Tras el examen MIR y el EIR, toca resolver la pregunta 236: la especialidad

Los futuros residentes resuelven sus dudas antes de escoger dónde desarrollar su carrera profesional
Herramientas
|
11 mar 2016 - 16:00 h
|

¿Especialidad médica o quirúrgica? Ésa es la cuestión. Tras hacer el examen MIR y EIR, los egresados hacen frente a la decisión más importante de su carrera profesional: elegir especialidad y el lugar donde desarrollarla. ¿Hospital grande o pequeño? ¿Universitario?...

Con la finalidad de ayudar a tomar estas decisiones y poner sobre la mesa los ‘entresijos’ de cada área Grupo CTO ha llevado a cabo las Jornadas PostMIR y PostEIR, en Madrid y Barcelona, donde los alumnos han tenido acceso a esa información a través de sesiones plenarias especializadas para cada colectivo.

Las áreas quirúrgicas y médicas estuvieron representadas en modo de sesiones plenarias, seminarios y talleres. Además se celebraron encuentros con residentes de distintas especialidades y diferentes centros hospitalarios, con el fin de resolver dudas sobre las guardias, las actividades asistenciales, etc.

¿Qué tener en cuenta?

Tener en cuenta la actividad asistencial, docente e investigadora, son los tres pilares fundamentales para el desarrollo profesional y es la llave de la elección.

A juicio de Jerónimo Farré, jefe de estudios del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, casi más importante que la especialidad es elegir el hospital adecuado. Que sea universitario es el principal requisito, ya que es un indicativo del compromiso que tienen los profesionales con la formación y docencia. Y es que además de la experiencia que aportará al residente también influirá en materia de investigación. Como reconoce Farré aunque durante la residencia no se potencia este perfil, “es impensable que en un futuro estos profesionales puedan avanzar en materia de investigación, si durante el MIR no se han iniciado”, explica Farré.

Al tiempo que avanzan las nuevas tecnologías en el diagnóstico y en el tratamiento es importante que la formación también se implique en este sentido. Por ello, como indica el experto, es imprescindible que el centro elegido apueste por la historia clínica electrónica. “Tiene que ser un hospital del siglo XXI, ya que todavía existen hospitales anclados en el siglo XX”, lamenta. En esta búsqueda de centros pioneros, el hospital debe contar con el uso de técnicas de simulación.

Al mismo tiempo, conocer la labor asistencial del centro es un indicativo de calidad, algo que se puede conseguir revisando las memorias de los centros hospitalarios. La ley exige a los hospitales a publicar y hacer accesibles también los planes docentes y transversales, donde se sientan las bases con las que el residente cuenta a lo largo de su periodo formativo. Por ello, teniendo en cuenta que la medicina está en constante evolución, hay que asegurar que el centro tenga una buena organización curricular.

Del mismo modo, el papel del tutor también salió a relucir durante la sesión formativa de Farré. Es necesario que los propios centros se encarguen de formar a estos docentes, a través de actividades que aseguren esa formación con contenidos marcados por la normativa vigente. Pero, de nada vale formar al tutor si no se le bloquean unas horas del control asistencial para dedicarla a la formación.

En cuanto a las rotaciones en el extranjero, el experto aconsejó que son algo a tener en cuenta para el desarrollo de la formación en los últimos años de residencia, y explicó que muchas veces depende de la suficiencia económica de cada persona, pero hay centros que cuentan con proyectos para ayudar a los residentes con las rotaciones en centros extranjeros de excelencia.

Elegir la especialidad que se quiere no es algo tan fácil. De hecho, muchos alumnos lo deciden el mismo día de la elección de plaza. Esto depende en parte del número en el que hayan quedado y de la elección de los que van por delante. Pero además la inestabilidad laboral también ha hecho mella en la elección de la especialidad. Como explica Farré, muchos deciden qué especialidad hacer en función de las salidas laborales que aporta cada área. De hecho, esto explica que muchos de los residentes vuelvan a elegir otra especialidad por este motivo.

Las especialidades en enfermería

Por su parte, las especialidades enfermeras también han estado presentes en las jornadas PostEIR. Así, enfermería pediátrica, matrona, geriatría, familiar y comunitaria, enfermería del trabajo y salud mental es el abanico a elegir de estos futuros residentes. El catedrático de medicina de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Beneit, lamenta que todavía queden pendientes especialidades como la enfermería médico quirúrgica, pero considera que será algo que llegará en un futuro. A su juicio, la enfermería española ha evolucionado muy rápido, siendo estas promociones de egresados las mejores del mundo. Asimismo, la polémica prescripción enfermera no se ha pasado por alto, ya que es algo con lo que en breve se tendrán que familiarizar estos residentes. La publicación de este decreto y la no aprobación de más especialidades serán asuntos que tendrán que revertirse. No obstante, Beneit está convencido de que el SNS está hecho para que la enfermera generalista y la especialista coexistan. A pesar de que la precariedad está acechando al colectivo, el catedrático animó a los estudiantes a seguir adelante. Además, tanto Beneit como la presidenta del Grupo CTO recomienda a las enfermeras a no cerrarse a ninguna de las seis especialidades.

Como explicó la presidenta de Grupo CTO, Pilar Díaz, los futuros residentes se enfrentan ahora a la pregunta 236. Elegir una opción u otra sin asesoramiento previo puede ser difícil, y llevar a errores. Por ello, en esta edición, las jornadas mostraron los tres puntos de vista de cada especialidad, ofreciendo la visión del jefe de servicio, del médico adjunto y del residente, con el fin de que cada alumno analizase toda la estructura del área. Durante la inauguración del encuentro, Díaz aconsejó a los alumnos valorar cada una de las posibilidades sin descartar ninguna opción. “Ante todo sois médicos. Dejad que la especialidad vaya a vosotros”, aconsejó, al tiempo que incidió en la idea de descartar volver a repetir el MIR por el hecho de que el número del examen sea bajo. Díaz está convencida de que haber aprobado es una oportunidad muy importante que no merece ser desaprovechada. Con la intención de resolver dudas y a petición de alumnos de años anteriores, se incorporaron tres novedades. Un encuentro con residentes de otras CC.AA., para conocer el día a día en esa región, además de las guardias, y qué se espera de cada especialidad. Del mismo modo, tuvieron la oportunidad de conocer más de cerca varios hospitales, ya que asistieron cuatro centros diferentes con parte de los equipos. Y por último, las jornadas clausuraron con dos debates sobre qué elección es la mejor: especialidad médica o quirúrgica, u hospital grande o pequeño.

Twitter
Suplementos y Especiales