Los expertos coinciden en que España va “por buen camino” en hepatitis C

Especialistas internacionales remarcan la necesidad de ampliar el tratamiento a fases más tempranas
Herramientas
|
15 jul 2016 - 16:00 h
|

Aunque queda mucho camino por recorrer para poder erradicar la hepatitis C a nivel global, lo cierto es que España va por buen camino. Así lo han destacado expertos clínicos internacionales durante el curso ‘Experiencias Internacionales y políticas de salud pública para la eliminación de la Hepatitis C’, en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid que contó con la colaboración de Gilead. Aquí, Jeffrey Lazarus, miembro del Center for Health and Infectious Disease Research, destacó la rápida respuesta del ministerio de Sanidad español para facilitar el acceso a los nuevos fármacos antivirales para la hepatitis C con la adopción de un plan nacional que, dijo, “ha supuesto un ejemplo para el resto de países a nivel global”. No obstante, le parece un problema el hecho de que la inversión realizada para curar a los pacientes sea considerada un gasto y se haya enfocado desde el punto de vista del aumento del déficit, y no desde el punto de vista de los beneficios para los pacientes.

En este sentido, Lazarus aseguró que España es uno de los países europeos donde el precio del tratamiento es más bajo, lo que demuestra, puntualizó, los esfuerzos de colaboración entre los diferentes agentes implicados para facilitar el acceso.

Por su parte, Jordan Feld, miembro del Western Hospital liver Center de Toronto, aunque destacó el avance realizado por las autoridades españolas puso el foco en la necesidad de que los tratamientos se amplíen a fases más tempranas de la enfermedad (actualmente los pacientes con F0 y F1 no reciben tratamiento salvo casos puntuales). Además, Feld apuntó la necesidad de mejorar el diagnóstico de la enfermedad pues, explicó, en España se calcula que solo el 40 por ciento de los pacientes con hepatitis C están diagnosticados.

A nivel de la Unión Europea, señaló Feld, Francia es el país con mejores tasas de diagnóstico, rozando el 60 por ciento, aunque, dijo, sigue siendo muy baja.

Mejorar la información en AP

Otro de los problemas que se plantean a la hora de abordar la eliminación de la hepatitis C a nivel global, según Feld, es que “el 50 por ciento de los médicos de atención primaria de los países en vías de desarrollo ni siquiera conocen que la hepatitis C tiene una cura”. Por eso, señaló, es necesario destinar esfuerzos para aumentar la formación de estos profesionales en este sentido.

Por otra parte, Lazarus destacó el hecho de que la Organización Mundial de la Salud publicase el pasado mes de mayo la primera estrategia a nivel global para erradicar esta enfermedad. Una estrategia que espera que sea adoptada e implementada por todos los países de la Unión Europea en los próximos años aunque, reconoció, hasta ahora son muy pocos los países que tengan un plan nacional sobre este asunto.

En concreto, el plan de la OMS marca como objetivo para 2030 alcanzar una tasa de diagnóstico del 90 por ciento en todos los pacientes, garantizando el acceso del 80 por ciento de ellos a los fármacos antivirales y obteniendo una tasa de curación del 90 por ciento de los pacientes tratados.

Evaluación y monitorización

Por su parte, Elena Andradas, directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad, indicó que a 31 de mayo, un total de 53.704 pacientes de Hepatitis C fueron tratados con los nuevos antivirales en España. Andradas puntualizó que “en año y medio se ha conseguido tratar a 53.704 pacientes, de los cuales el 74 por ciento eran F4 y F3”.

Según sus datos, 4.699 personas “tienen una respuesta viral positiva al tratamiento” aunque, de todos los pacientes atendidos, “no se conocen los datos de alrededor de 1,6 por ciento de los mismos”. Asimismo, el 45,60 por ciento de todos se encuentran en la última fase de la enfermedad.

La portavoz hizo hincapié en que actualmente el plan está en una fase de evaluación y se ha iniciado la monitorización de más de 20.000 pacientes para conocer su respuesta al tratamiento. En cuanto a las acciones del resto de líneas estratégicas del plan a seguir a partir de ahora, ha destacado el registro de pacientes y cuantificar la magnitud de la infección. Para ello, está previsto poner en marcha en otoño una encuesta de seroprevalencia de hepatitis C a nivel nacional, en colaboración con las comunidades autónomas.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales