La SEGO, preocupada por la situación de algunos Bancos de Cordón Umbilical

Herramientas
|
21 jul 2014 - 11:00 h
|

La Sociedad Española de Gineología y Obstetricia (SEGO) ha manifestado su preocupación por la situación de algunos Bancos de Cordón Umbilical. Son siete los servicios públicos que existen en España —Barcelona, Málaga, Galicia, Madrid, Tenerife, Valencia y País Vasco— pero no todos cumplen nivel de producción adecuado ni las medidas exigidas para su óptima funcionalidad.

Recientemente, los medios se hacían eco de la noticia de que el criocongelador programable que permite procesar las unidades del Banco Público, ubicado en Tenerife, lleva casi un año estropeado. A pesar de que desde el Hospital Universitario de Canarias (HUC) han confirmado que la situación se estabilizará a lo largo del año con una nueva aportación de fondos, la contingencia ha provocado que sólo se estén recogiendo los cordones de sangre umbilical que se guardan para otro miembro de la familia con una determinada enfermedad.

No obstante, con la aprobación con carácter de urgencia del Real Decreto-Ley que regula las normas de calidad y seguridad para la donación, obtención, evaluación, procesamiento, preservación, almacenamiento y distribución de células y tejidos humanos, por parte del Consejo de Ministros ha evitado que exista un vacío legal en un país que es líder en materia de donación y trasplantes de órganos —Actualmente, España cuenta con cerca de 60.000 unidades de sangre de cordón almacenadas, lo que le convierte en el segundo país del mundo en número absoluto de unidades, solo por detrás de Estados Unidos—.

La nueva normativa supone la transposición de tres directivas europeas y regula todo lo relativo a la calidad y seguridad de la donación y trasplante de tejidos y células. Una obligatoriedad que hace que la mayoría de los bancos privados de sangre de cordón que ofrecen sus servicios en España almacenen las muestras en otros países, para garantizar a los propietarios que podrán contar con tales muestras en el futuro en caso de necesitarlas.

Por ello, desde la SEGO ha reunido un equipo de profesionales de la salud para elaborar un documento científico que exponga los principales motivos para valorar la donación y conservación de las células del cordón umbilical. En esta línea, las últimas novedades científicas avalan el desarrollo de las técnicas asociadas a la renovación de los tejidos y promueven la terapia celular como una alternativa de primer orden. Además, esta terapia permite la restauración tisular, manteniendo o mejorando la funcionalidad de un determinado órgano o sistema afectado por una determinada patología.

En la actualidad existe la posibilidad de realizar trasplantes con sangre de cordón umbilical en más de setenta enfermedades. En esta línea, los expertos destacan que las células madre crioconservadas mantienen su viabilidad durante décadas y ya se ha confirmado que se conservan en perfecto estado durante 25 años.

Las principales dolencias para las que se están realizando trasplantes de células madre de cordón umbilical son: leucemias agudas y crónicas, cáncer de médula ósea, síndromes mielodisplásicos (anemias refractarias y leucemia mielomonocítica crónica), linfomas Hodgkin y no Hodgkin, anomalías de los eritrocitos heredadas, anemias aplásica severa y de Fanconi, desórdenes heredados de las plaquetas, trastornos mieloproliferativos, inmunodeficiencias combinadas severas, trastornos heredados del sistema inmunológico, tumores sólidos (neuroblastoma y retinoblastoma) o algún desorden metabólico heredado.

Otra posibilidad terapéutica es la utilización de la sangre de cordón en el contexto de medicina regenerativa. De cara al futuro, también puede resultar prometedor en campos como la neurología o en la regeneración de tejidos como el cardiaco, así como podría corregir los defectos genéticos inscritos en la células madre trasplantadas y evitar que se reproduzca una determinada enfermedad.

Entre los expertos que han trabajado en el documento Células Madre del Cordón Umbilical destacan los profesores Juan Troyano Luque, miembro de la Junta Directiva de la SEGO; Luis Madero López, jefe de Servicio de Oncohematología y Trasplante Hematopoyético del Hospital Niño Jesús; y Luis Ortíz Quintana, presidente de la Academia Médico-Quirúrgica Española, con los que también han colaborado investigadores del Instituto Carlos III de Madrid, el presidente de la European Bone Marrow Transplantation e importantes hematólogos, catedráticos y obstetras españoles.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales