Pacientes y nefrólogos reivindican una atención homogénea en ERC

Herramientas
|
05 mar 2013 - 16:00 h
|

“El objetivo es conseguir el bienestar del paciente y ahorrar sin que suponga un perjuicio para el Sistema Nacional de Salud” así resumió Alejandro Toledo, presidente de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) y de la Alianza General de Pacientes la hoja de ruta de la enfermedad renal crónica (ERC), en el acto de presentación de la nueva campaña con motivo del Día Mundial. Para conseguir estos objetivos, la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) junto con ALCER, han presentado ante la administración una estrategia en salud renal preventiva. Se trata de una “alianza renal”, en palabras de José María Portolés, vocal de la Junta Directiva de la SEN; es un documento común formado por diez sociedades científicas que reivindica la falta de atención integrada y homogénea. Además, expresó la necesidad de concienciación de la población de riesgo, que pregunten a su médico “doctor, ¿cómo funciona mi riñón?” para poder asignarles un plan de cuidado.

La necesidad de un cambio no sólo proviene de las asignaturas pendientes que existen en materia terapéutica o de la necesidad de concienciación en lo que a la adherencia por parte del paciente se refiere, sino también porque se trata de una de las afecciones que más recursos consume, tal y como explicó el doctor Portolés. “En España hay más de 50.000 pacientes en tratamiento renal sustitutivo a través de hemodiálisis o diálisis peritoneal, lo que supone un costoso proceso para la administración; y muchos de ellos están esperando un trasplante”. La dificultad se encuentra en que un diez por ciento de la población sufre algún tipo de patología renal y lo desconoce, y accede al tratamiento por urgencias y en estadíos muy avanzados. “Tenemos que reducir las muertes por episodios cardiorenales a través del autocuidado, a la vez que hacemos más sostenible el sistema porque no se hará un mal uso de la Sanidad”, advirtió Toledo.

Otro de los puntos que se trataron fue la importancia de la labor de enfermería para la ERC, ya que los tratamientos renales sustitutivos requieren de la presencia continua del paciente en el centro, por lo que “la enfermería es básica para la adherencia terapéutica”, aseguró María Jesús Rollán, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN). Además, son los propios pacientes los que recuerdan la importancia de la prevención y del diagnóstico precoz cuando se habla de enfermedad renal crónica.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales