“Medir lo que hacemos es clave, para saber si lo estamos haciendo bien”

Emilio Casariego Presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna
Herramientas
|
30 ene 2015 - 16:00 h
|

Virar hacia una medicina generalista en los centros hospitalarios es una necesidad de la que son firmes defensores los internistas. Así, quedó patente en el último Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna, que fue el punto de partida de la nueva etapa que preside Emilio Casariego.

Pregunta. ¿Cuáles son las líneas estratégicas que se plantea al frente de la SEMI?

Respuesta. La sociedad se dedica exclusivamente a tratar personas, y por tanto, tenemos que valorarlas en toda su complejidad. Es evidente que la tarea de una sociedad científica es inabarcable siempre hay cosas que hacer, pero nuestra misión es insistir en la formación de nuestros socios, en que la asistencia tiene que ser integral y nuestra formación tiene que ir dirigida a vivir los entrenamientos y competencias para abarcar a las personas en todos sus ámbitos. En definitiva, tratamos a personas cada vez más mayores, con más patologías y más complejas y esto requiere una actualización permanente. Es un reto inevitable para la sociedad y nos tenemos que adaptar en este sentido. Todo esto lo haremos a través de la Estrategia Nacional de crónicos, o de iniciativas como Choose Aylwin, además de mejorar la formación y nuestros objetivos en investigación.

P.¿Qué protagonismo tiene medicina interna en la Estrategia Nacional?

R. Es evidente. Cada vez ingresan más pacientes pluripatológicos. Yo creo que los internistas lo hemos asumido. En el Congreso Nacional del Paciente Crónico, que llevamos nosotros, intentamos aportar esta visión. En este encuentro reunimos a pacientes, administración, profesionales y elaboramos documentos cada vez más centrados en el paciente. Debemos seguir en esta línea.

P. ¿Qué es lo que entraña más dificultad?

R. Sin duda, la estratificación, ya que ponernos todos de acuerdo es difícil. Esto significa reordenar y reorganizar servicios y áreas de trabajo. Por una parte, tenemos que remodelar al paciente como centro del problema y cambiar nuestro conocimiento. Hasta ahora siempre pensábamos en enfermedades como unidades individuales, y esto no es así, las personas son capaces de tener varias enfermedades. Por tanto, adaptar nuestros conocimientos a la nueva realidad es importante y no es tan fácil ni está tan hecho. Por último, los médicos han tenido que adoptar nuevas competencias y nuevas habilidades.

P. Según estimaciones de la sociedad, el 33 por ciento de las pruebas que se realizan son innecesarias, ¿queda mucho margen de eficiencia del SNS?

R. Sin duda. Hay que adaptar las nuevas formas de actuar a las nuevas necesidades y a los pacientes. Es evidente que en una era de desdoblamiento tecnológico, tendemos a hacer muchas pruebas y algunas son obsoletas, otras importantes, innecesarias, tenemos que adecuarnos a eso. Como consecuencia de esto, hemos liderado con el doctor García Alegría, una iniciativa que hemos sabido elegir sabiamente, para ir retirando de nuestra cabeza rutinas, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento. Las pruebas a veces no nos aportan nada y pueden hacer daño. Es mucho mejor hacer menos, que insistir y hacer más.

P. El documento ‘La Calidad de las Sociedades Científicas en España’ hace recomendaciones de lo que “no se debe hacer” por parte de las sociedades, ¿cómo se está estructurando dentro de la SEMI?

R. Se pretende que cada grupo de trabajo de cada sociedad científica participante tenga un apoyo de información veraz basada en la evidencia, capaz de seleccionar aquellas actitudes que para cada sociedad podrían ser consideradas como innecesarias. Además existe un comité de expertos que selecciona, filtra y coordina con las otras sociedades para hacer documentos de consenso. Lleva un trabajo de coordinación bastante relevante.

P.¿Qué es el Proyecto Recalvin?

R. Es un registro de unidades y servicios de medicina interna de todo el país donde conocemos su realidad mirándolo desde varias perspectivas. Por un lado, desde los registros hospitalarios y por otro lado, desde los recursos de los propios servicios. Con todo, intentamos ver qué hacemos y qué no hacemos con una base de mejora, si no medimos no sabemos qué mejorar.

P. ¿Faltan más registros de este tipo en el SNS sobre patologías?

R. Sí.Tenemos registros débiles del número de afectados, pero no sabemos si nos está saliendo bien o mal. Medir lo que hacemos como un aspecto de mejora es clave, es un intento de conocer mejor como estamos y qué hacemos.

P. En el Congreso de la SEMI se puso sobre la mesa la necesidad virar hacia una medicina generalista...

R. Es un punto de vista muy interesante. Tenemos un paciente que es cambiante, que tiene poco que ver con el que había a principios de los años 80 y adaptar las circunstancias de la atención sanitaria al paciente real es clave para dos cosas: para darle calidad y para que el servicio sea eficiente. A nivel hospitalario, establecer una atención integral a las personas las 24 horas, supone una reorganización de la atención para conseguir dar mayor calidad y mayor eficiencia. Es tan fácil como eso y tan difícil de hacer. Estas fueron las aportaciones del doctor Rowling en el Congreso y las hemos tenido muy en cuenta. Junto con los resultados del Proyecto Recalvin serán las bases de nuestras propuestas para que en un futuro podamos adaptarnos mejor a las circunstancias.

P. La sociedad ha sido una gran defensora de la troncalidad, que está en fase de desarrollo y a su vez que en los tribunales, ¿qué opinión te merece?

R. Es evidente que nuestra sociedad ha apoyado este decreto y estamos a su disposición para ayudar en su desarrollo, eso sí, sí que nos gustaría contar con la colaboración del resto de las sociedades contrarias para que en una discusión, de forma conjunta, se puedan acercar posiciones y ver cómo mejorar.

P. ¿Se ha mantenido algún diálogo?

R. Sí, evidentemente. Hemos tenido contacto y aproximaciones para estudiar la situación y ver en qué podamos ver y compaginar. Hay un intento decidido de colaborar. No podemos ser enemigos y enfrentarnos entre nosotros.

P. La SEMI hace tiempo que apuesta por potenciar el papel de los profesionales en la gestión...

R. Nosotros intentamos darnos a conocer como lo que somos. Uno de cada cinco pacientes lo atendemos nosotros. Como especialidad aún somos poco conocidos aunque somos la quinta que tiene más consultas externas. Por ello, nosotros en nuestras reuniones invitamos a pacientes y estamos desarrollando guías de práctica clínica para hacer más integral y humana la atención. Sobre la base de eso, hay un grupo de trabajo en nuestra sociedad que se dedica exclusivamente al paciente y que pretende estructurar una atención clara, sencilla, donde cada persona pueda hacerse cargo de su propio cuidado y de su propia prevención.

Adaptar nuestros conocimientos a
la nueva realidad es importante, pero no es tan fácil de hacer”

Hemos tenido aproximaciones con los detractores
de la troncalidad para alcanzar acuerdos”

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales