“Los profesionales enfermeros no tienen un reconocimiento social ni gubernamental”

CARMEN VÁZQUEZ Directora de enfermería de MD Anderson de Madrid
Herramientas
|
27 may 2016 - 16:00 h
|

El personal de enfermería supone más del 50 por ciento del total de la plantilla de un centro hospitalario, lo que refleja su alta implicación en todo el proceso asistencial al paciente. Una labor que se hace más relevante en el campo de la oncología. Carmen Vázquez, directora de enfermería de MD Anderson Madrid, analiza este contexto en GM.

Pregunta. ¿Se valora lo suficiente la figura de la enfermería?

Respuesta. Me gustaría decir que sí al 100 por cien, pero la realidad es que las enfermeras no tenemos, a día de hoy, un reconocimiento social ni gubernamental. Es cierto que estamos muy bien reconocidas por los pacientes a los que cuidamos y a los que tratamos de ayudar a salir de su proceso de enfermedad.

P. ¿Cómo tiene que sacar la cabeza la enfermera para dirigir y erigirse como gestora procesos asistenciales?

R. Es muy importante. En mi caso, soy parte del comité de dirección y dentro de mis responsabilidades hay tres que son fundamentales: la gestión del personal de enfermería, la gestión de los recursos asistenciales, y conseguir que ese personal de enfermería esté actualizado en todo momento, y disponga de formación continuada para adaptarnos a los cambios que la oncología está teniendo en los últimos años.

P. La enfermería debe estar en continua actualización...

R. Efectivamente. Las enfermeras no se pueden dormir y pensar que una vez que ha terminado su grado ya tienen todo aprendido. Enfermería es una modalidad dentro de las prácticas médicas y asistenciales que necesita un día a día y una formación continua. Precisa de especialización en determinadas técnicas y en campos cada vez más complejos. Cada día surgen necesidades de formación y un buen equipo de dirección de enfermería tiene que saber detectar esas necesidades.

P. De hecho se ha dado un paso con el tema de la especialización, aunque todavía no se ha transformado en algo tangible a nivel laboral, pero a nivel clínico, ¿sí se están formando esas especialidades?

R. Lamentablemente en España la oncología no está considerada como una especialidad. Se incluye dentro de lo que es la especialidad médico-quirúrgica. Todos los que trabajamos en oncología y hematología tenemos cuerpo de conocimientos suficientes como para ser un ente y una sola especialidad independiente.

P. La prescripción enfermera ha estado muy encima de la mesa en los últimos meses, ¿existe conflicto entre médicos y enfermeros?

R. Desde diciembre que se firmó el Real Decreto ha habido una revolución dentro de enfermería. Ha sido mayor en hospitales públicos, y centros ambulatorios que en hospitales privados, que a fin de cuentas son más pequeños. Pero sin duda es algo que creo que se ha hecho mal. Se creó una mesa de la profesión con políticos donde se acordaron los términos de la normativa, que luego se cambiaron en el último momento y dejaron a enfermería con las alas cortadas a la hora de hacer cosas que ya estaban haciendo. Con lo cual, ahora si nos ponemos radicales y ninguna enfermera puede administrar ningún tratamiento tópico; no puede hacer una cura de heridas especial; no podremos recomendar material de osteomías a pacientes osteomizados, cuando los propios facultativos reconocen que si hay alguien que maneja este tema es el personal de enfermería; etc. Creo que se han equivocado pero tengo la absoluta certeza de que esto va a tener una vuelta atrás porque tampoco el SNS puede asumir todo el trabajo que va a suponer que las enfermeras no puedan prescribir. A mi equipo les he tenido que decir que no administren nada que no esté firmado por el médico en una orden de tratamiento. La orden verbal se puede admitir pero tienes 24 horas para que el médico la transcriba.

P. Dentro del campo de la oncología, ¿cómo definiría el papel de enfermería?

R. Hay una parte fundamental que es la relación con el paciente oncológico, que a su vez es crónico. Hoy en día la evolución de la especialidad con líneas de tratamiento múltiples para cada tipo de tumor es enorme. Ahora que vemos que cada tumor es independiente e individual, porque tenemos que diseccionarlo para ver qué componente genético tiene y de dónde viene, tiene un tratamiento específico para él, con unas dianas moleculares determinadas, por tanto, los tratamientos son más complejos pero la supervivencia de los pacientes es más larga. Estos pacientes están en realidad muy ligados al hospital y para ellos la enfermera es un punto de referencia.

P. En el plano asistencial, que va desde el diagnóstico, la prevención y el tratamiento hasta los cuidados paliativos, ¿cuál es ese papel?

R. Es muy importante. El SNS tiene que tener las mejores enfermeras, las más entrenadas, con los mejores conocimientos para que hagan el trabajo de manera correcta con calidad y seguridad y de forma eficiente. No debemos olvidar que trabajamos en un sistema donde los recursos son limitados, y tenemos que saber cuáles son los recursos imprescindibles para hacer las cosas bien con calidad y seguridad.

P. No hay que olvidar la parte de investigación y docencia...

R. La verdad que en investigación, cada vez hay más enfermeras participando en ensayos clínicos. Cada ensayo tiene una enfermera que es la que pivota sobre los pacientes: en síntomas, detección precoz de efectos adversos, etc. Aparte hay profesionales que están muy motivados en explorar en nuevos cuidados, o en investigar distintos abordajes y mejorarlos. Cada día participamos más. Hemos estado durante muchos años demasiado dormidas. Es verdad que no es algo que nos hayan potenciado, pero desde unos años hacia atrás el Grado promueve que la enfermera investigue. En cuanto a la docencia es algo que tenemos muy interiorizado desde siempre.

P. Se habla mucho de la cronicidad y el cambio de paradigma en la atención del paciente agudo al crónico. ¿Qué papel tiene enfermería?

R. Enfermería siempre está en primera línea. Somos las que más tiempo pasamos con los pacientes. Al paciente agudo le recibe siempre una enfermera, que es la que le hace un triaje y deriva al especialista. En el paciente crónico estamos 24 horas con él. En definitiva, somos las que más tiempo pasamos con los pacientes.

El SNS no puede asumir todo el trabajo que conlleva que las enfermeras
no puedan prescribir”

Hemos estado durante muchos años demasiado dormidas en investigación”

Twitter
Suplementos y Especiales