Los gestores instan al Gobierno a que active la carrera profesional “real”

La Comunidad de Madrid confirma que su estrategia estará lista antes del final de la legislatura autonómica
Herramientas
|
20 may 2016 - 16:00 h
|

“Es un momento histórico”. Así describió el secretario general de Sedisa, Mariano Guerrero, el contexto actual que atraviesa el Sistema Nacional de Salud (SNS) en materia de gestión sanitaria.

“Es un momento histórico”. Así describió el secretario general de Sedisa, Mariano Guerrero, el contexto actual que atraviesa el Sistema Nacional de Salud (SNS) en materia de gestión sanitaria. Hasta ahora los intentos por arrancar el desarrollo profesional de los gestores habían sido incipientes e incompletos, pero los esfuerzos que se están llevando a cabo por parte de las distintas comunidades autónomas están reforzando la idea de que el desarrollo profesional de directivos y gestores está cerca. Así se puso de manifiesto durante el Congreso Internacional de Directivos de Salud.

Quizás la Comunidad de Madrid sea la región que lleva la delantera, ya que como adelantó el director general de Recursos Humanos del Sermas, Pablo Calvo, ya ha arrancado el desarrollo de su estrategia. Un plan que viene de la moción que aprobaron todos los grupos políticos de la Asamblea de Madrid para profesionalizar la gestión en el Servicio Madrileño de Salud (el llamado Modelo Madrid). El acuerdo tuvo el apoyo del PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos.

Para Calvo es evidente que no puede haber calidad asistencial si no hay profesionales capaces de asumir un liderazgo a todos los niveles. “Los profesionales demandan mejores jefes y ese es un compromiso para mejorar los equipos”. En este sentido, el reglamento madrileño se centra no sólo en la acreditación, también en un sistema de evaluación del desempeño general para toda la organización. “Solo unos directivos capacitados, formados y comprometidos en una cultura de evaluación orientada al servicio público, al logro de resultados y atentos a satisfacer el derecho de los ciudadanos al buen gobierno, logrará que la evaluación se mantenga en el tiempo y que se aplique con niveles de calidad”, indicó.

Requisitos para ser un buen gestor

La comunidad madrileña ya ha creado el grupo de trabajo para seguir desarrollando este modelo, puesto que “es un factor decisivo en la modernización de la sanidad”. Todavía no hay una fecha cerrada para comenzar a trabajar con gestores profesionalizados, pero el gobierno madrileño se ha marcado como tope el final de la legislatura. A partir de ahí cualquier directivo, gestor, o gerente tanto de atención primaria como de especializada estará sujeto a una serie de competencias. Los pilares fundamentales en los que se basará son “la evaluación, los criterios de eficacia y el control de resultados”.

Como adelantó Calvo, las competencias con las que tiene que contar un líder de una institución sanitaria estarán basadas en orientar a los profesionales en cómo desempeñarán sus funciones; en proporcionar medios para perfeccionar sus competencias; y en motivar e identificar los puntos de convergencia entre los intereses profesionales y laborales.

A falta seguir desarrollando este mapa docente, queda pendiente valorar cómo se hará el proceso selectivo del gerente. Aunque, para Calvo esta cobertura se tiene que hacer mediante la evaluación, avalado por un proceso de concurrencia pública reglado. “No sirve de nada sacar la convocatoria, establecer los requisitos para después fallar en la elección”.

Estas primeras pinceladas son buenas noticias para estos profesionales, pero, ¿quién debería acreditar el desarrollo profesional? A juicio de Guerrero hace falta más compromiso por parte de las autoridades: la Aneca o el ministerio de Sanidad, deberían formar parte del proceso de acreditación. No se trata de “conseguir un título ni hacer un MIR, pero si una certificación”, indicó Guerrero.

La idea de un Área de Capacitación Específica (ACE) no es nueva y podría ser, a juicio del secretario general de Sedisa, una buena fórmula que el ministerio debería valorar.

El “GIR”

Sin embargo, el secretario general de Amyts, Julián Ezquerra, cree que sí es válido hacer una residencia para llegar a ocupar un puesto de liderazgo. A su juicio sería algo similar a un GIR (Gerente Interno Residente). Considera que hay que quitar la idea de muchos profesionales del modelo de organización donde los gestores son cargos políticos, elegidos ‘a dedo’. Está claro que debe existir un itinerario para que un profesional sea gerente.

Las instituciones

Desde la perspectiva de la macrogestión, los gerentes sanitarios de las instituciones públicas también defienden una evolución de la figura del gestor.

Fernando Lamata, miembro del panel de expertos de la Comisión Europea, considera que es necesario “vender mejor” la figura del directivo sanitario. La ‘mala prensa’ que tienen estos profesionales, en muchas ocasiones figuras también políticas, debilitan el importante papel que tienen. Además, “uno de los asuntos más importantes en materia de gestión es el paciente, al que hay que darle el papel que le corresponde”, y en esto los gestores son imprescindibles. “Tenemos la misión de hacer un clima estable para desarrollar la relación médico-paciente”, indicó. Esta idea casa con la de Julián Pérez, gerente del Servicio Cántabro de Salud, quien destacó la importancia de ampliar la presencia de los gestores en diversos círculos sanitarios, para dar a conocer el papel que tienen. “Sin los directivos sanitarios no podríamos entender una medicina por procesos, o trabajar con las TICs”, expuso.

La transformación de los sistemas es uno de los compromisos que desde la Unión Europea están apostando por llevarlo a cabo en cuanto a la eficacia, la accesibilidad y su sostenibilidad. Como afirma Cristina Contel, vicepresidenta de la Unión Europea de Hospitales Privados (UEHP), la colaboración público-privada es un elemento esencial. Los gestores sanitarios del sector privado están abriendo nuevas vías de desarrollo más allá de España. En este sentido, la sanidad transfronteriza juega un papel fundamental. Pero para comenzar a obtener resultados en España hacen falta cambiar asuntos como la financiación, o dejar atrás las visiones cortoplacistas. Mirar a otros países parece una buena fórmula, a juicio de los expertos, de encontrar la solución. Es el caso de Holanda donde tras haber atravesado una crisis económica en 2006, tuvieron que reorientar el modelo sanitario para hacerlo sostenible. Así, el gobierno fue capaz de formalizar un pacto de consenso político con dos premisas, la búsqueda de la eficiencia y la libre elección. De esta manera, el estado controlaba las aseguradoras privadas. El seguro, a su vez, es financiado por el gobierno, las compañías y el propio paciente. Los ciudadanos pueden elegir aseguradora y cambiarla anualmente. Con todo, casi el 99 por ciento de la población en Holanda tiene un seguro privado, ya que existen ayudas para los más desfavorecidos.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales