TAPD con stent farmacoactivo durante seis meses, tan eficaz como durante 1 año

La TAPD se podría acortar en casos sin infarto previo o si hay angina estable o riesgo alto de hemorragia
Herramientas
|
06 nov 2015 - 16:00 h
|

Las guías de práctica clínica recomiendan que, en aquellos pacientes sometidos a angioplastia coronaria debido a una cardiopatía isquémica o estenosis coronarias a los que se implanta un stent farmacoactivo, la terapia antiplaquetaria doble (TAPD) se prolongue durante doce meses para evitar la trombosis tardía del stent. Pero existe una controversia en el sentido de si es posible acortar la TAPD para, de este modo, reducir el riesgo de sangrado, una de las complicaciones más habituales.

Ahora, un estudio español en el que han participado investigadores de varios centros y que se presentó durante el pasado congreso de la Sociedad Europea de Cardiología demuestra que la terapia antiplaquetaria doble de seis meses es tan eficaz y segura como la de un año en determinados pacientes con los stents farmacoactivos de segunda generación.

Como explica José María De la Torre, cardiólogo intervencionista del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y primer firmante del artículo, se ha realizado un análisis emparejado de los registros Estrofa-2 y Estrofa-DAPT. El primer registro se llevó a cabo en 2010, con “1.286 pacientes, y fue un estudio prospectivo y multicéntrico sobre la terapia de 12 meses en pacientes con stents farmacoactivos de segunda generación”. El segundo se ha llevado a cabo para el citado análisis emparejado y se han incluido “1.286 pacientes con seis meses de tratamiento antiagregante plaquetario combinado doble”. En este registro han participado 18 centros de toda España, como parte también del Proyecto y la Red de Estudios Estrofa, con el apoyo de la Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología. En los dos estudios la TAPD consistió en la combinación de ácido acetilsalicílico y clopidogrel.

Los principales datos derivados de esta comparación son que el 5 por ciento de los pacientes tratados durante 6 meses sufrieron algún tipo de complicación, como muerte cardiaca, infarto de miocardio, revascularización o hemorragia. En los pacientes tratados doce meses, el porcentaje fue algo más elevado (6,6 por ciento), destacando que los episodios de sangrado mayor fueron menos frecuentes en el registro de seis meses que en el de doce (0,8 por ciento frente a 1,4 por ciento). Además, hubo menos trombosis del stent en el grupo de seis meses (0,5 por ciento) que en el de doce (0,7 por ciento).

Individualizar el tratamiento

De la Torre señala que el estudio no indica que todos los pacientes deban recibir TAPD durante seis meses, sino “que hay que individualizar el tratamiento”. En este sentido, el trabajo indica que aquellos pacientes que pueden beneficiarse con seguridad y eficacia de un TAPD con stent farmacoactivo de seis meses son “los que no tengan infarto previo, y aquellos que presenten una angina estable o no tengan alto riesgo de sangrado”, comenta De la Torre. Por tanto, sería recomendable administrar TAPD durante seis meses en “pacientes de avanzada edad, que tengan antecedentes de úlceras o de problemas gástricos, o que presenten problemas hematológicos, como plaquetas bajas”.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales