Reorganizar los recursos hacia un modelo integrado de UGC intercentros

El Hospital de San Cecilio y Virgen de las Nieves de Granada abre la puerta a la organización horizontal
Herramientas
|
05 sep 2014 - 16:00 h
|

La coyuntura económica ha llevado a replantear el modelo organizativo de la mayoría de los centros hospitalarios españoles. Es el caso del Hospital Virgen de las Nieves y San Cecilio de Granada, que está inmerso en un ejercicio de corresponsabilidad profesional y también de generosidad entre servicios, para compartir recursos, conocimiento y tecnología.

En este sentido, la unificación de unidades clínicas y servicios de ambos hospitales en unidades intercentros ha permitido evitar duplicidades, homogeneizar protocolos y procedimientos, así como garantizar una máxima equidad a toda la población. Este aspecto es el más importante que se esta llevando a cabo en Granada, a juicio del gerente único de ambos hospitales, Manuel Bayona, “gracias al alto compromiso y corresponsabilidad de los clínicos”. Asimismo, la unificación de las áreas de gestión entre los dos centros, desde la gerencia a los recursos humanos, servicios integrales, logística, infraestructuras y control de gestión ha permitido trabajar como un solo equipo, aplicando los mismos criterios.

De este modo, con la creación de comisiones técnicas, lideradas por los clínicos, es posible decidir compras y tecnología, aplicando criterios de calidad y optando por la mejor oferta dentro de las que los cumplen. Con todo, la creación de comisiones asistenciales, la acreditación de las unidades y de los profesionales, el desarrollo de políticas de riesgo compartido y alto grado de vinculación con la universidad ha contribuído en el proceso junto a la reordenación de infraestructuras, espacios sanitarios y nuevas tecnologías para ofrecer un nuevo mapa sanitario a toda la población de referencia.

Con la experiencia de la Junta de Andalucía, la gestión clínica está consolidada. En el caso granadino, el gerente explica cómo el desarrollo profesional se articula en torno a estas unidades. Un espacio donde se desarrolla el conocimiento práctico de una especialidad y los cuidados, la formación, la docencia, la investigación. Por ello, en el caso de estos centros, cada director o supervisora establece un plan de desarrollo individual que permite orientar la formación, la investigación y el desempeño hacia la trayectoria profesional deseada. Bayona considera que la creación de las unidades clínicas intercentros es una oportunidad, precisamente, para el desarrollo profesional. Por ejemplo, “facultativos que por el hecho de pertenecer a un hospital no podían intervenir en el programa de trasplantes, ahora si podrán hacerlo”, comenta. Ocurre igual con el resto de programas y especialidades.

Por otro lado, el gerente reconoce que en la gestión de recursos humanos hay aspectos en los que existe poco margen de maniobra desde los centros. El sueldo, el incremento de la jornada laboral, la tasa de reposición o los complementos. “Es inevitable ajustarse a la realidad a veces con mucho esfuerzo y descontento profesional”, apunta. Sin embargo, reconoce que existen otros aspectos, más relacionados con lo intangible, y que dependen de las relaciones, la comunicación, la conciliación, la promoción, la incentivación y el reconocimiento profesional.

En definitiva, uno de los retos es consolidar las áreas de conocimiento con grandes equipos multidisciplinares, constituidos en unidades de gestión clínica intercentros, con el objetivo de eliminar barreras físicas y organizativas para estar allí donde el paciente precise, con los mejores recursos disponibles y los profesionales más cualificados.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales