Liraglutida demuestra una mayor reducción de HbA1c que lixisenatida en DM2

Herramientas
|
23 sep 2015 - 16:00 h
|

Un nuevo ensayo comparativo directo entre liraglutida, comercializado como Victoza por Novo Nordisk, y lixisenatida, ambas en combinación con metformina, ha demostrado una reducción significativamente mayor de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) en adultos con diabetes tipo 2 tratados con liraglutida (-1,83 por ciento) frente a los tratados con lixisenatida (-1,21 por ciento). Los resultados de este ensayo, denominado LIRA-LIXI, han sido anunciados en el 51º Congreso Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), celebrado en Estocolmo, Suecia.

El ensayo LIRA-LIXI, a 26 semanas, comparó la eficacia y seguridad de liraglutida respecto a lixisenatida, administradas ambas junto a metformina, en 404 personas con diabetes tipo 2. Los pacientes tratados con liraglutida lograron una reducción significativamente mayor de la HbA1c frente a los tratados con lixisenatida a las 26 semanas, alcanzando la variable principal de evaluación del ensayo (-1,83 por ciento vs -1,21 por ciento; diferencia estimada entre tratamientos [ETD] de -0,62 por ciento [-0,80; -0,44]; P<0,0001). Asimismo, un mayor número de personas tratadas con liraglutida lograron el objetivo de una HbA1c menor del 7 por ciento (74,2 por ciento vs 45,5 por ciento; odds ratio (OR) de 4,16; [2,58; 6,73]; P<0,0001)1 y <6,5 por ciento (54,6 por ciento vs 26,2 por ciento; OR 3,66; [2,31; 5,81]; P<0,0001) en comparación con lixisenatida.

“La diferencia significativa entre liraglutida y lixisenatida en el control de la glucosa en sangre que muestra el ensayo LIRA-LIXI refuerza el valor de liraglutida como un tratamiento eficaz para los pacientes con diabetes tipo 2 sometidos a otro tratamiento con fármacos orales reductores de la glucosa”, ha apuntado Michael A. Nauck, investigador principal del ensayo, quien también ha asegurado que “muchas personas con diabetes tipo 2 siguen sin un control adecuado de sus niveles de glucosa en sangre, cuando es crucial que lo obtengan para prevenir complicaciones de la enfermedad”.

En el mismo ensayo, liraglutida demostró reducciones significativamente mayores en la glucosa plasmática en ayunas (-2,85 mmol/L vs -1,70 mmol/L; ETD -1,15mmol/L [95 por ciento CI -1,51; -0,80]; P<0,0001) y en la glucosa en plasma autocontrolada en 9 puntos (-2,64 mmol/L vs. -1,89 mmol/L; ETD -0,75mmol/L [95 por ciento CI -1,08; -0,42]; P<0,0001) en comparación con lixisenatida. Lixisenatida, sin embargo, presentó menores incrementos en la glucosa postprandial tras las comidas realizadas después de la administración del fármaco en comparación con liraglutida (comida matinal: -2,12 mmol/L vs -0,88 mmol/L; ETD 1,24 mmol/L; [0,69; 1,79]; P<0,0001; comida vespertina: -1,88 mmol/L vs -0,53 mmol/L; ETD 1,36 mmol/L; [0,44; 2,27]; P=0,0039).1

En ambos grupos de tratamiento se observó pérdida de peso (liraglutida: -4,26 kg vs lixisenatida: -3,67 kg; ETD -0,59 kg [-1,55; 0,38]; P=0,2347). La presión arterial sistólica y diastólica se redujo tanto con Victoza® como con lixisenatida (presión arterial sistólica: -4,70 mmHg vs -3,49 mmHg; ETD -1,21 mmHg [-3,87; 1,45]; P=0,3722; presión arterial diastólica: -2,62 mmHg vs -2,69 mmHg; ETD 0,07 mmHg [-1,53; 1,67]; P=0,9318, respectivamente). El perfil de seguridad en el ensayo LIRA-LIXI fue similar entre los dos grupos de tratamiento. Los eventos adversos más comunes fueron de tipo gastrointestinal, incluyendo náuseas y diarrea. No se registraron episodios de hipoglucemia graves.

Twitter
Suplementos y Especiales