016-2020, que actualmente está siendo sometido a información pública.

Como ha explicado la consejera, uno de los objetivos del Ejecutivo riojano, de acuerdo con la Ley 3/2009 de 23 de junio de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, es impulsar la investigación en ciencias de la salud en el ámbito del Sistema Sanitario Público de La Rioja.

De hecho, ha recordado que “la Fundación Rioja Salud destina en los presupuestos de este año sólo al área de investigación biomédica, 3,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 9,3 % respecto a 2015”. En este marco se inscribe el Plan, ya que, en palabras de María Martín, “la investigación es un componente esencial de competitividad que debe abordarse desde una planificación estratégica regional”.

El Plan se encuentra ya colgado en la página web del CIBIR y de la Fundación Rioja Salud y va a ser enviado a los colegios profesionales sanitarios y entidades relacionadas con la investigación biomédica, “al objeto de enriquecer el texto final con la aportación de estos colectivos”.

Tras el trabajo de estos primeros años en los que cabe destacar la creación de los diferentes grupos de investigación, las publicaciones y proyectos competitivos obtenidos o las redes de colaboración constituidas, “ha llegado el momento de definir las acciones estratégicas para la investigación biomédica regional para los próximos cuatro años”.

Martín ha detallado que “estas acciones concretas irán encaminadas a lograr los objetivos de generación y protección de conocimiento; desarrollo de la estrategia de diferenciación; consolidación de la colaboración; y la participación en redes, consorcios, asociaciones, etc”.

Para ello se han definido un total de siete líneas estratégicas “que permitirán alcanzar esos objetivos manteniendo los criterios de excelencia y aprovechando las sinergias que los diferentes agentes de la región pueden ofrecer, sean hospitales, universidad, centros tecnológicos y otros”.

Como ha detallado Eduardo Mirpuri, la Línea Estratégica 1 plantea el Análisis del entorno competitivo “para saber cómo estábamos y cómo tenemos que hacer las cosas”, para lo que se hará la valoración y síntesis del entorno de la investigación biomédica.

De este análisis derivará la Línea Estratégica 2, centrada en “fomentar la investigación clínica, para etimular y reconocer adecuadamente la labor realizada por los profesionales que participan en actividades docentes y de investigación y estimular la investigación desde el núcleo de los servicios clínicos”.

La Línea Estratégica 3 es la que contempla la creación de un Instituto de Investigación Sanitaria, que, como ha apuntado Javier Aparicio, “no sustituye en ningún caso al CIBIR, sino que lo que hace es ir a más”, facilitando, a través del Instituto Carlos III, “aumentar la calidad de la investigación y poder obtener más financiación”.

“Se trata de dar pasos hacia la calidad y la excelencia en la investigación”, con la creación de este organismo, ha afirmado María Martín, quien ha califaco como “especialmente diferenciadora” la Línea Estratégica 4, creando una línea de investigación en alimentación y salud.

Un campo en el que ya se trabaja en el champiñón, pero que, como ha apuntado la consejera, “se buscará trabajar con el CNTA o con el Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino”, abordando la seguridad alimentaria o la influencia de los alimentos en la salud.

En la Línea Estratégica 5, se buscará la creación de una línea estratégica en Economía de la Salud. Y en la 6, se creará una línea de investigación en cuidados, para promover la investigación en Enfermería y promover, igualmente, la formación en Cuidados.

Por último, la Línea Estratégica 7 plantea la creación de un Centro Nacional de Documentación en Bioética y acreditación como centro de clase 2 de la UNESCO, que, como ha resaltado Mirpuri, será “referencia internacional en el área de Bioética y Educación Médica en lengua española”.

Además, se quiere “impulsar el desarrollo de iniciativas formativas en el área de bioética, educación y ética, promover la investigación en bioética y su difusión y promover la Internacionalización del centro”. Como ha dicho Aparicio, en este centro se está ya trabajando, “y la idea es inaugurarlo dentro de poco”.

El Plan contiene información detallada sobre el modo de alcanzar los objetivos, cuadro de mandos (indicadores), y un cronograma así como una definición exhaustiva del diseño organizacional más eficiente.

El Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR), gestionado a través de Fundación Rioja Salud (FRS), inició su actividad en el 2008 con 3 objetivos principales la btención de nuevos productos o soluciones que contribuyan a mejorar la salud de los ciudadanos; mejorar la formación y la capacidad investigadora de nuestros profesionales de la salud; y contribuir a desarrollar el tejido biotecnológico regional a través de la explotación de los resultados.

En los primeros años de andadura del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR), la actividad investigadora se ha centrado en 3 aspectos clave como son la creación de una masa científica crítica; la consolidación de la producción científica; y la formalización de acuerdos y colaboraciones. Actualmente, en la plantilla del CIBIR hay 65 investigadores.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales