Rapamicina más quimioterapia promete en un estudio fase I en sarcomas resistentes

Herramientas
|
11 jul 2014 - 16:00 h
|

Los sarcomas son tumores poco frecuentes que se suelen diagnosticar en fases poco avanzadas y muy localizadas. De hecho, el 50 por ciento obtiene curación con cirugía y tratamiento localizado. Pero la otra mitad se vuelve refractario al tratamiento, de forma que progresa y desarrolla metástasis.

Es precisamente en estos casos en los que ha centrado el foco de un estudio liderado por Oscar Martínez-Tirado, del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, y Javier García del Muro, coordinador de la Unidad de sarcomas del ICO, destinado a probar diferentes combinaciones de quimioterapia convencional con nuevos fármacos dirigidos a dianas moleculares. Se trata de un ensayo clínico fase I en el que han testado una nueva combinación, formada por el estándar de quimioterapia y rapamicina, que actúa de forma específica en la vía mTOR, en diecinueve pacientes, la mayoría de sarcoma, si bien también participaron pacientes con otros tipos de tumores que no tienen tratamiento

El origen se encuentra en un ensayo en ratones en los que el citado dúo terapéutico resultó exitoso. “Los resultados en animales fueron espectaculares. En los ratones que presentaban el tumor y les dábamos esta combinación, el tumor dejaba de crecer y semanas después de parar el tratamiento, no se recuperaba como ocurre si los tratamos con monoterapia —sólo con quimioterapia o rapamicina—”.

En el caso de los pacientes, los datos esperanzadores ya han impulsado la fase II. “Hemos terminado el reclutamiento de pacientes, en este caso, sólo de sarcomas, para testar si realmente esta combinación funciona en estos pacientes y si es mejor que los tratamientos actuales”, explica García del Muro.

Puesto que hay muchos subtipos de sarcomas, el equipo de Martínez-Tirado lleva años estudiando los mecanismos implicados en células de tumor. Así, su equipo identificó la proteína caveolina-1 como factor de propagación tumoral en sarcoma de Ewing. Aunque ahora surge mTOR como diana, también han identificado las metaloproteinasas 9 y 2, que juegan un papel importante en procesos de invasión y que han sido relacionadas con la caveolina-1; así como la proteína de adhesión Sparc.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales