Los cuatro grandes de la UE amplían más su brecha con España en I+D+i

La industria en España aporta el 52% del total, mientras que en Alemania y Francia supera el 65%
Herramientas
|
19 feb 2016 - 16:00 h
|

El gasto en investigación, desarrollo e innovación en España se situó en 2014 en el 1,22 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Sólo Grecia presenta un ratio más bajo entre los 15 primeros miembros de la Unión Europea, según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La inversión pública y privada en nuestro país ascendió a 17.707 millones de dólares (15.884 millones de euros). La cifra le mantiene en el Top 5 de la Unión Europea, a pesar que desde el inicio de la crisis económica el desembolso destinado a la I+D+i se ha desplomado un 14 por ciento. Sólo dos economías presentan mayores recortes desde que comenzó la crisis económica, Finlandia y Portugal, que presentaron reducciones del 15,8 y del 17,4 por ciento, respectivamente.

En dirección opuesta

Con las cifras en la mano, España se aleja de las cuatro principales economías de la Unión Europea. A ritmos bien diferentes, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia han incrementado sus inversiones, a pesar de la crisis económica. Las instituciones públicas y privadas alemanas han invertido 87.705 millones de euros en este periodo, lo que supone un incremento del 14 por ciento. Francia destinó 48.727 millones de euros, un 11,8 por ciento más. Reino Unido creció un 6,36 por ciento hasta alcanzar los 37.261 millones de euros, mientras que Italia lo hizo al 1,73 por ciento con un gasto de 22.744 millones de euros.

El sexto mayor inversor de la Unión Europea se acerca a España aunque aún se encuentra lejos. Países Bajos ha incrementado el gasto un 18,5 por ciento desde 2008 y se sitúa en 13.321 millones de euros. El descalabro que ha sufrido la inversión en España ha quedado en parte maquillada por la menor caída de la iniciativa privada. Un informe reciente de la Confederación de Sociedades Cientificas de España (Cosce) señala que el gasto público se ha desplomado un 34,7 por ciento desde 2009, el mayor retroceso que se ha registrado entre las principales economías de todo el mundo (ver GM nº589).

Aún así una de las explicaciones que explican este incremento de la brecha entre las cuatro grandes economías de la Unión Europea y España es el bajo peso de la iniciativa privada. Si en nuestro país, la inversión de la industria representa el 52 por ciento,en Alemania asciende al 67,8 por ciento; en Francia, al 65,8 por ciento; en Reino Unido, al 65,6 por ciento, y en Italia, al 57,4 por ciento. Durante estos años de crisis, el sector empresarial ha aumentado su inversión en estos cuatro estados. En el país germano creció un 15,6 por ciento; en el galo, un 12,7 por ciento; en el británico, un 14,7 por ciento, y en el transalpino, un 7,13 por ciento, mientras que la industria española registró un descenso en este periodo del 12 por ciento.

Estados Unidos lidera el ránking mundial, con una inversión de 432.583 millones de dólares en 2013, lo que representa un crecimiento del 4,15 por ciento. Sólo este país invirtió casi 104.000 más que los 28 países de la Unión Europea.

Los recortes del gasto han influido en la plantilla de investigadores. España es el único de los cinco grandes que ha reducido su personal desde 2009. Según los datos de la OCDE realizó un esfuerzo importante en recursos humanos entre 2000 y 2009. Sin embargo, tras un año de estancamiento comenzó a decaer. En la actualidad, cuenta con 122.169 investigadores. En cinco años, ha reducido su fuerza laboral un 9,2 por ciento. Aún así mantiene la cuarta plantilla más importante de la Unión Europea.

Sólo le superan Alemania, Reino Unido y Francia. El primero de ellos, cuenta con 359.640 investigadores, lo que supone un incremento del 9,64 por ciento con respecto a 2010. Reino Unido registró 273.560 activos en 2014, un 6,61 por ciento más. Francia por su parte aumentó la cifra un 10,61 por ciento hasta lograr los 269.377 científicos.

Las últimas elecciones generales del 20 de diciembre parece que han generado un consenso sobre el problema de la financiación de la investigación, el desarrollo y la innovación. Todos los partidos políticos incluyen en sus programas políticos planes para incrementar el gasto en I+D+i. El PSOE y Ciudadanos se muestran más optimistas. Los socialistas plantean en su propuesta ‘Programa para un Gobierno progresista y reformista’ que el gasto debe ascender al tres por ciento del PIB, una cantidad que encaja con la proposición hecha por la formación naranja antes de las elecciones. Podemos por su parte habla del dos por ciento, un ratio que coincide con el planteamiento que realizó el Partido Popular en su programa electoral. Si cumplieran sus programas, España se situaría por encima de la media de la UE.

Twitter
Suplementos y Especiales