Los futuros residentes resuelven sus dudas antes de escoger la especialidad

Especialistas y residentes acercan su experiencia para que la elección de plaza sea lo más certera posible
Herramientas
|
06 mar 2015 - 16:00 h
|

No equivocarse antes de escoger la especialidad es crucial para los futuros residentes. Con los resultados del examen MIR ahora toca decidir dónde comenzar la formación especializada durante los próximos cuatro años. Para ello, tener en cuenta cuestiones como la actividad asistencial, docente e investigadora de cada centro, es clave.

Con estas pinceladas, Jerónimo Farre, jefe de estudios de la Fundación Jiménez Díaz, llevó a cabo una sesión plenaria en las Jornadas PostMIR organizadas por el Grupo CTO, donde puso sobre la mesa la necesidad de estudiar previamente todos los aspectos que aporta el hospital para que el residente haga una elección acertada. De esta manera, conocer la labor asistencial del centro es un indicativo de calidad, algo que se puede conseguir revisando las memorias de los centros. Además, la inversión en tecnología es básica a la hora de elegir, “porque formarse en las nuevas técnicas redundará en la calidad de una buena formación actualizada”, expone Farre.

Asimismo, el tutor animó a los recién licenciados en medicina a conocer los planes estratégicos de los hospitales. En este sentido, comentó que las especialidades están en constante evolución y que “al no prolongarse las residencias de manera proporcional, o el hospital está bien organizado o puede ser terrible”. Por ello, insistió en consultar los planes estratégicos donde además de la organización docente de cada especialidad se sientan las bases con las que el residente cuenta a lo largo de su periodo formativo. A juicio del jefe de estudios de la Fundación Jiménez Díaz, en estos planes, la figura del tutor debe estar reconocida. “La normativa vigente dice que es el garante de la calidad y por ello, debe tener la competencia necesaria para ejercer con calidad la docencia. Los tutores tienen que estar preparados y deben tener tiempo para dedicarlo a la formación”, insistió. Además, es necesario que los propios centros se encarguen de formar a estos docentes, a través de actividades que aseguren esa formación con contenidos marcados por la normativa vigente y los propios planes estratégicos. Sin embargo, “de nada vale formar al tutor si no se le bloquea unas horas del control asistencial para dedicarla a la formación”, lamentó, al tiempo que puso el ejemplo de la Fundación Jiménez Díaz donde se han creado unos incentivos económicos por objetivos para reconocer la labor de sus tutores.

Además de los contenidos que el MIR recibe durante su residencia, es necesario que los centros aporten planes de formación transversales, de tal manera que el MIR pueda formarse en asuntos como idiomas, hablar en público, competencias como bioestadística, lectura crítica de textos científicos, etc.

Por otra parte, según el BOE todos los hospitales tienen la obligación de publicar los itinerarios formativos y las guías docentes en las webs de los hospitales. “Estas guías son el contrato y compromiso del hospital con los residentes sobre la especialidad”, señaló.

Asimismo, las rotaciones en el extranjero son, a juicio de los expertos, importante para el desarrollo de la formación en los últimos años de residencia. Sin embargo, esta posibilidad depende de las capacidades económicas de cada residente. En este contexto, Farre explicó como se han creado becas para asegurar esta formación para aquellos MIR que no tienen posibilidades. En el caso de la Fundación Jiménez Díaz se han desarrollado una serie de becas que costean el viaje, la estancia y los meses que los residentes están en el extranjero.

Por otra parte, el último escalón del futuro residente es la investigación, aunque “el objetivo primario de la residencia no es la actividad investigadora”, matizó Farre. A su juicio, la residencia tiene que ser un caldo de cultivo apropiado para que en el futuro puedan surgir futuros investigadores.

Las claves de la elección

Para Raúl Díaz, director comercial y marketing del Grupo CTO, las jornadas tienen el objetivo de dar la oportunidad a todos los estudiantes que se han presentado al MIR de poder tener la mejor orientación de cara a la búsqueda de la especialidad. “Se trata de ofrecer una visión muy determinante de cómo es la especialidad que van a elegir y conocer sus puntos fuertes”. De este modo, Díaz explica cómo los estudiantes llegan con una idea muy clara a la facultad de cómo quieren desarrollar su profesión y, sin embargo, a medida que avanzan surgen dudas o cambian de idea y deciden optar por otra especialidad. De este modo, las jornadas ayudan a encontrar una dirección acotando las inquietudes. “A través de tres visiones diferentes; expertos reconocidos, adjuntos y especialistas, y residentes se imparten estos encuentros”, apunta Díaz.

En total, la Jornada PostMIR ha contado con 19 sesiones plenarias, 172 seminarios y 76 encuentros con residentes.

Enfermería

Al igual que los futuros médicos, la elección de la residencia enfermera genera inquietudes entre los recién diplomados, aunque el abanico de elección es inferior. Para el director de la Facultad de Enfermería de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Beneit, la gran especialidad que falta “y mientras que no salga el repertorio enfermero estará cojo” es la quirúrgica. Beneit lamenta que tras muchos años, aún no esté en marcha, aunque reconoce que con el nuevo equipo ministerial los enfermeros están consiguiendo avances. De este modo, espera que “la gran especialidad de las especialidades esté lista lo antes posible”, lo que supondrá un cambio en la elección.

En este sentido, Beneit reconoció la ventaja que supone contar con estas jornadas, ya que aunque matrona es la especialidad más elegida por los enfermeros, se pueden orientar con respecto a otras como enfermería pediátrica, geriátrica, familiar y comunitaria, del trabajo o de salud mental. Al igual que las PostMIR, estas jornadas han contado con seminarios “donde los futuros residentes han podido interaccionar con los expertos”, explica Beneit.

En total, más de 3.200 alumnos de enfermería y medicina pudieron resolver las dudas a través de estas jornadas. Además, para facilitar la elección de plaza, el Grupo CTO ha puesto a disposición de los futuros residentes las charlas en la web grupocto.es, para poder visualizarlas las veces que deseen. “Se trata de que tomen la decisión sin ninguna duda al respecto”, concluye Díaz.

Los expertos aconsejan que los centros donde se haga la residencia cuenten con planes de formación transversal

El BOE obliga a que todos los hospitales publiquen sus itinerarios formativos y las guías docentes

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales