Margen para mejorar la eficiencia y también para el deterioro

El sector alerta de la posible llegada de nuevos recortes
Herramientas
|
13 mar 2015 - 16:00 h
|

Los mensajes que transmitan los políticos serán claves de cara a los procesos electorales que se abren 2015. Y después de una legislatura de ajustes, la financiación sanitaria es uno de los temas que más preocupan. El café de redacción organizado por Wecare-u en torno al diputado popular Mario Mingo volvió a enfrentar la petición de más recursos frente a una mayor eficiencia. Este no se mostró de acuerdo en que la reducción de las partidas sanitarias haya ido en correlación a una pérdida de derechos o una peor asistencia “porque había margen para mejorar la gestión”.

Casi todos los representantes del sector señalaron, en cambio, que en la infrafinanciación sanitaria se encuentra el origen de todos los problemas que hoy acucian al SNS. Según Iñaki Linaza, representante del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, de no procurar “un sistema de financiación suficiente”, dichos problemas se harán “endémicos”. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, aludió a continuación al “margen de deterioro” que se avecina ante los 6.000 millones de euros adicionales que habrá que recortar para cumplir con los objetivos de estabilidad, y que prevén dejar el gasto sanitario en el entorno del 5,3 por ciento del PIB.

El debate, sin embargo, es mucho más amplio que una promesa electoral, y toca al propio modelo de financiación o los estatutos de autonomía. Mingo recordó que quien determina cuánto dinero se gasta en salud no es el Gobierno sino las comunidades autónomas, a través de los parlamentos regionales elegidos por los ciudadanos. Sin embargo, sí reconoció que es necesario superar una de las carencias históricas del sistema sanitario: evaluar los resultados.

Ajustes en recursos humanos

En cuanto a la eficiencia a la que se refiere el diputado popular, el sector insiste en que los ajustes que se han cebado con los recursos humanos y el gasto farmacéutico son insostenibles. Tampoco niega, sin embargo, que pueda existir aún margen de eficiencia. El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), Jesús C. Gómez, se refirió por ejemplo a los “11.000 millones de euros despilfarrados” por falta de adherencia terapéutica o a los ingresos hospitalarios que tienen su origen en la ingesta de fármacos. “Claro que se puede gestionar mejor, pero dennos las herramientas para gestionar”, añadió.

El presidente de la Comisión de Sanidad de la CEOE, Carlos González Bosch, también defendió el papel del farmacéutico a la hora de mejorar la adherencia terapéutica, por ejemplo en el espacio sociosanitario, pero hoy por hoy esta idea es un cambio radical en la gestión de la sanidad que necesitaría del consenso, no solo del Parlamento, sino del sector sanitario. La idea cuenta con el rechazo de la OMC, cuyo presidente dejó claro que el seguimiento de los pacientes “es tarea de los médicos”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales