Herramientas
|
17 jul 2015 - 15:30 h
|

La configuración de la mayoría de los gobiernos autonómicos —solo falta Asturias— deja una noticia positiva: la apuesta por el profesional sanitario para liderar los departamentos de Salud. De los 13 consejeros designados tras las elecciones municipales del 24 de mayo, 11 son profesionales sanitarios —10 médicos y una enfermera—, 12 si Faustino Blanco continúa al frente de la Sanidad del Principado.

A estos se suman los consejeros de Andalucía, País Vasco, Cataluña y Galicia que también cuentan con facultativos en las consejerías y que celebraron sus comicios en periodos diferentes. En resumen, hasta 16 consejeros podrían contar con formación sanitaria. No se trata en este editorial de defender que sólo puedan estar bien preparados para liderar las consejerías médicos, enfermeros o farmacéuticos. Nada más lejos de la realidad. Un consejero debe ser ante todo un buen gestor, pero lo que sí es cierto es que la formación sanitaria le debería dotar de una sensibilidad especial para conocer las necesidades del Sistema Nacional de Salud, de los profesionales y de los pacientes.

El problema radica en qué voz van a escuchar: la de los partidos políticos o la de sus colegas y los usuarios. Los cambios en las gerencias de los hospitales, especialmente en las comunidades autónomas en las que se ha producido alternancia de partidos en el Gobierno, servirá como termómetro para valorar qué camino escogerán.

Situaciones como la actual vienen a recordar la necesidad de profesionalizar la gestión sanitaria para evitar que los cambios de Gobierno supongan un baile de directivos en los hospitales. Las elecciones del pasado 24 de mayo han provocado cambios en seis comunidades autónomas. Es de esperar que los nuevos consejeros confíen en personas con una experiencia reconocida en la gestión hospitalaria y que la designación no venga marcada por la pertenencia a un partido o a otro, sino por el curriculum.

Es cierto que se ha producido un vuelco electoral importante en las últimas elecciones. Las fuerzas en el Consejo Interterritorial se encontrarán más repartidas. Si el PP gobernó 11 regiones en el periodo 2011-2015, en esta nueva legislatura el PSOE liderará siete comunidades; el PP, cinco, y los nacionalistas, otras cinco. A priori alcanzar pactos será difícil, a no ser que los consejeros pongan por delante su formación y experiencia sanitaria.

Hasta 16 consejeros
de comunidades
autónomas podrían contar con formación sanitaria

e-planning ad
Twitter
Suplementos y Especiales