Un 25% de los fármacos comercializados cuentan con información farmacogenética

Herramientas
|
04 mar 2013 - 12:00 h
|

El grado de incorporación a la farmacogenética en nuestro país es actualmente muy heterogéneo, tanto por el tipo de servicios hospitalarios que utilizan estos recursos como por la distribución geográfica de los centros que los adoptan. Además, el tipo de determinaciones farmacogenéticas que se llevan a cabo en los servicios de Farmacia Hospitalaria de nuestro país es muy diferente, y depende fundamentalmente de liderazgos personales o afinidades con determinados servicios de cada centro. Estas son algunas de las principales conclusiones que se han obtenido en una encuesta nacional, cuyos resultados se han mostrado en el transcurso de un curso de ‘Farmacogenética en la asistencia sanitaria. Desarrollo de la Medicina Personalizada’, que han organizado conjuntamente el Hospital Universitario Virgen de las Nieves en Granada y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, con la colaboración del Instituto Roche.

Con el objetivo de evaluar la situación actual de la farmacogenética en los servicios de Farmacia nacionales, el Grupo de Farmacagonética y Farmacocinética Clínica de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha llevado a cabo una encuesta en la que finalmente han participado 32 centros hospitalarios, de los que aproximadamente la mitad sí llevaban a cabo farmacogenética, ya fuese de carácter asistencial/investigadora, para investigación o, al menos, estaban muy interesados en iniciar próximamente este tipo de pruebas.

Como principales hallazgos de esta encuesta, Xavier Milara, del Grupo de Farmacocinética y Farmacogenética clínica PK-Gen de la SEFH, asegura que “la farmacogenética es ya una realidad en la mayor parte de los grandes hospitales españoles”, aunque aún subsisten grandes barreras para su implantación y extensión definitiva en los servicios de Farmacia Hospitalaria.

Entre los principales obstáculos encontrados destaca la actitud reacia de los gestores hospitalarios, la escasa presencia de personal formado específicamente en farmacogenética y farmacia hospitalaria, la dificultad para seleccionar las pruebas óptimas y los informes a realizar, la lenta aceptación y demanda por parte de los clínicos, y el alto coste inicial de infraestructuras y el controvertido coste/eficacia de las pruebas.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales