Herramientas
|
05 feb 2016 - 13:00 h
|

Las inequidades en el acceso a los ensayos clínicos (EE.CC.) de oncología es una realidad que se está agravando entre las comunidades autónomas, debido a que no todos los hospitales tienen las condiciones adecuadas.

Una situación que ha sido denunciada por los oncólogos en el marco del Día Mundial del Cáncer. Los expertos advierten a la administración de la necesidad de entender el beneficio del desarrollo de nuevas terapias en cuanto a resultados en salud y a la rentabilidad que supone contar con terapias eficaces.

También quisieron recordar a los pacientes que miran con recelo estas investigaciones que los EE.CC. son la puerta de acceso a la autorización de las innovaciones por parte de las autoridades sanitarias. Por lo que contar con la participación de los pacientes desde el diseño del ensayo, mejora la metodología y los resultados de la investigación puede ofrecer perspectivas adicionales de gran valor.

El presidente Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) Miguel Martín, explicó que en España se autorizaron en 2015 unos 818 ensayos clínicos, según datos la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. De ellos, un 35-40 por ciento corresponden a oncología. En total fueron 320 ensayos los que se llevaron a cabo en diversos hospitales. Sin embargo, “hay que seguir incrementando estas cifras”.

Lejos de ir mejorándolas los oncólogos están detectado además problemas de acceso, consecuencia de la estrecha relación actual entre edad y cáncer. Una realidad que no sólo se da en la práctica clínica sino que también ha trascendido a la investigación.

El oncólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Enrique Grande, apunta que aunque cada vez se tengan más casos de pacientes con más de 80 años, éstos no cumplen el perfil del anciano frágil. “Son personas que tienen buen estado de salud, por lo que hay que huir de viejos esquemas y empezar a discutir quién de esos pacientes puede o no beneficiarse de las investigaciones”, destacó el oncólogo. Tanto Martín como Grande coinciden en que sería injusto que una parte de la población se quede sin acceso a los EE.CC. o a fármacos simplemente por el hecho de tener una edad determinada, y para ello la administración también debe jugar su papel. El presidente de SEOM advirtió de que hay que distinguir entre inversión en investigación, que proporciona resultados a largo plazo, e inversión en recursos sanitarios, de efectos más inmediatos en la supervivencia.

Martín iconsidera que hay que reforzar el SNS y adecuarlo a las necesidades actuales y el cambio de distribución etaria de los pacientes con cáncer que se está dando. “La formación de nuestros médicos debe mejorarse en los aspectos específicamente relacionados con el cáncer y el cáncer en el paciente anciano”, matizó Martín.

Las inequidades en el acceso a los ensayos clínicos (EE.CC.) de oncología se están agravando entre las comunidades autónomas, debido a que no todos los hospitales tienen las condiciones adecuadas.

Una situación que ha sido denunciada por los oncólogos en el marco del Día Mundial del Cáncer. Los expertos advierten a la administración de la necesidad de entender el beneficio del desarrollo de nuevas terapias en cuanto a resultados en salud y a la rentabilidad que supone contar con fármacos eficaces.

También quisieron recordar a los pacientes que miran con recelo estas investigaciones que los EE.CC. son la puerta de acceso a la autorización de las innovaciones por parte de las autoridades sanitarias. Por lo que contar con su participación desde el diseño del ensayo, en la mejora la metodología y en los resultados de la investigación puede ofrecer perspectivas adicionales de gran valor para otros futuros enfermos oncológicos.

El presidente Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) Miguel Martín, explicó que en España se autorizaron en 2015 unos 818 ensayos clínicos, según datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. De ellos, un 35-40 por ciento corresponden a oncología. En total fueron 320 ensayos los que se llevaron a cabo en diversos hospitales. Sin embargo, “hay que seguir incrementando estas cifras”.

Lejos de ir mejorando los oncólogos están detectado además problemas en el acceso a ensayos relacionados con el envejecimiento de la población. Una realidad que no sólo se da en la práctica clínica, y que también ha trascendido a la investigación.

El oncólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Enrique Grande, apunta a que aunque cada vez se tengan más pacientes mayores de 80 años, estos no cumplen el perfil típico del anciano frágil. “Son personas que tienen buen estado de salud, por lo que hay que huir de viejos esquemas y empezar a distinguir los que pueden beneficiarse”, destacó el oncólogo. Tanto Martín como Grande coinciden en que sería injusto que una parte de la población se quede sin acceso a los EE.CC. o a fármacos simplemente por el hecho de tener una edad determinada, y para ello la administración también debe jugar su papel. El presidente de SEOM advirtió de que hay que diferenciar entre inversión en investigación, que proporciona resultados a largo plazo, e inversión en recursos sanitarios, de efectos más inmediatos en la supervivencia.

Martín considera que hay que reforzar el Sistema Nacional de Salud (SNS) y adecuarlo a las necesidades actuales y al cambio de distribución etaria de los pacientes con cáncer . De este modo, “la formación de nuestros médicos debe mejorarse en los aspectos específicamente relacionados con el cáncer y el cáncer en el paciente anciano”, matizó Martín.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales