Los anti-CarP, posibles marcadores para el diagnóstico precoz de la AR

Combinados con los anticuerpos antipéptidos citrulinados tienen una especificidad de más del 90%
Herramientas
|
20 may 2016 - 16:00 h
|

Detectar precozmente a los pacientes que padecen artritis reumatoide (AR) es uno de los principales retos en esta patología, ya que muchos pacientes acuden a consulta con síntomas que aún no permiten establecer el diagnóstico. En muchos casos, por tanto, es necesario esperar para observar si el paciente evolucione hacia una artritis reumatoide u otra patología reumática o si los síntomas remiten.

Ahora, un estudio realizado por expertos del Instituto de Investigación Sanitaria-Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela y el Instituto de Investigación-Hospital Universitario La Paz (Idipaz) de Madrid indica que los anticuerpos antiproteínas carbamiladas (anti-CarP), siempre en combinación con los anticuerpos antipéptidos citrulinados, podrían ayudar a detectar precozmente a los pacientes con artritis indiferenciada que evolucionarán a artritis reumatoide. Como señaló Antonio González, del Hospital Clínico Universitario de Santiago, para realizar la investigación “se recogieron muestras de 550 pacientes con artritis indiferenciada de reciente comienzo, es decir, con síntomas de menos de dos años de duración, y se les siguió dos años”.

La principal conclusión del trabajo es que “el 36 por ciento de los pacientes podían diagnosticarse con artritis reumatoide con la muestra de la primera visita al ser positivos en anticuerpos antiproteínas carbamiladas y anticuerpos antipéptidos citrulinados”, indicó González. Si los pacientes eran positivos sólo en uno de los dos anticuerpos, la especificidad no era suficiente para asegurar que padecían la enfermedad. “Cuando eran positivos en los dos, la especificidad es de más del 90 por ciento”, comentó González. Por tanto, dijo este experto, añadir la determinación de la presencia de anticuerpos antiproteínas carbamiladas “permite detectar a pacientes con artritis reumatoide que hasta ahora pasarían desapercibidos”.

Al poder establecer un diagnóstico de forma tan temprana, se puede iniciar el tratamiento muy precozmente, “un factor fundamental para reducir al máximo el riesgo de que aparezcan lesiones”, dijo este experto. De todos modos, señaló González, sería necesario realizar más estudios que replicaran los buenos resultados obtenidos. “Hay un estudio similar, hecho en Holanda, pero el análisis no se hizo con suficiente detalle”, comentó.

Este experto explicó que, en la artritis reumatoide, por motivos que aún no se conocen, se generan anticuerpos frente a proteínas que se han modificado después de haberse producido. Es decir, la síntesis proteica da lugar a una proteína nativa que va sufriendo cambios en su secuencia de aminoácidos. Un tipo de modificación es la citrulinación, que ya se conoce desde hace años en esta patología, y una descubierta más recientemente es la carbamilación, “que consiste en el paso de un aminoácido de glicina a uno de homocitrulina —dijo González—. Y esto genera un antígeno desconocido por el sistema inmune, y en algunas personas se producen anticuerpos”.

Terapias en AR, AP y EA

Otro de los temas relevantes del congreso fueron las terapias aparecidas en los últimos años para la artritis reumatoide. Como señaló Joan Miquel Nolla, presidente del comité organizador del congreso, son fármacos que actúan específicamente sobre dianas que provocan inflamación, “como TNF, la interleuquina-6, la interleuquina-12 o la interleuquina-23”. Como remarcó Nolla, la llegada de estos fármacos ha supuesto “un cambio en el paradigma de la enfermedad, porque limitan la inflamación y evitan el daño estructural”. Por otro lado, también comentó que “pronto habrá fármacos que actúan sobre los enzimas intracelulares y se administrarán de forma oral”.

También se comentaron las ventajas de apremilast (Otezla, de Celgene), para el tratamiento de la artritis psoriásica (AP).En este sentido, Carlos González, del servicio de Reumatología de Hospital General Universitario Gregorio Marañón, dijo que es una molécula que “inhibe de forma muy específica la fosfodiesterasa 4, que se expresa sobre todo en las células de la inflamación, como los linfocitos T, los neutrófilos o las células presentadoras de antígeno”. Por tanto, al ser tan específica “se logra que la tasa de efectos adversos sea baja”.

Por su parte, Federico Díaz González, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Canarias, remarcó que apremilast “es un fármaco seguro, con muy pocos efectos secundarios, que se tolera bien”, y cuya eficacia “no tiende a perderse con el paso del tiempo, sino que es mantenida”.

En el caso de la espondilitis anquilosante (EA), Javier Juanola Roura, jefe de Sección del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Bellvitge, comentó que uno de los principales objetivos es frenar la neoformación ósea en las vértebras, lo que causa que se vayan soldando entre ellas y la columna vertebral se anquilose. En este sentido, Juanola comentó que el fármaco secukinumab (Cosentyx, de Novartis), que inhibe la interleuquina 17 (IL-17), “parece que puede frenar la neoformación ósea y la evolución radiográfica a los dos años desde el inicio del tratamiento”. Este fármaco es el primer y único inhibidor de la interleuquina-17A aprobado en España para el tratamiento en pacientes adultos de la espondilitis anquilosante activa.

Durante el congreso se ha presentado el primer documento de consenso que se realiza en España sobre la utilidad clínica de la ecografía y la resonancia magnética en artritis reumatoide, espondiloartritis y artritis idiopática juvenil. Como señaló Esperanza Naredo, reumatóloga del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, “es un consenso de reumatólogos y radiólogos y realizado por metodólogos de la SER y externos a la SER, aunque cuenta con el aval de esta sociedad”. La principal conclusión es que “estas pruebas son muy útiles como complemento de la exploración clínica cuando hay dudas de si un paciente sufre o no artritis reumatoide, espondiloartritis o artritis idiopática juvenil”.

Twitter
Suplementos y Especiales