Un estudio relaciona un mayor gasto sanitario con una menor incidencia de cáncer

Herramientas
|
30 sep 2013 - 13:00 h
|

A mayor gasto gubernamental en salud, menor número de muertes por cáncer. Así lo ha puesto de manifiesto un estudio publicado en la revista Annals of Oncology y presentado en el Congreso Europeo de Cáncer 2013 de forma simultánea, que establece una fuerte asociación entre niveles altos de riqueza y gasto sanitario y tasas bajas de incidencia y mortalidad por cáncer. Una relación que aparece todavía más reforzada en esta investigación en el caso del cáncer de mama. Para llegar a estas conclusiones, Ades y su equipo analizaron el Producto Interior Bruto (PIB), el porcentaje de este PIB invertido en sanidad y el gasto sanitario por persona y año de cada país y lo compraraon con el porcentaje estimado de mortalidad de pacientes tras ser diagnosticados de un cáncer. Estos datos los obtuvieron de fuentes como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Felipe Ades, oncólogo médico del Breast European Adjuvant Studies Team (BrEAST), una unidad de ensayos clínicos y centro de datos localizada en Bélgica, y coordinador del estudio, añadió además que “esta disparidad es todavía más evidente entre países de Europa del Este y del Oeste”. Y es que, mientras que la población de Europa del Este (400 millones de habitantes) es cuatro veces mayor que la de Europa del Oeste, estos países tienen un PIB diez veces superior. Los investigadores han encontrado además diferencias significativas entre el gasto sanitario de ambas zonas. ”Entre los países de Europa del Oeste, Portugal tiene el gasto per cápita más bajo con 2.690 dólares, mientras que en países del Este, Eslovenia tiene el gasto per cápita más alto con 2.551 dólares, por ejemplo”, señala Ades.

Esta investigación señala además que, proporcionalmente, los países de Europa del Este (a excepción de Chipre) tienen una incidencia menor y una mortalidad mayor por cáncer, justo lo contrario de lo que ocurre en Europa del Oeste. Unas cifras que guardan con una fuerte relación con el gasto sanitario. “En países que gastan menos de 2.000 dólares per cápita en salud como Rumanía, Polonia o Hungría, alrededor de un 60 por ciento de los pacientes mueren tras un diagnóstico de cáncer, mientras que en países que gastan entre 2.500 y 3.000 dólares, el porcentaje oscila entre el 40 y el 50 por ciento”, apunta Ades, que destaca también que en países que gastan más de 4.000 dólares como Francia, Bélgica o Alemania, el porcentaje de muertes tras diagnóstico de cáncer se reduce al 40 por ciento.

Lo que no ha analizado este estudio es el porqué de una mayor incidencia de cáncer en Europa del Este con respecto a Europa del Oeste, si bien estos investigadores sugieren que puede ser debido a un número mayor de prograams de screening en Europa del Oeste, lo que permite que se diagnostiquen los tumores en un estadío más temprano y, por ello, más tratable, añadido a una mayor disponibilidad en estos países de tratamientos más efectivos. De ahí precisamente que el estudio se centrara en cáncer de mama, “el mejor ejemplo de enfermedad oncológica con métodos de screening efectivos”, subraya Ades.

En este tipo de cáncer, si bien es cierto que del estudio se desprende una asociación más fuerte entre mayor gasto sanitario y riqueza e incidencia y que ello puede ser debido efectivamente a la mayor disponibilidad de programas de screening, Ades puntualiza que “al dividir el número de nuevos casos de cáncer de mama por el número de muertes para establecer el porcentaje de muertes según su incidencia, se vio que una fracción más pequeña de pacientes fallecieron a causa de este cáncer en Europa del Oeste que en Europa del Este, lo cual tiene que ser debido necesariamnete a indicadores de riqueza y gasto sanitario”.

A pesar de que la financiación de los sistemas saniatrios es responsabilidad de cada gobierno, “la Unión Europea ha promulgado una Carta de Derechos Fundamentales para estandarizar las políticas de salud pública”, destaca Ades. Y es que, a pesar de las iniciativas de la UE para unificar estas políticas, a la vista de estos resultados todavía existen importantes diferencias en el caso de los indicadores en cáncer.

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales