Un diagnóstico precoz evitaría el 95% de los casos de ceguera por glaucoma

Herramientas
|
12 mar 2015 - 15:30 h
|

Con un diagnóstico precoz, la ceguera podría evitarse en más del 95 por ciento de los casos. De ahí que José Antonio López Trigo, geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), con motivo del Día Mundial del Glaucoma, insista en la necesidad de que exista una coordinación entre el médico de familia, el geriatra y el oftalmólogo para tratar esta patología y evitar una ceguera irreversible que afecta en mayor grado a las personas mayores, mermando su calidad de vida y autonomía personal.

En concreto, aunque el glaucoma puede aparecer a cualquier edad, incluso de forma congénita, lo cierto es que el riesgo aumenta a partir de los 60 años con una incidencia del 2,1por ciento. Esta cifra asciende al 2,3 por ciento en personas de 60 a 69 años y, una vez pasados los 70, alcanza incluso el 3,7 por ciento. Un factor de riesgo, el de la edad, al que hay que añadir además la diabetes, la presión intraocular alta, antecedentes familiares de glaucoma, la miopía elevada o la hipertensión arterial.

La principal característica del glaucoma es la ausencia de síntomas, lo que explica la dificultad de detección y la importancia de concienciar a los profesionales sanitarios y a la población de riesgo acerca de esta patología. “En la forma más común de glaucoma -primario de ángulo abierto o crónico simple- no hay síntomas ni dolor; el paciente va perdiendo la visión de manera imperceptible y progresiva”, comenta López Trigo, quien también apunta a que “la falta de sintomatología, hace que en muchas ocasiones el hallazgo sea casual tras una visita al especialista por otro motivo, y en otras ocasiones cuando los pacientes acuden a la consulta por percibir alteraciones en su campo visual, ya es demasiado tarde, pues ya se han producido lesiones severas, que desgraciadamente son irreversibles”.

Actualmente, el glaucoma se considera una enfermedad neurodegenerativa, ya que existe una muerte de las células ganglionares de la retina. Igual que con otras enfermedades de carácter neurodegenerativo, como por ejemplo el Alzheimer, el éxito de la cura está ligado a la obtención de tratamientos capaces de proteger y regenerar las células.

Twitter
Suplementos y Especiales