Los avances en MM hacen que cada vez sea más plausible hablar de curación

Los anticuerpos monoclonales CD38 demuestran eficacia en el tratamiento del MM en recaída y refractario
Herramientas
|
17 jul 2015 - 15:30 h
|

Hablar de curación cuando nos referimos al mieloma múltiple (MM) está en el límite entre la realidad y el deseo. Con la llegada de nuevos fármacos que aumentan la tasa de respuestas libre de progresión y un elevado número de pacientes que alcanzan la remisión completa, sin duda se puede asegurar que la supervivencia de estos enfermos ha aumentado exponencialmente.

“Quién sabe si eso permitirá que se pueda hablar de la curación de algunas o muchas personas”, destacó el jefe del Servicio de Hematología del Hospital Doce de Octubre, Juan José Lahuerta, quien hizo hincapié en el hecho de que “a pesar de que ahora hay nuevos fármacos que son más eficaces, también es cierto que son insuficientes”.

Durante el café de redacción, organizado por el grupo Wecare-u bajo el título ‘Avances en MM’, también se resaltaron los hitos más relevantes del 56º Congreso de la Sociedad Americana de Hematologia.

Al respecto, la jefa del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca, Mariví Mateos, indicó que algunos de los avances más significativos en esta patología han sido los resultados del ensayo aleatorio de fase III Aspire —carfilzomib, lenalidomida y dexametasona versus lenalidomida y dexametasona para el tratamiento de pacientes con MM recurrente que ya se han sometido a uno, dos o tres tratamientos— .

“Se consigue así una ventaja muy significativa en la supervivencia libre de progresión; de hecho se han alcanzado 26 meses, lo que se traduce en la supervivencia libre de progresión más larga en un estudio randomizado de pacientes con mieloma en recaída o refractarios”, apostilló la experta.

“Con esta triple combinación, el 32 por ciento de los pacientes alcanzaron remisiones completas y eso no lo habíamos visto hasta ahora en este tipo de pacientes por lo que, probablemente, esta triple combinación será un nuevo estándar de tratamiento para este grupo de pacientes”, añadió.

Aparte, desde el Grupo Español de Mieloma se va trabajar en el planteamiento de un tratamiento precoz. Así lo expuso Mateos, quien explicó que ya han demostrado que el tratamiento con lenalidomida junto con dexametasona era efectivo, por lo que el siguiente paso es trabajar con la triple combinación (citada previamente), ya que los resultados en primera línea son realmente “espectaculares”.

Actuar en primera línea

Los especialistas estuvieron de acuerdo en que los mayores beneficios de los tratamientos se obtienen cuando se administran en primera línea, aunque al tener tantas opciones disponibles se puede considerar que la primera o segunda recaídas también son “buenas oportunidades” para conseguir “remisiones duraderas”.

“Durante algunos años, ha habido líneas de pensamiento que promovían la reserva de fármacos para cuando el paciente recayese aunque, en mi opinión, si el MM se cura, se debe curar en primera línea, porque si recae, el enfermo tiene muy pocas posibilidades a largo plazo”, precisó Lahuerta. “Si vamos a intentar llegar lo más lejos posible hay que conseguir la máxima respuesta antitumoral posible y de manera precoz”, agregó.

Otro ejemplo fue el que facilitó Mateos, refiriéndose a los mayores de 65 años. En este caso, cuando el colectivo recibe “un tratamiento óptimo en primera línea puede conseguir una supervivencia libre de progresión que alcanza los tres años” señaló la especialista quien continuó diciendo que se debe tratar de prolongar dicha supervivencia porque en el momento en el que los pacientes recaen se convierten en frágiles y la supervivencia tanto libre de progresión como la global se acorta.

Otro de los datos relevantes que se pusieron sobre la mesa fue la efectividad de los anticuerpos monoclonales anti CD38 dirigidos contra moléculas específicas de las células plasmáticas.

Uno de ellos, daratumumab, es un agente “eficaz” en monoterapia en pacientes con MM en recaída y refractarios, al conseguir una tasa global de respuestas de en torno el 30 por ciento. “Representa una innovación terapéutica importante”, que podría ayudar a lograr curar a pacientes o prolongar “lo máximo posible” la supervivencia libre de progresión, afirmó Mateos.

En esta línea, Lahuerta reconoció que el Grupo Español lleva años trabajando en la búsqueda de “esa célula que produce la recaída y que hace que la curación se escape”.

Tratamientos a la carta y registros

Aunque la medicina personalizada está en boca de la mayoría de los expertos sea cual sea su especialidad, la jefa de Servicio aseveró que hablar, hoy en día, de tratamiento individualizado para los pacientes con mieloma “es un tópico”, porque, en líneas generales, y tras dividirlos en candidatos a un trasplante o no, todos son tratados de la misma manera.

“Podemos hacer pequeñas puntualizaciones si es de alto riesgo, pero en general el tratamiento es el mismo”, destacó. “Hay que seguir investigando porque aún teniendo combinaciones nuevas y efectivas, no han logrado vencer completamente el mal pronóstico que genera la presencia de algunas características en los enfermos”, apostilló.

Igualmente, Lahuerta lamentó que esto, actualmente, sea “un fracaso rotundo”, pero reconoció que es “un sueño” poder conseguirlo.

Además, hay que añadir que dado que los pacientes tienen una esperanza de vida cada vez mayor, también serán, cada vez en mayor medida, más candidatos a recibir nuevas líneas de tratamientos y fármacos, indicó la experta.

En cuanto a los registros de pacientes, Mateos consideró que, a veces, pueden ser de utilidad. Para ello, puso el ejemplo de un estudio transversal europeo en el que participaron 8.000 pacientes con mieloma (1.000 eran españoles) se puso de manifiesto que, en España, un 29 por ciento recibieron tratamientos “absolutamente obsoletos”. “Probablemente, ese tipo de registros ayuden a ver cuál es el panorama real en muchos hospitales comarcales”, apuntó.

De lo que no hubo duda es de la importancia de compartir datos y de la transparencia de los mismos, así como de la interacción, comunicación y colaboración entre todos los agentes profesionales.

Para poner fin al encuentro y ante la pregunta de cómo valoraban los estudios coste-efectividad, Lahuerta no los calificó como buenos, sino que incidió en que se debe de dejar claro qué significa ser coste-efectivo.

A su vez, Mateos indicó que son trabajos “difíciles” y quienes los llevan a cabo deberían de evaluar el número de años de vida ganados en calidad de vida. Son difíciles de realizar porque, como explicó la experta, ya de por sí evaluar la calidad de vida no es tarea fácil y más cuando se trata de pacientes con esta patología.

Los mayores beneficios
se consiguen cuando
el tratamiento se administra
en primera línea

Ventaja “significativa” en
la supervivencia libre de progresión con carfilzomib, lenalidomida y dexametasona

Mariví Mateos,
Hospital Universitario de Salamanca

Hablar de tratamiento individualizado para los pacientes con MM hoy en día es un tópico”

Juan José Lahuerta,
Hospital Doce de Octubre

Los resultados
de los ensayos clínicos no siempre son extrapolables
al cien por cien”

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales