Los expertos avalan la importancia de una regulación de los homeopáticos

Más investigación, formación de los profesionales e información a los pacientes, claves en homeopatía
Herramientas
|
13 jun 2014 - 16:00 h
|

Si bien es cierto que el borrador de la orden ministerial que establece cuáles son los criterios mínimos que deben cumplir los medicamentos homeopáticos para su comercialización fue acogido con agrado por los diferentes profesionales del sector farmacéutico y médico, también lo es que todos ellos se han mostrado expectantes ante el procedimiento a seguir para su implantación.

Durante el encuentro organizado por el grupo de comunicación Wecare-u, los asistentes aunaron sus voces para manifestar la necesidad que existe de que los pacientes, el eje del sistema, reciban no sólo información suficiente, sino apropiada y adaptada a este tipo de productos.

“Entiendo que la regulación es necesaria, (...) lo que me preocupa es que tenemos que velar por cómo se implementa eso en nuestro país”, después de tantos años en los que los productos o medicamentos homeopáticos se encuentran de forma transitoria en el mercado, destacó la presidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC), Cristina Avendaño.

Para la presidenta de la Sociedad Española de Farmacología (SEF), María Teresa Tejerina, hablar de medicamentos homeopáticos resulta complicado. “Que la ley me obligue a aceptar que un producto que solamente tiene que demostrar inocuidad, pero no seguridad ni indicación (...) no lo acepto”, añadió.

A pesar de las diferencias que existen entre los medicamentos homeopáticos y los alopáticos, coincidió con el resto de asistentes a la mesa de debate en que deben regularse y “registrarse de alguna forma”, pero no, admitió, que se sitúen al mismo nivel.

Sin duda, hubo un acuerdo rotundo, ante la importancia de una regulación de estos productos para que se ajusten más a las exigencias y necesidades de los pacientes. Para Gonzalo Fernández, vicepresidente de la Academia Médico Homeopática de Barcelona, estas discrepancias que, ciertamente existen en torno al campo de la homeopatía, se deben a que los médicos homeópatas “no hemos sabido expresarnos bien; con un lenguaje llano y actual”.

Volviendo al análisis de la orden, Juan Gillard, socio de Sánchez de León Abogados y director del área de Derecho Sanitario, aseguró que le había llamado la atención cómo los medios informaron de que los homeopáticos empezarían a llamarse “a partir de ahora” medicamentos, cuando realmente quedaron regulados en el Real Decreto 2208/1994. “A partir de 1994 ya se habla de medicamentos por lo que, en teoría, ya tendrían que estar regularizados”, puntualiza.

Por tanto, el objeto real de esta orden es “establecer un procedimiento para que esos 19.000 productos que ya estaban en el mercado antes de 1994 y que se acogieron a la transitoria, notifiquen su intención de adecuarse al decreto de 2007 satisfaciendo los criterios de inocuidad, seguridad y uso”.

A su vez, el director de la Cátedra de Homeopatía Boiron y profesor titular de Farmacología de la Facultad de Medicina de Zaragoza, Javier Lanuza, consideró que gracias a este proyecto, España podrá adaptarse a Europa y “completar legalmente unos medicamentos que ya estaban regulados para responder a una realidad legal, social, sanitaria y científica”.

Más formación e investigación

Para seguir avanzando en el campo de la homeopatía, los asistentes al encuentro coincidieron en que es imprescindible realizar nuevos estudios que permitan demostrar la eficacia de estos medicamentos y romper en cierta medida con el escepticismo que existe en torno a ellos.

El modo de investigar estos medicamentos “no es el mismo” que se emplea para acreditar a los fármacos convencionales y, por tanto, requieren una serie de regulaciones posteriores, señaló Lanuza, para quien las cifras hablan por sí solas. “Los ensayos muestran [que los homeopáticos generan] un 41 por ciento de resultados positivos, un siete por ciento de negativos y un 52 por ciento de no concluyentes”.

La vicepresidenta de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), María Dolores Espinosa, recogió el guante de sus compañeros de mesa y apuntó que la evidencia le ha demostrado en los últimos 25 años que esta rama de la medicina es “efectiva”, aunque, por el momento, no se puede demostrar por un mecanismo de acción. El motivo no es otro que la falta de estudios, de modo que, “en beneficio del paciente, no nos debemos cerrar”.

Desde la SEF, Tejerina se mostró de acuerdo ante la posibilidad de realizar nuevos estudios. “Si hay más investigación y me demuestran que efectivamente [los homeopáticos] tienen efecto; ‘chapó’”, pero mientras tanto, “deberían llamarse de otra manera”.

Asimismo, Espinosa expuso la necesidad de adjudicar un catálogo de nombres a estos productos. El establecimiento de un nomenclátor en el que poder incluir los medicamentos homeopáticos resultaría “fundamental” tanto para farmacéuticos como para el resto de especialistas y pacientes, indicó.

Otro de los temas que no pasó inadvertido fue la importancia de que los profesionales que, además de tener contacto con los pacientes, son los responsables de recetar, aconsejar y suministrar medicamentos homeopáticos, adquieran una buena formación.

Lo que más preocupa a Avendaño es que los ciudadanos sepan discernir entre unos y otros productos. “No se puede ofrecer activamente, necesitan un manejo por parte de un experto (...) y de alguien que se responsabilice de identificar cuál de esos 19.000 homeopáticos, cuál de esas diluciones hay que utilizar o en qué situaciones” sería mejor emplear un homeopático, antes que un convencional.

En cualquier caso, Fernández lo tuvo claro. Ese y otros problemas podrían resolverse mediante “una correcta formación” de los profesionales; la cual, hasta ahora es prácticamente “inexistente”. Aparte de la formación, Avendaño también insinuó que otra medida que permitiría avanzar en este sentido sería impedir la publicidad de productos sin indicación. No obstante, en su opinión, decir que ninguno de estos medicamentos va a poder ser dispensado con receta médica es “temerario”.

Los estudios indican que la

homeopatía genera un 41%

de resultados positivos y un

7% de resultados negativos

Twitter
Suplementos y Especiales