Las irregularidades se acumulan en el proceso electoral al Colegio Médico de Valencia

Herramientas
|
19 jun 2014 - 16:00 h
|

Las quejas contra las irregularidades se han convertido en una constante en las elecciones a la presidencia del Colegio de Médicos de Valencia, que se celebrarán el próximo 26 de junio. El voto por correo se ha convertido en uno de los principales caballos de batalla en el proceso electoral. Los miembros de la candidatura de la actual presidenta, Rosa Fuster, han obviado la orden emitida por la Junta Electoral que impide la recogida de solicitudes de voto por correo fuera de la sede colegial, aseguran diversas fuentes.

Según las denuncias presentadas por miembros de la candidata Mercedes Hurtado y a las que ha tenido acceso este periódico, miembros del equipo de Fuster han acudido a los hospitales para intentar convencer a sus compañeros.

El sistema de votación a través del correo se encuentra sometido a un debate interno. Las mismas fuentes han señalado que es “manipulable fácilmente” y permite “ser interceptado por personas desde dentro del Colegio que le darían los votos a Rosa Fuster”

Los comicios se celebrarán un día laborable entre las 9 de la mañana y las 21 horas, lo que impedirá que muchos profesionales puedan desplazarse hasta la sede colegial, según han explicado a este periódico fuentes de la institución. Ya en las elecciones de 2010, Rosa Fuster, expresó su malestar por esta situación. Ahora como presidenta del colegio ha evitado corregir este inconveniente para los colegiados.

La situación ha llegado a tal punto que a principios de este mes, el presidente de la Junta Electoral, Joaquín Montalar, decidió presentar su dimisión por motivos personales. Las mismas fuentes han expresado su malestar ya que acusan a Fuster de elegir a dedo al sucesor para que arbitre un proceso electoral en el que ella interviene como candidata. Miembros de la candidatura de Hurtado han criticado la cercanía de las posturas entre el equipo de Fuster y la Junta Electoral. El organismo, ahora presidido por Constantino Tormo, ha tratado de acallar las protestas del grupo de Hurtado ante estas irregularidades, según han puesto de maifiesto en diferentes documentos remitidos al colegio.

El equipo de Hurtado ha denunciado que este no es el único caso de la utilización de recursos del colegio en beneficio propio. La revista del colegio ha publicado artículos en los que se ensalza la labor de la actual presidenta, como consta en una de las denuncias. Las descalificaciones han llegado al terreno personal. Tanto Hurtado como su vicepresidente segundo, Luis Ortega, han recibido amenazas por parte de la actual presidenta, según consta en las reclamaciones interpuestas.

Una legislatura plagada de anomalías

Al igual que el proceso electoral, los cuatro años de mandato de Fuster han estado plagados de irregularidades, según expresan fuentes internas. El despido del letrado jefe de la corporación, Javier Peris, costó a los colegiados 150.000 euros.

Las mismas fuentes apuntan además que el tesorero José Manuel Juan Segura y el actual vicesecretario, Juan José Mañes, ocupan cargos en un fondo de pensiones que administra 120 millones de euros de la entidad bancaria Banesto que ha sido introducido precisamente por ellos en el colegio.

Diferentes colegiados han remitido requerimientos también sobre la situación económica o sobre el nombre la empresa adjudicataria que ha llevado a cabo las obras en las instalaciones del colegio que tampoco han sido escuchados.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales