La SEGO, Semepe y Sesego denuncian que no se les preguntó por la modificación de la ley del aborto

Herramientas
|
22 ene 2014 - 15:00 h
|

Las sociedades científicas relacionadas con la salud sexual y el embarazo enviaron un manifiesto lamentando no haber sido preguntadas durante el proceso de redacción del anteproyecto de la ‘Ley orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada’, asimismo no tienen previsto modificar los protocolos existentes en términos asistenciales, ni las guías practicas de actuación, ni tampoco los documentos de consenso que en estos momentos están vigentes ya que todos ellos han sido elaborados, consensuados y aceptados y además forman parte de los programas de control de la gestación y cribado de los defectos congénitos.

Manifiesto:

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), conjuntamente con la Sociedad Española de Medicina Perinatal (SEMEPE), la Sección de Ecografía de la propia SEGO (SESEGO) y la Comisión de Bioética de las referidas sociedades. Consideran que ante las diferentes y no coincidentes opiniones que se están produciendo en la opinión pública, sobre el anteproyecto de Ley que trata de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, deben manifestar su posición.

1. Las referidas sociedades tienen su ámbito de actuación en el campo de la Salud Sexual y Reproductiva de la Mujer, por consiguiente sus opiniones y posicionamientos están referidos a todas aquellas aportaciones que puedan mejorar la asistencia médica de la mujer española, gestante y no gestante, en los temas relacionados con nuestra especialidad.

2. La SEGO, así como los miembros constituyentes de su Junta Directiva, manifiestan que no han sido convocados, ni consultados durante el proceso de redacción del anteproyecto de la “Ley orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada” para conocer nuestra opinión, en un tema que consideramos podemos aportar no sólo nuestros conocimientos científicos, sino también nuestra experiencia profesional en esta realidad social que representa la interrupción voluntaria del embarazo. En este sentido, J.M. Lailla, como Presidente de la SEGO, se ha dirigido al Sr. Ministro de Justicia y a la Sra. Ministra de Sanidad ofreciendo la colaboración de estas sociedades para cooperar y asesorar en la elaboración del contenido del anteproyecto.

3. Ante los distintos comentarios que se están vertiendo a la opinión pública sobre las modificaciones que deberían hacerse de forma inmediata, en el control del embarazo queremos aclarar: que las diferentes sociedades firmantes de este manifiesto no tienen previsto modificar los protocolos existentes en términos asistenciales, ni las guías practicas de actuación, ni tampoco los documentos de consenso que en estos momentos están vigentes ya que todos ellos han sido elaborados, consensuados y aceptados y además forman parte de los programas de control de la gestación y cribado de los defectos congénitos; demostrando su eficacia y permitiendo entre otros el diagnóstico/tratamiento precoz de diferentes defectos y anomalías fetales.

4. Consideramos que leyes, como la de la interrupción voluntaria del embarazo, deben someterse a un debate riguroso buscando los puntos de coincidencia entre las distintas opciones, para poder redactar una ley que resuelva de forma efectiva los problemas que demanden la sociedad civil y las leyes; y que se debata con el máximo respeto exigido a todas las ideologías correctamente planteadas, cuidando los principios éticos, deontológicos y científicos que obligan a todo el personal sanitario. Al mismo tiempo estamos de acuerdo a partir de estas premisas en apoyar como ciudadanos y como representantes de los profesionales sanitarios relacionados con la atención médica de la salud reproductiva de la mujer, la redacción de una ley que sea estable en el tiempo y no esté sujeta a los cambios que cada opción política gobernante pueda promover.

5. Las sociedades firmantes de este manifiesto no se hacen responsables de las opiniones que a título individual puedan realizar los socios de las mismas, todas ellas respetables pero pueden no representan la opinión mayoritaria de las sociedades en su conjunto.

6. Consideramos que los esfuerzos realizados para el fomento de la educación en materia de sexualidad y anticoncepción, son instrumentos eficaces en la prevención de embarazos no deseados.

7. La SEGO seguirá al servicio de la formación de sus asociados y de la sociedad en general, en cualquier materia relacionada científicamente con la salud de las mujeres y sus futuros hijos.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales